Informe Amigas

???????El consejo general de enfermería anda preparando su próximo “Informe amigas” en el que alertarán a la población general de lo peligrosas que somos las amigas. De cómo a veces les decimos a las embarazadas “huye de ese médico que sólo quiere programarte una cesárea” o “ni se te ocurra bajarte las bragas en la semana 39 porque igual te inducen el parto sin avisarte haciéndote una Hamilton”. De cómo damos consejos sanitarios sin título alguno. De cómo les decimos a las puérperas que “no hagas ni caso, tu ponte al crio a la teta cada vez que abra la boca y ya verás cómo te sube la leche”. De cómo no cobramos por nuestros servicios pero aceptamos encantadas regalos e invitaciones a eventos variopintos, incluyendo reuniones de tuppersex. De cómo damos consejos médicos sin tener ni pajolera idea apelando al sentido común. De como decimos a las embarazadas “tú no estás gorda y no permitas que te echen la bronca por engordar 4 kilos en un mes”. De cómo nos plantamos en casa de las mujeres a las siete de la tarde y les hacemos la cena sin preguntar siquiera si tienen alergias…De como esperamos a veces en la puerta de la UCI neonatal y nos ponemos a llorar las lágrimas que la madre no puede soltar. En fin, que el consejo general de enfermería tiene claro que las amigas somos y seremos peligrosísimas y piensan solicitar nuestra prohibición absoluta.
La que avisa no es traidora, besos.

El derecho a parir bien acompañada

¿Con quien te gustaría parir? ¿Quién quieres que te acompañe en el nacimiento de tu bebé?

Muchísimas, probablemente la mayoría de las mujeres, dirán que con el padre del bebé. Muy bien. Pero si además del padre, te haces la pregunta de quién quieres que te anime, te acompañe, te acaricie, te recuerde algunas frases importantes en momentos de decaimiento o cansancio…Si quieres que alguien te ayude con el dolor o la fatiga, alguien que te pueda dar un masaje o recordar tus deseos a los profesionales que te atienden si tú no estás para hablar…Igual quieres que te acompañe tu hermana, o tu madre, o tu mejor amiga. O igual quieres que te acompañe una doula.

Parir bien acompañada es importante. El miedo bloquea, detiene, y complica el parto. En el parto intervienen las mismas hormonas que en el coito, que se alteran de igual manera. Es decir, para parir idealmente necesitamos sentirnos igual de confiadas, relajadas y tranquilas que cuando hacemos el amor con la persona amada. Si sentimos miedo, si nos interrumpen con preguntas o explicaciones, si nos ponen mala cara, si nos hacen cambiarnos de un lugar a otro, si nos dejan solas sin saber que sucede…el parto se detiene, se alarga, y las hormonas del estrés pueden incluso hacer que al bebé le llegue menos oxígeno y comience a sufrir.

El derecho a estar bien acompañada en el parto es algo básico. Y sin embargo todavía son demasiados los profesionales que atienden partos que no lo comprenden ni respetan. Así se dan situaciones a diario tremendas. Por ejemplo, en algunos hospitales te puede acompañar el padre en la cesárea si eres una “recomendada”, es decir, si tu pareja o tu trabajáis en ese hospital o tenéis a alguien muy cercano que trabaje allí, probablemente dejen a tu pareja entrar al quirófano en la cesárea, pero si no ni de broma. O si no tienes pareja, igual tu amiga puede acompañarte en el parto pero no tu doula. O si pasaste por un parto terrible la vez anterior que te dejo traumatizada, y quieres que una doula que te conoce desde entonces te acompañe en este parto porque eso te va a tranquilizar, tampoco te dejan. Son los profesionales del parto los que deciden, reglamentan, abren o cierran la puerta al paritorio con criterios bastante dispares, que no suelen estar escritos, o que si lo están admiten numerosas excepciones en función de quien esté de guardia. En cualquier caso lo que prima no es el respeto a la decisión de la mujer ni a sus necesidades, sino las opiniones, la comodidad, o las preferencias de los profesionales.

