El llanto de los bebés

Dejé llorar en algunas ocasiones, pocas, a mi hijo mayor cuando era un bebé. Me arrepiento y lo lamento. Ojalá hubiera sabido entonces todo lo que sé ahora. No, desde luego que no creo que todos los bebés a los que se les haya aplicado el método Estivill vayan a tener secuelas ni a necesitar psiquiatras, ni vayan a estar necesariamente traumatizados. Lo que pretendí explicar en el post sobre Estivill es que me parece una barbaridad que un médico recomiende que no se atienda el llanto de un bebé y que encima afirme que le respalda la ciencia. Eso es lo que intenté aclarar.

Han llegado muchos comentarios. Algunos afirman que Estivill no dice eso. Las frases textuales de mi post están copiadas de su libro, una de las primeras ediciones. Es posible que con los años haya suavizado o matizado algunos aspectos, no lo dudo, algo es algo. Pero es falso que haya que “enseñar” a dormir. Las terapias de conducta pueden ser útiles en algunos trastornos psiquiátricos infantiles graves, especialmente en el trastorno obsesivo compulsivo (afortunadamente poco frecuente) y en combinación con técnicas cognitivas, pero aplicar conductismo a bebés es absurdo y peligroso.

Tampoco pretendí decir que en las guarderías se maltrate a los bebés. Lo que intenté explicar es que cuando un bebé llora en medio de la noche es por algo. A veces, cuando hay un cambio brusco en la conducta de sueño de un bebé, y comienza con despertares más frecuentes, o con más llanto hay que indagar qué le está pasando. Es difícil que una única cuidadora pueda ocuparse de siete u ocho bebés, y es altamente probable que en muchas ocasiones el llanto de los bebés no reciba la atención que merece en las guarderías.

Creo y trabajo desde el convencimiento de que cada madre y cada familia puede y sabe encontrar su equilibrio. Las madres desean que los bebés estén bien, y los bebés necesitan que sus madres estén igualmente bien. No creo en los manuales de instrucciones de crianza, pero sí pienso que la ciencia, o mejor dicho, las ciencias, en este mundo donde criar es una carrera de obstáculos, nos pueden ayudar. No pretendo decir a nadie como debe de criar a sus hijos, pero entiendo que parte de mi trabajo como psiquiatra infantil conlleva aportar la posible perspectiva del bebé al debate. A las madres que me escribieron preocupadas por las secuelas en sus bebés o hijos les digo que la crianza de la especie humana dura casi dieciocho años. Afortunadamente hay muchas oportunidades para reparar y sanar. El colecho puede ser bueno a todas las edades.

Uno de los comentarios más valiosos en mi opinión a este debate lo ha hecho Anabel Cornago, madre de Erik, experta en autismo y autora del fantástico blog El sonido de la hierba al crecer. Cuenta Anabel:

Erik casi no paró de llorar durante los primeros siete meses, tenía que llevarlo siempre en brazos balanceándolo y el pecho era lo único que lo calmaba. Los trastornos de sueño eran inmensos. Me regalaron el libro de Estivill. En mi desesperación, probé dos días en contra de mi corazón. Dos días horrorosos, pero ya. Hoy en día seguimos practicando el colecho, y duerme (dormimos) como benditos con nuestro horario cococó :)

Ese es el quid de la cuestión. Los bebés lloran por mil razones. Hay bebés más frágiles o vulnerables que otros. Habrá bebés con un temperamento “fácil” a los que el método de Estivill no les haya supuesto un trauma, estoy segura. Habrá otros a los que sí. Y habrá bebés con un llanto y un insomnio inmensos y agotadores a los que dos años después alguien habrá diagnosticado un trastorno de espectro autista. No podemos predecir, a día de hoy. Pero si que podemos decir que dejar a un bebé llorando en una cuna, y no cogerlo o consolarlo, no es recomendable, y menos aún cuanto menor sea el bebé.

Gracias a todos los que escribisteis comentarios. Aprobé todos salvo dos o tres que incluían insultos, hacia mi persona o hacia Estivill, no creo que ninguno de los dos los merezcamos.

