Para Adelir, para todas

adelirQuerida Adelir:

Lo siento, lo siento mucho. Cuando supe que diez policías entraron en tu casa estando tu de parto y te llevaron contra tu voluntad al hospital para hacerte una cesárea sin tu consentimiento sentí un dolor enorme. Cuando me enteré de que tu “delito” era haber tenido la osadía de intentar un parto vaginal después de dos cesáreas tuve que acariciar la cicatriz de mi vientre. Cuando leí que la médico del hospital había obtenido autorización del juez para hacerte la cesárea sacando la siniestra “carta del bebé muerto” (dead baby card) me hirvió la sangre. Cuando vi tu cara en las noticias y te escuché decir que te sentías frustrada por la cesárea tuve ganas de darte un abrazo enorme, y decirte que no estás sola.

Tu historia me resulta demasiado familiar. Yo también intenté un parto vaginal después de dos cesáreas. Yo también dilaté en casa, con una matrona, y pensé que llegando al hospital con el parto avanzado sería más probable ser respetada en mi deseo de parir si todo iba bien. Como tu, yo también sufrí un maltrato brutal en el hospital. Fui cesáreada en contra de mi voluntad menos de media hora después de llegar en dilatación completa. Antes me gritaron, me amenazaron , me trataron de loca. Todavía recuerdo mis lágrimas mientras les suplicaba: “¿Cómo podéis tratarme así?¿como podéis tratar a nadie así?”. Todas aquellas personas mirándome mientras el ginecólogo metía sus dos manos en mi vagina y me pedía que me tranquilizara. Su voz al dictar sentencia: “cesárea“, mi ruego,”no por favor, no por favor“, la carta del bebé muerto “la vida del bebé corre peligro“, mi derrota, mi llanto, el terror, la anestesia general, mi silencio, la morfina al despertar, las doce horas sin ver a mi hija, la extrañeza…Los meses tan difíciles que vinieron después, cada vez que lo vivido se repetía en mi cabeza sin aviso previo cual macabra pesadilla. El estrés postraumático y la impotencia cada vez que alguien me decía “de que te quejas si tienes una bebé sana”.

Afortunadamente Adelir yo tampoco estuve sola. Encontré a otras mujeres, en ICAN, en Apoyocesareas, en El parto es nuestro, que me ayudaron a ir sanando mis heridas. Comprendí que no era la única, que eramos muchas, muchísimas, demasiadas. Entendí que la violencia obstétrica es un problema mundial y tristemente ancestral.

Por eso hoy iré a la Embajada de Brasil en Madrid a entregar mi carta de protesta. Por ti, por todas nosotras, por nuestras hijas. Por todas las mujeres que cada día en el mundo se ven sometidas a cesáreas innecesarias, a violencia obstétrica, que son amenazadas de formas sutiles e invisibles, forzadas de muchas formas, mutiladas.

Porque entre todas tenemos que detener esta barbaridad.

Un abrazo grande Adelir. Estamos contigo.

El cerebro en el parto

mri_scanBIRTH

Llevo años intentando entender que pasa con el cerebro en el parto. Mejor dicho: los cerebros. El de la madre y el del bebé. Me impactó mucho ver este vídeo de la primera Resonancia Magnética realizada intraparto. Aunque el estudio en si me parezca una barbaridad (meter a una parturienta en una máquina de resonancia magnética nuclear) creo que tiene cierta utilidad para visualizar algo que tradicionalmente ha pasado desapercibido: la enorme plasticidad del cerebro conforme desciende por el canal del parto, la intensidad de la fuerza a la que está sometido, la cantidad de fenómenos eléctricos y neuroquímicos que probablemente estén pasando en y durante el parto.

No sólo eso, además está el cerebro de la madre. Conforme hemos investigado más me ha sorprendido constatar que el parto es un evento neurohormonal, único, con un diálogo constante entre dos cerebros, el de la madre y el del bebé.  Casi no sabemos nada sobre todo lo que acontece ahí en ese momento absolutamente irrepetible, ni de las consecuencias que puede tener cualquier manipulación.