Y esto se da por igual en el nacer y en el morir. Hace unos días un padre escribió esta carta: La soledad de una UCI pediátrica. El derecho a estar bien acompañados se vulnera en las UCIs, pediátricas o de adultos. Muchas personas han fallecido solas en una UCI cuando sus seres queridos habrían dado lo que fuera por poder acompañarles en el tránsito, pero “las normas” lo impedían.

Para mí lo más grave del “informe doulas” es esto: lo que conlleva de no comprensión del derecho básico a estar bien acompañadas/os en los hospitales. En el parto, en el nacimiento, en la enfermedad, en la muerte.

 

Ruego retiren el “Informe Doulas” del Consejo General de Enfermería

A la atención del Sr. Máximo A. González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería:
doulas1Mi nombre es Ibone Olza Fernández, soy doctora en medicina y especialista en psiquiatría, habiendo dedicado toda mi trayectoria profesional al área de la psiquiatría infantil y perinatal. Los últimos años en concreto he profundizado como investigadora en todo lo relacionado con el parto, soy miembro del Comité Técnico de la Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de sanidad y del Management Committee del Proyecto Europeo Cost Action IS1405 de la Unión Europea de investigación sobre parto.
Por medio de la presente carta le ruego retiren su recién publicado “Informe Doulas dadas las numerosas imprecisiones, errores y falacias que contiene, y que considero entre otras consecuencias dañará enormemente la imagen y reputación de su propia organización, el Consejo General de Enfermería.
La necesidad de apoyo emocional continuado durante el parto es algo universal. La propia Cochrane recoge la evidencia científica al respecto y señala que la tarea de las doulas al ofrecer ese apoyo emocional continuado produce enormes beneficios sin que se haya demostrado ningún efecto adverso. De hecho la conclusión del informe de la Cochrane (2013) es: “el apoyo continuo en el parto por parte de una persona que está ahí solo para dar ese apoyo, que no pertenece al entorno familiar o social de la mujer, que tiene experiencia en ofrecer apoyo y una formación modesta o mínima, parece ser lo más beneficioso“, por lo que recomiendan que “todas las mujeres se beneficien de ese tipo de apoyo“(1).
kennellkalusPor si le interesa, le cuento que DONA, la asociación de Doulas norteamericana fue fundada entre otros por dos célebres neonatólogos (si, ¡médicos pediatras!), los doctores Marshall Klaus (el mismo que descubrió el surfactante pulmonar) y John Kennell. Desde luego que no lo hicieron con ánimo de promover ninguna secta canibalista ni nada parecido, sino desde la evidencia científica que ellos mismos aportaron al comprobar como el apoyo de las doulas mejoraba notablemente el resultado del parto (2 y 3).
Es cierto que algunas doulas hacen intrusismo y otras pueden lucrarse ofreciendo una formación que alimente falsas expectativas laborales. También hay otros profesionales que ejercen el intrusismo en el parto: son todavía demasiados los médicos obstetras que interfieren en partos normales que deberían ser atendidos exclusivamente por matronas. Pero sinceramente considero que su institución debería estar mucho más preocupada por la violencia obstétrica que a diario se ejerce en muchos paritorios de nuestro país, y en la que tristemente participan muchos profesionales sanitarios y que deja a incontables mujeres y bebés seriamente dañados. Esa si es una realidad que merecería un estudio serio y detallado por parte de su organización, y si me lo permite les recomiendo comiencen escuchando el sufrimiento de muchísimas matronas y enfermeras, excelentes profesionales, que han sufrido mobbing y acoso laboral precisamente por defender a las embarazadas y parturientas de la violencia obstétrica y sus terribles consecuencias. Estas matronas no merecen el agravio y descrédito que el penoso informe doulas supone también hacia ellas, que en muchos casos además trabajan codo con codo y desde el máximo respeto con excelentes doulas.
Por todo ello, le ruego retiren el informe doulas y profundicen en la cuestión desde la rigurosidad científica que se espera de una institución como la suya. Quedo a su disposición si lo desean para colaborar en este sentido
Atentamente,