26 comments

  1. Que bello y que desinformadas estamos… practiqué el método con mi hijita y sin duda fue desfavorable, pero espero de acá en adelante no volver a hacerlo, aún con sus 6 años, los niños solo quieren atención de sus padres, en especial la madre, no les neguemos ese derecho, para algo los traemos al mundo.

  2. Sabias palabras, hace falta más voces como la tuya que difundan el mensaje de la crianza respetuosa hacia los niños.
    Mi bebé lo pasó mal un tiempo en la guardería por unas maestras negligentes que no lo atendían bien, y fue a través del colecho que pude percibir cuán afectado estaba por esa situación.
    Su sueño sigue siendo para mí un indicador de cómo se está sintiendo y cómo le va cuando no estamos juntos.

  3. Hola me encanta lo q escribes. Y te quería contar con respecto a dejar llorar a los bebes a nosotros nos paso q el pediatra nos dijo q mi bebe con 6 meses ya tenía q dormir corrido las 8 hs q lo dejara llorar q no podía tener hambre… Y si se dormía despues de tanto llorar pero al mes cuando lo llevamos al control mi bebe había bajado de peso. Hasta el día de hoy me arrepiento de seguir los consejos del pediatra y obviamente le dije q le iva dar la teta las veces q mi bebe hermoso me lo pida. Hoy tiene 16 meses y sigue con su teta nocturna.

  4. Descubrí este espacio en el post anterior y debo decir que estoy completamente de acuerdo con que no hay que dejar llorar a los niños. Cuando alguien vaya a dejar llorando solo a un niño, simplemente le pido que piense si le haría lo mismo a un adulto, que pide en medio de llantos (porque puede hablar) que le hagan compañía. Muchas serán las veces que no podamos calmar ese llanto, pero la diferencia entre estar solos y no estarlos es enorme. Los niños aprenden mucho más de nosotros que lo que nosotros creemos que les enseñamos, es tiempo de mostrarles cuanto nos importa otra persona, y que no sólo queremos estar con ella cuando ríe, sino también en sus momentos más difíciles.
    Saludos.
    Luciana. Argentina.

    1. Me encanta los que escribiste. Estoy totalmente de acuerdo con vos, no existe ninguna buena razón para dejar llorando solo a nadie , menos a un ser indefenso.

  5. Estoy totalmente deacuerdo con lo que dices de Estivill. Quizás a los padres y madres que les moleste u ofenda es porque les remuerde la conciencia por haberlo aplicado en sus hijos y piensan ¿por que no me habría
    informado mejor antes?

  6. Yo discrepo en una cosa Ibone: Estivill sí se merece el insulto. Quizá no por el método en sí. En el fondo es su opinión y, aunque yo no la comparto, puedo llegar a respetarla. Pero ese señor se ha lucrado durante décadas con “el método”. No sólo no ha rectificado, sino que últimamente se defiende enseñando los dientes y llamándonos locos a todos los padres a los que ni se nos pasa por la cabeza dejar llorar a un niño a la hora de dormir.
    Está muy bien ser políticamente correctos, pero hasta cierto punto. Una vez superada esa línea, no es ser educados sino borregos. Me temo que Estivill hace años que pasó el punto…

  7. Hola,
    en primer lugar quiero felicitarte por el blog. Hace algún tiempo que lo conozco y desde entonces leo cada nueva entrada.
    Respecto al artículo “Desmontando a Estivill” suscribo cada palabra que dices y ya con las aclaraciones por si había alguna duda queda perfecto.
    Yo soy madre de tres hijos. El mayor, Manuel, cumplirá cuatro años en el mes de julio y tiene autismo. Los pequeños, Pablo y Rubén, tienen un añito y su desarrollo va por el buen camino.
    Con Manuel vivimos una experiencia parecida a la de Anabel Cornago, a mi no me regalaron el libro, mi hermana es una gran detractora de Estivill y nunca se me ocurrió aplicar el método. Pero aún así, alguna gente me recomendaba que intentase que Manuel se durmiese sólo en la cuna por los problemas que tenía con el sueño. Lo intenté una o dos veces y cuando vi que mi pequeño se ponía cada vez más nervioso desterré la idea para siempre. Hoy en día Manuel se duerme acompañado de mi en la cama e incluso algunas veces me indica que lo duerma en brazos. La cosa no dura más de cinco minutos y el niño se queda feliz. El resto de la noche duerme solito.