Ahora,  acabamos de publicar el trabajo que hemos hecho conjuntamente con Luis Miguel Garcia Segura y Angeles Arévalo del Instituto Cajal del CSIC en la prestigiosa revista Frontiers in Neuroendocrinology (¡factor de impacto a 5 años>10!). Algo así como mi segunda tesis doctoral, que sintetiza nuestra investigación de los últimos cinco años en torno al nacimiento.

Neuroendocrinology of childbirth and mother-child attachment: the basis of an etiopathogenic model of perinatal neurobiological disorders

Verlo ahí me emociona más de lo que puedo expresar, y confío que llegue a muchos lugares, ha sido un graníisimo esfuerzo que ahora toca celebrar.  En cierto modo es el trabajo que me hubiera gustado leer cuando empecé a interesarme por el tema, hace ya unos cuantos años. Ojalá sirva para concienciar a los profesionales de la atención al parto en la importancia de extremar los cuidados y de intervenir lo mínimo.

Psiquiatría Infantil en Neonatología: la salud mental del bebé hospitalizado.

neonatolComparto esta publicación recién salida de la imprenta en la que resumimos nuestro trabajo como psiquiatras infantiles en Neonatología. Comprende nuestro trabajo de los últimos cinco años en la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda, toda una labor de equipo multidisciplinar y de aprendizaje constante para todos y todas. Siempre pensando en como mejorar la atención a las familias y el trato a los bebés hospitalizados desde el nacimiento.

El programa completo de psiquiatría perinatal también está descrito en este otro artículo. Confío en que será útil para todas las personas que me escribís solicitando formación en salud mental perinatal.

El artículo se ha publicado dentro de un monográfico especial de la revista Cuadernos de Medicina Psicosomática dedicado a la Salud Mental Perinatal, al que se puede acceder gratuitamente en este enlace.

 

Ciclogénesis imperfecta

Espiral azul, María Jesús Blázquez

Espiral azul, María Jesús Blázquez

Me reconocí de inmediato en esas dos palabras. Mi ser, mi mente, todas mis dudas. Mis cambios, mis ciclos, mis altibajos. Imperfecta, cambiante, demasiado cíclica. Instalada en la duda siempre. Veleta, impredecible, intempestiva.  Mis contradicciones, esas que intento respetar y de las que a menudo me avergüenzo, hasta que reconozco las de los demás y eso (¡qué alivio!) me permite reconciliarme con las mías.

Instalada en la duda como acostumbro tuve sin embargo una certeza absoluta al escuchar esas palabras: hablaban de mi, me definían, asían algo difícil de explicar de mi ser y de mi estar.

Soy la ciclogénesis imperfecta.

Y así sonrío al terminar el año, con todas mis sombras y ciclones, mis tormentas. Mi defensa de la sanidad pública y mi deseo de dejar un sistema que me parece enfermizo y que por lo tanto me enferma. Mi amor por la tierra y la montaña y mi vida en la ciudad hostil. Mi deseo de cambiar de vida y mi miedo a bailar en libertad. Mis caídas y mis recaídas, tantas veces tropezando en la mismísima piedra. Mis íntimos desastres. Mi frustración y mi impotencia cuando no soy capaz de percibir toda la abundancia. Qué difícil quererse a veces.

Todavía tengo que aprender a confiar más y mejor. A controlar mis huracanes, a recordarme que detrás de la tormenta siempre llega la calma y con ella el sol. Ocuparme de mi felicidad. Agradecer a la vida tanto y tantas: mis amigas, mis compañeras. En este año he disfrutado con los círculos de mujeres hechiceras, sabias, guerreras, brujas, amantes. Con Sofía Gutierrez descubriendo los  arquetipos de la diosa.

El patriarcado enfermizo sigue gobernando. Los periódicos, las imágenes, los ministros que no aman a las mujeres. A veces todavía me vienen las ganas de desgañitarme peleando, pero no. Seguramente ese sea su objetivo, desgastarnos en la batalla. Tal vez tengamos que encontrar otras maneras, las activistas, celebrando y cuidándonos aún más, para poder seguir sanando. Con nuestras almas de cantaoras, seguir bailando.