Dra. Ibone Olza Fernández

Referencias:

1. http://www.cochrane.org/CD003766/PREG_continuous-support-for-women-during-childbirth
2. Sosa R, Kennell J, Klaus M et al: The effect of a supportive companion on perinatal problems, length of labor, and mother-infant interaction. N Engl J Med 303: 597, 1980
3. Kennell J, Klaus M, McGrath S et al: Continuous emotional support during labor in a US hospital. JAMA 265: 2197, 1991

Puedes firmar la petición en Change: Retiren el informe doulas

El problema con el poder y los cuidados

Oaxaca_EDIIMA20150123_0361_5…”te hacen sentir pena por los políticos. No me refiero a los corruptos, a los grandes canallas, sino al que entra en la gestión pública lleno de buenas intenciones y a los pocos meses cae en una orgía de trabajo embrutecedora que sólo le deja tiempo para dedicar todas sus energías a mantenerse en el sillón. Pobres políticos, sí, pero sobre todo pobres de nosotros, condenados a ser dirigidos por estos enfermos. No sé, algo habría que hacer, prohibirles trabajar más allá de las siete de la tarde, mandarlos a casa el fin de semana, echarlos obligatoriamente cada tres años. No parece fácil escapar de esta trampa”.

Rosa Montero

Rosa Montero lanzaba esas propuestas en su columna de hoy en El País. Enlaza con lo que vengo pensando ultimamente, y con la alergia que siempre he sentido al poder. La intución de que encierra una gran trampa a nivel personal, y que vi plasmada en ese grafiti: “Nos quieren obligar a gobernar y no vamos a caer en esa provocación” . La imagen está sacada de una excelente entrada de Amador Fernández Savater que recoge la propuesta del Comité Invisible. Coincide mucho con lo que yo pienso y no sé expresar.

Igual es porque llevo años en grupos de madres como Via Láctea y El Parto Es Nuestro, donde hemos aprendido a construir otra forma de ejercer nuestro poder: CUIDANDONOS Y CUIDANDO. En Via Láctea quien presidía la asociación era casi anecdótico, aunque siempre eran mujeres expertas y con larga trayectoria, el cargo era más simbólico que otra cosa. En El Parto es Nuestro creo que hemos aprendido bastante, y cada vez que renovamos junta una de las preocupaciones entre todas las socias es “cuidar a la junta”.

A mi me gustaría preguntarle a los que entran en política o a los que llevan ya tiempo: ¿cómo te vas a cuidar del (o en el) poder? ¿Qué harás si tu padre o tu hijo pequeño enferman?¿Renunciarás a tu relación de pareja por el poder?¿Como cuidarás tu embarazo?

f_02_p01_popupMe gustaría que el poder, si hay que ejercerlo, se ejerciera con maneras similares a las de el Consejo de las Trece Abuelas:  sólo toman una decisión si están todas de acuerdo. Me gustaría que el poder lo ejerciera gente mayor, ya de vuelta, experta, que sepa escuchar, que se haya trabajado el ego, que haya cuidado la tierra o las personas, la vida, en definitiva.

Os copio los párrafos que más me han gustado del texto del Comité Invisible, con el enlace a continuación:

La política clásica propaga el desierto porque está separada de la vida: se hace en otro sitio, con otros códigos, en otros tiempos, etc. Hace el vacío (abstracción de los mundos sensibles para gobernar) y por tanto lo extiende. La revolución sería, por el contrario, un proceso de repoblamiento del mundo: la vida aflorando, desplegándose y autoorganizándose, en su pluralidad irreductible, por sí misma.

El problema de la organización es, por tanto, el problema de pensar cómo circula lo heterogéneo, no cómo se estructura lo homogéneo. El desafío de inventar formas y dispositivos de traducción, momentos y espacios de encuentro, lazos transversales, intercambiadores, ocasiones de cooperación, etc.