    Gracias de nuevo.

    Me gustaría compartir contigo un video que hicimos mi marido y yo para el día mundial de concienciación del autismo. Te dejo el enlace

    también puedes poner en youtube “a canción de manuel autismo”.
    Un saludo afectuoso,
    Olga Lalín

  8. Negar el efecto nocivo del método Estivill es cegarse voluntariamente. Seguro que hay padres que han caído en los engaños de este médico pensando que, de verdad, era un experto fiable. Y ahora se resisten a aceptar que les han timado porque hay que ser muy fuerte para admitir que has podido dañar a tu hijo o haber cometido un grave error por haber confiado en quien no debías. Ahí reside la verdadera fortaleza, en saber admitir que uno se ha equivocado y pedir perdón a su hijo. No todo el mundo tiene la entereza y la humildad de hacerlo.

  9. Muchas felicidades por el artículo, como madre primeriza puedo comentar que experimenté muchos momentos duda respecto al colecho. Mi bebe se levantaba mucho de noche y lloraba y quería que lo abrazara y diera el pecho, y yo tras dos meses de no dormir ni dos horas corridas me estaba enfermando. A pesar de los comentarios contra el colecho( que podía aplastarlo, que se iba a malacostumbrar, que lo dejara llorar para que no se hiciera berrinchudo) terminó durmiendo conmigo y lo sigue haciendo. Dormimos los dos perfectos, ni recuerdo cuantas veces le doy de mamar y ahora a sus 6 meses ya hasta gira en sueños hacia mi y me pasa su bracito. Despierta tranquilo en la mañana al tenerme a lado, y muchas veces al despertarme me sorprendo al ver que lleva rato despierto y está mirándome a la cara. Cuando ve que abro los ojos y lo miro me sonríe ampliamente y gorgojea y siento que mi corazón se derrite. Me alegro de haber seguido mi corazonada, sólo una vez antes de decidirme por el colecho intenté dejarlo llorar y acabé llorando con él.
    Que bueno que actualmente hayan mas medios para informarnos sobre estos asuntos. Que disfrute el tener un bebe, que dicha tan inmensa.

    Valeria Lobato
    México.

  10. Hola antes de nada,
    Me gustaría lanzar una duda que tengo. Resulta que me veo cada cierto tiempo con una psicóloga gestalt especializada en crianza, maternidad y embarazo consciente, y fue ella quien me recomendó el libro de Aletha J. Solter “MI bebé lo entiende todo”, especialmente el capítulo que habla del llanto del bebé, donde recomienda dejarlo llorar abrazándolo y diciéndole lo que se le quiere y lo bien que lo está haciendo(el desahogarse) para permitirle sacar todo el estrés acumulado a causa de la sobreestimulación o de la frustración previa a un hito evolutivo. Lo cierto es que desde que lo practicamos, comenzó a estar más relajado, por consiguiente a poder dormir más y mejor (más profundamente) y a estar muy receptivo. De hecho, conforme ha ido creciendo (ahora tiene 8 meses) llora menos cada vez, en el sentido de llorar para soltar adrenalina y cortisona (supongo que su cerebro es más capaz de asimilar las nuevas experiencias y estímulos, y nosotros somos más conscientes de lo que le produce estrés y lo evitamos). Pero el momento de dejarlo llorar acompañándolo es muy duro, porque es cierto que contacta con el llanto perdido de la mamá, sufres por verlo llorar y no haberlo protegido bien de la sobreestimulación y cuando pasan 15 minutos y se mantiene la intensidad del llanto, pues nos ponemos nerviosos y nos cuesta mucho no usar el chupete para callarle. Tengo entendido, que este tipo de llanto se ha estudiado y no provoca adrenalina ya que sirve justo para lo contrario, para sacar fuera la cortisona a través de las lágrimas y el sudor, pero, aunque estoy bastante convencida de que es positivo para él, siempre tengo la duda. También sé la carga cultural que nos lleva a mi marido y a mí a callarle la boca, y cuando yo he llorado, me ha gustado terminar y que no me cortase nadie además de que me abrazaran y me acompañaran. Pero mi madre sembró el miedo en mí cuando me dijo si no le podía pasar algo cerebralmente de tanto llorar y me remitió a Rosa Jové. Sin embargo, no se trata de dejarlo llorar sólo, marginándolo. En fín, no he encontrado a nadie que conozca esto que comento, así que si pudieras darme tu opinión, te lo agradecería mucho.
    Gracias por la labor de compartir tus conocimientos con todas y todos nosotras/os.
    Saludos!