Feliz 2014.

Lactivista

lactivista1

Gestar un libro es gestar al fin y al cabo, y en muchos sentidos se parece a gestar un hijo o una hija. A veces recuerdas con nitidez el momento en que por primera vez lo deseaste, otras no. Algunos libros necesitan años de gestación, otros llegan inesperada y rápidamente. Como en los partos, hay libros que nacen solos y otros que necesitan mucha asistencia.

Hace no mucho pensé que sería buena idea publicar los textos de este blog sobre lactancia, sobre todo porque a menudo recibo peticiones de referencias escritas que avalen la lactancia (especialmente más allá del segundo año) desde la evidencia científica, casi siempre para defender a madres que a menudo se han visto juzgadas, criticadas o incluso acosadas por amamantar durante muchos años.

Mi idea era hacer un pequeño librito que pensaba autopublicar. En el camino se lo comenté a varias amigas, y finalmente a la editora de mis anteriores libros: Eva Darias, de la preciosa editorial  Ob Stare, especializada en maternidad y crianza. Gracias a su entusiasmo y apoyo en menos de dos meses mi nuevo libro, Lactivista, compilación de textos del blog y otros inéditos, estaba listo y camino de la imprenta.

Lactivista está dedicado a las madres de la asociación Vía Láctea. El primer capítulo, El pecho no es lo mejor está colgado en el blog alternativo. El libro se puede encontrar ya en librerías y en la web de la editorial.

Aunque es mi cuarto libro, es el primero en el que soy única autora en vez de co-autora, cosa que se me hace rara (me encanta co-crear). Por eso necesito recordar y agradecer a otras lactivistas blogueras que son fuente diaria de inspiración. Entre ellas:

Tenemos tetas, de Ileana Medina

Mimos y teta de Nohemi Hervada

Una maternidad diferente de Eloísa López

Consulta de lactancia, de Patricia López Izquierdo

Amor maternal de Louma Sader

Jesusa Ricoy Olariaga

Papá Conejo Mamá Piojo de Claudia Pariente

De profesión mami, de Candy Tejera

Lo dice Diana Aller, de Diana Aller.

Dolce Far Niente, de Lady Vaga

 

La alegría del barrio

nochedebaileLa invitación a la Noche de Baile ya prometía lo mejor:

La orquesta del barrio amenizará las noches de los viernes a partir de las diez y media. Las gradas se plegarán como un acordeón y la sala quedará diáfana para sueltos y agarraos bajo las bombillas de colores. Cada noche, un cantante invitado interpretará vaya usted a saber qué y cuánto. 

La  realidad superó sobradamente las expectativas. La orquesta de barrio era espectacular, con el gran Nacho Mastretta al frente. La noche del viernes bailamos enloquecidamente, con inusitado júbilo. La propuesta del  Teatro del Barrio  recupera la fiesta popular (todos los viernes  la entrada es libre) abiertamente: ” El sistema nos golpea con miseria, fealdad, depresión. Queremos responder con belleza, con alegría”. Está claro que lo están consiguiendo ya, recuperando la alegría a raudales y con ella la esperanza.

No dejéis de consultar su potente programación, abierta además a propuestas. Imprescindible iniciativa, proyecto y espacio. Larga vida al recién nacido Teatro del Barrioteatrobarrio

No sin evidencia

avatarMe adhiero al manisfiesto NO SIN EVIDENCIA, aunque matizo que no suscribo el punto 4.  “Los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada”  son de todo tipo, no sólo homeópatas, también psiquiatras, cirujanos “estéticos”, obstetras, etc etc…y todos ellos deberían ser animados a revisar sus prácticas y actualizar sus conocimientos de diversas maneras. Personalmente la homeopatía me parece un bonito placebo, dicho dulcemente. Copio el manifiesto integro:

MANIFIESTO

La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.

Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.

Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto. Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.

Por lo tanto, solicitamos:

  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.

También puedes leer nuestro manifiesto en galegocatalà y euskera.