Lactancia prohibida

A menudo recibo llamadas o mensajes con un contenido muy similar: “me han prohibido dar el pecho”. A veces es la propia mujer la que me escribe o llama y me cuenta que durante el embarazo su médico le ha dicho que “no se puede dar el pecho tomando la medicación”. Otras veces es la pareja, o la hermana, o la amiga de la mujer la que me escribe solicitando información o consejo para que la madre pueda amamantar tal y como en el fondo desea. En ocasiones la llamada llega de una profesional preocupada, matrona o médico: “tenemos a una mujer ingresada que ha dado a luz y quiere dar el pecho pero su médico se lo ha prohibido porque tiene un trastorno psiquiátrico”. A veces a pesar del esfuerzo de los allegados no es posible desmontar todo el miedo que se le ha metido a la madre en el cuerpo y que le ha convencido de que su leche es peligrosa para su bebé.

Lo triste es que la inmensa mayoría de las veces los médicos que prohíben estas lactancias no tienen ni pajolera idea de lactancia. Ni siquiera se han tomado la molestia de consultar la página de referencia en estos casos, la excelente www.e-lactancia.org donde en pocos segundos se puede obtener información actualizada y de calidad sobre los efectos de cualquier fármaco que tome la madre durante la lactancia. Algunos de estos médicos incluso responden ofendidos cuando las madres les aportan dicha información. Escribimos el artículo Lactancia para psiquiatras con la esperanza de que sirviera para incrementar la formación de nuestros colegas al respecto, está disponible gratuitamente online.

En estas situaciones me viene a la memoria un artículo que leí hace años en una revista americana de pediatría que señalaba que deberíamos hablar con mayor insistencia de los riesgos de la lactancia artificial en vez de detallar las ventajas de la materna. La autora del artículo (que no consigo ubicar) consideraba que había suficiente evidencia como para afirmar que la lactancia artificial tiene un impacto en la salud de los bebés tan nocivo que se puede equiparar con el consumo de tabaco, y que probablemente en años venideros veríamos una legión de personas reclamando a médicos que prohibieron a sus madres amamantarles por razones no válidas. Esta argumentación sostenida por muchos otros médicos generó toda una polémica en los Estados Unidos, recogida en un artículo muy crítico con estas posturas y que merece la pena leer incluso si es para discrepar: Is breast really best?

Es difícil plantear estos temas sin herir sensibilidades, y sobre todo sin que las madres que optan libremente por una lactancia artificial se sientan mal. Pero por otra parte, ¿qué hacemos con la rabia e impotencia que sentimos cada vez que a una madre se le prohíbe amamantar a su bebé mediante informaciones y amenazas absolutamente falsas? ¿Dónde se denuncian los robos de estas lactancias? ¿Quién defiende los derechos de esas madres y sus bebés? Y lo más importante y difícil, ¿cómo cuidar y acompañar a estas madres cuando sabemos que lo que se les dijo fue falso y podrían haber amamantando perfectamente?

15 comments

  1. qué entrada tan interesante. Yo, en este tema, siempre me he planteado una pregunta: ¿por qué los médicos procuran reciclarse y actualizarse en multitud de temas, pero mantienen tantos mitos y falsas creencias acerca de la lactancia? ¿por qué, a pesar de todos los estudios y evidencias, no investigan y aprenden en este ámbito?

    1. Menos mal!!!. Por mi trabajo, enfermera de saludo mental, y mi condicion de madre, estoy muy sensibilizada con este tema, y gracias que no he tenido todavia la situación de una madre lactante que tenga la necesidad de tomar psicofármacos. Ahora y gracias a este post estoy en condiciones de rebatirle a los psiquiatras sus indicaciones en pro de una feliz lactancia. Es cierto, la excelente pagina de e-lactancia nos lo pone ahora todo mucho más fácil pero …hasta para un paracetamol siguen prescribiendo la mitad de dosis que no será para un psicofármaco.

    2. Es verdad. Yo me pregunto lo mismo. En todos los campos de la medicina se intenta ser cada vez menos agresivo, menos invasivo, evitar pruebas innecesárias porque se ha demostrado que hacen más mal que bien… Excepto con el embarazo, el parto y la lactancia. Y si a los profesionales se les dice que lo están haciendo mal, en lugar de corregirlo se molestan y cargan contra las mujeres.