  11. En mi opinión,la sociedad ha perdido la capacidad contacto y así es incapaz de contactar con el llanto de los bebés,con su dolor,su sufrimiento,y en lugar de verlo como una llamada,lo ve como una manipulación.Por eso triunfan personajes como Estivill,porque en lugar de contactar con las necesidades del bebé y buscar satisfacerlas,se escudan tras la intencionalidad perversa para proyectar todas las carencias.

    No soy Ibone,pero tengo opinión sobre Solter.El llanto infantil siempre debe ser atendido,ojo,no taponado.Me refiero a que hay que acogerlo,consolar,pero sin intentar acallarlo mediante el pecho o el chupete.

  12. COMPLETAMENTE CIERTO YO DUERMO CON MÍ BEBÉ EL ES MUY APEGADO A MÍ Y YO ME SIENTO TRANQUILA PORQUE DUERME BIEN. LA PEDIATRA ME ACONSEJÓ NO HACERLO PARA EVITAR ACCIDENTES, PERO NO PUEDO DEJARLO LLORAR.

  13. Totalmente deacuerdo con tus palabras. Cuando yo lei el libro lo que mas me llamo la atencion,es que todo fuera tan matematico,para todos niños igual…no se no me cuadraba. Hay una frase que siempre se ha dicho en mi casa,”…cada hijo es diferente,si tienes otro veras como tu lo haces todo igual y el niño es diferente ,mira tu y tu hermano” Y yo pensaba y el tio este saca aqui una lei universal, sin escepciones ni transigencia…no se ,no me cuadra con la idea que yo tengo de ser madre.
    Tan malo es dedicarle un rato a mi hija para dormirla, despues de trabajar todo el dia. Para mi es el mejor momento del dia, tumbarme en la cama con mi hija y decirle que la quiero!

  14. Una vez dejé llorar a mi bebé, y lo recuerdo con unos remordimientos horribles!! y es que si lo abrazaba lloraba, si lo dejaba en la cama lloraba, si mi marido lo abrazaba lloraba, y yo estaba tan cansada que lo dejé en la cama y que se durmiera solo llorando, lo peor fue descubrir al dia siguiente que tenía todo el cuerpecito lleno de granitos y eld octor me dijo que había tenido roseola, o sea que cuando había estado llorando era porque había tenido fiebre, casi me tiro por la ventana al escuchar esto, y es que yo era tan bruta que no me dí cuenta que estaba enfermo ni siquiera se me pasó por la cabeza, era la primera vez que se enfermaba y mi primer hijo, yo no sabía nada nada de bebés, pero bueno, afortunadamente fue la unica vez y no pasó a mayores, porque nunca más lo dejé llorar, siempre junto a mi durmiendo cada noche hasta hace poco que lo pasamos a su cama ya con más de 5 años.

  15. Muy bueno tu post… Yo tambien siento remordimiento por haber dejado llorar a mi bebe cuando era un recien nacido, ahora añoro esos dias en que era un ser completamente indefenso y que no daria por tener la oportunidad de tomarlo en mis brazos y calmar su llanto. Pero bueno seguimos adelante y aprendemos de nuestros errores, mi hijo ya tiene 4 años y de esa experiencia creo que me quedo el aprendizaje de aprovechar los momentos, de darle alegria y una infancia que valga la pena recordar.

    Saludos! :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s