La “organización” más importante es, finalmente, la vida cotidiana misma, en tanto que red de relaciones susceptible de activarse políticamente aquí o allá. Cuanto más densa es la red, cuanta más calidad tienen esas relaciones, mayor es la potencia política de una sociedad.

Reabrir la cuestión revolucionaria (lectura del Comité Invisible).

¡Ah! Voté a Equo en las dos últimas elecciones, todavía no sé a quien votaré en las próximas.

PD. Un borrador de esta entrada se me ha publicado accidentalmente, ¡si te ha llegado por favor bórralo!

 

 

No al catering frío

IMG-20141221-WA0001Hoy os hago dos preguntas.

Primera pregunta: 1) ¿Qué prefieres comer:

a) comida cocinada una o dos horas antes en el mismo edificio donde tu comes?

b) comida cocinada hace unos días (hasta 21!) a cien kilómetros de donde tu comes, traida en camión, calentada en un microndas industrial en el mismo edificio donde tu comes?

Segunda pregunta: 2) ¿Qué prefieres que coman tus hijos o hijas en su colegio:

a) comida cocinada una o dos horas antes en la misma escuela?

b) comida cocinada hace unos días (hasta 21!) a cien kilómetros de la escuela, traida en camión empaquetada en bandejas, conservada en una nevera enorme, calentada en un enorme microndas industrial  en la escuela?  (Para instalar el microondas ha sido preciso desmontar la cocina de la escuela, como la comida viene servida en bandejas no es posible repetir o pedir más cantidad).

Todas las personas a las que he hecho la pregunta prefieren en ambos casos la opción a). Sin embargo la Consejería de Educación de Castilla León apostó hace algun tiempo por la opción B. No sabemos porqué razones (aunque es fácil imaginar que alguien se vaya a lucrar con el cambio), pero pretenden eliminar las cocinas de las escuelas rurales y sustituirlas por neveras, microndas y camiones.

Ahora las AMPAS de las escuelas públicas  se han organizado y piden firmas para apoyar la protesta y conseguir que se paralice la medida. Como bien señalan:

“Los comedores escolares son algo más que un comedor, son lugares de encuentro, educativos,  y de transmisión de valores nutricionales, sociales y ambientales.

En el ámbito laboral y de desarrollo local, el traslado del lugar de elaboración de la comida fuera del centro conlleva  la desaparición de las cocinas en los colegios, lo cual supone la desaparición también de al menos un puesto de trabajo en cada centro educativo (generalmente personal laboral de la Junta). Pero esto no se queda aquí, ya que estas grandes empresas, por motivos de disminución de costes, compran la materia prima para elaborar los menús a miles de kilómetros de los comedores escolares a grandes proveedores, dejando de comprar la carne, la fruta, el pan… a los proveedores locales, lo que repercute de manera directa en el tejido rural, con el perjuicio que esto supone para el ámbito rural, cada vez más depauperado, ignorado y expoliado.”

Creo que tienen toda la razón del mundo, y que lo qué comen los niños en la escuela va más allá de donde está cocinada la comida. Las escuelas necesitan tener cocinas, y los niños poder participar mucho más del proceso educativo que conlleva la alimentación. Si quieres apoyar la protesta firma por favor en este enlace:

Suspender la implantación del cátering frío en los colegios de las Merindades

Para saber más: NO al cátering frío

 

Mi pequeño homenaje a Charlie Hebdo

Charlie-Hebdo_EDICRT20150107_0004_3En el momento en que por desgana o por cobardía o por comodidad o por negligencia la libertad de expresión deja de ejercerse ya se ha empezado a perder.

Antonio Muñoz Molina

“Todo lo que era sólido”

Los humoristas y periodistas de Charlie Hebdo siguieron haciendo su trabajo a pesar de estar amenazados de muerte hasta que fueron ejecutados. Los que han sobrevivido seguirán expresando.