  2. Desinformación por un tubo es lo que ofrecen algunos profesionales de la salud, incluso conocí un caso en el que la madre no amamanto por que su médico le dijo que si decidía hacerlo tendría que llevar una dieta muy completa y estricta y que no le valía la pena calentarse la cabeza habiendo leche de fórmula

  3. La razón, creo, no es médica…ni tiene que ver con la actualización de conocimientos. Sino con los prejuicios de esos médicos-personas: su propia infancia e historia con la lactancia, lo que oyeron o vieron acerca del tema y lo que les dijeron sus abuelas, tías, mamás, etc., y de su propia experiencia (o fracaso) con la lactancia materna.

  4. Realmente España está todavía muy atrasada respecto a otros países en el fomento de la lactancia materna. Yo vivo en Alemania donde la situación es mil veces más favorable. Recientemente tuve que someterme a una pequeña intervención con anestesia general y me dieron todas las facilidades del mundo para que pudiera seguir dándole el pecho a mi bebé de siete meses sin problema.

    Adaptaron el tipo de anestesia para que ésta fuera lo más light posible, me dejaron estar todos el rato con mi bebé antes y después de la operación y me facilitaron un extractor de hospital para que me sacara la primera toma después de la operación para tirarla. Hora y media después de la intervención estaba dándole el pecho a mi bebé tranquilamente.

    Mucho me temo que en España no lo hubiera tenido tan fácil.

  5. Me he sentido muy identificada. Tengo una hija de 27 meses a la que sigo dando el pecho y un bebé de dos meses al que también doy pecho. Te puedes imaginar los comentarios de mi ginecóloga cuando me confirmó el embarazo, me dijo que debía quitarle el pecho porque la lactancia provocaba contracciones que aplastaban al feto (uso esa palabra “aplastar”) y el riesgo de aborto era elevado. Y que, claro, ya era muy mayor y tenía que dejar paso al hermano (aquí estaba la verdadera razón, encubierta por absurdas razones ginecológicas).
    Es más, hace un par de días estaba tomando algo en un bar y mi hija se hizo daño y vino corriendo para consolarse con el pecho (bendito sea) y, cuando la camarera la vio, lo que dijo fue: “pero bueno, qué haces con eso, eso es para el hermano”.
    Qué pena que hoy en día se vea como algo extraño el amamantar a un hijo de más de seis meses. Seguro que si ordeñara una vaca y le diera un vaso de leche, todo el mundo lo vería tan normal. Sin embargo, mi leche, la de su propia especie, no es buena. Es alucinante.

  6. Qué buena la reflexión que hacés, mamaBloggera, al final de tu intervención: “Qué pena que hoy en día se vea como algo extraño el amamantar a un hijo de más de seis meses. Seguro que si ordeñara una vaca y le diera un vaso de leche, todo el mundo lo vería tan normal. Sin embargo, mi leche, la de su propia especie, no es buena.” Creo que eso sintetiza lo absurda que es la postura más usual con respecto al tema de la lactancia.

  7. Es increíble la cantidad de médicos que desconocen el tema de la lactancia materna. Y más increíble la desinformación que ofrecen muchísimos pediatras. El tema de la medicación entiendo que de un poco mas de “respeto”, pero para eso son médicos, no? Es su trabajo, que se informen en vez de recurrir a lo más fácil! (lo más fácil para ellos, claro, porque destetar es bastante traumático sobre todo para el bebé pero para la mamá también). Un pediatra me dijo una vez, con mi niña de pocos meses, que la lactancia materna era para países tercermundistas donde no había buena alimentación… Un pediatra!!!

  8. A mi un doctor en un servicio de urgencias me dijo que tenia que dejar de dar el pecho a mi hija de 15 dias porque tenia infeccion de anginas y tenia que tomar antibiotico, es mas me dijo que le diera biberon ese tiempo y luego volviera a darle la teta… Cazurro el tio… Menos mal que tengo experiencia con mi hijo mayor y pasé de el y consulte a otro profesional…

  9. Hola!! intento abrir el link de e-lactancia y me da error… sabéis si ha cambiado la dirección o algo similar?? por cierto, Ibone, acabo de conocer tu blog y me estoy leyendo todas tus entradas. Enhorabuena por tu dedicación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s