Estos días pienso en cuantas cosas he dejado de decir por miedo. Desde mi adolescencia en los años ochenta, cuando vivía en Pamplona y el terrorismo se cebaba con tantos inocentes, y criticarlo en voz alta era de valientes. En la mayoría de los sitios simplemente no se hablaba del tema. En la facultad de medicina, donde defender el derecho de las mujeres a elegir libremente sobre sus cuerpos y su sexualidad te generaba abiertas enemistades. En la especialidad y luego, en mi trabajo como psiquiatra, viendo a muchos compañeros recibir con los brazos abiertos los lujosos regalos (viajes trasatlánticos, etc) de la industria farmaceutica…A veces hablé, pero lo cierto es que muchas más veces callé.

Con el tiempo comprendí que no era solo una dificultad mía: creo que en este país el miedo a hablar presente durante toda la dictadura franquista aún no ha sido del todo superado. Por eso, estos días, leyendo sobre los horribles crímenes en Francia, pensaba en esa cita de Muñoz Molina, y en que el mejor homenaje es seguir opinando en voz alta, libremente, expresando lo que pienso y siento cuando me de la gana, aun a sabiendas que habrá quien se sienta ofendido y quien me deteste por ello. Este mi blog es mi espacio particular, donde expreso libremente cosas que en otros momentos u ocasiones elegí callar, por cobardía, por desgana, por negligencia o por comodidad…

Gracias Charlie Hebdo por vuestra defensa de la libertad de expresión.

Crianza y empatía: hablando de prevenir matanzas.

call of duty

Imagen del videojuego Call of Duty

“Los hermanos Kouachi son franceses, nacidos en París hace 32 y 34 años, huérfanos de padres argelinos y criados en orfanatos.” (extracto de nota de la agencia EFE)

¿Qué lleva a alguien a coger una metralleta y matar a otros seres humanos a los que no conoce? En estos días no paro de leer explicaciones y teorías políticas, sociológicas, y hasta antropológicas…Para mi se olvidan de una pregunta crucial, que es ¿cómo fueron criadas estas personas?¿Cómo fue su nacimiento?¿Qué pasó con ellos  cuando eran bebés, niños pequeños, chavales, adolescentes? ¿Cuantos abrazos recibieron, cuanto tiempo pasaron en piel con piel o en brazos?¿Cuanta atención recibieron de su padre o de su madre?¿Donde estaban sus abuelos?¿Quien les esperaba al salir de la escuela, quien les cuidaba cuando estaban enfermos?

Yo sinceramente no veo tanta diferencia entre unas matanzas y otras. Entre el chaval estadounidense que entra en el instituto armado y dispara contra sus compañeros, o el ultraderechista noruego que decide que todos tienen que morir o los hermanos Kouachi que matan a quien segun ellos ofende a su Dios. En todos hay una absoluta falta de empatía y una misma estética: la de los videojuegos más vendidos. Me imagino que todos ellos tuvieron serias carencias afectivas en su primera infancia. Que crecieron con una autoestima baja, porque nadie les hizo sentirse muy especiales ni muy queridos. Que probablemente no tuvieron un padre entregado que les ayudara a conocer el mundo, y a descubrirlo. Que seguramente tampoco tuvieron la oportunidad de jugar libremente en una naturaleza sana. Que llegaron a la adolescencia sin vínculos afectivos solidos. El que quiera entender más y mejor que lea a Alice Miller.

Los políticos ahora hablan de medidas para prevenir más matanzas y más terrorismo. Yo tengo algunas sugerencias: priorizar los cuidados a la infancia. Fomentar el desarrollo de la empatía que ya sabemos está directamente relacionada con el desarrollo de algunas áreas cerebrales. ¿Cómo? Con políticas globales que permitan a las familias cuidar a sus hijos e hijas. A todas las familias de todas las culturas de todos los países. Priorizando el derecho a la salud, a la educación, a la vivienda. Favoreciendo la crianza amorosa, no separando a los bebés tempranamente de las madres, sosteniendo a las madres y reconociendo y pagando su trabajo. Recordando que la crianza es tarea de toda la sociedad, y que la inversión que conlleva nos beneficia a todos.

 

Diciembres

felicitacionActitud = Gratitud

(dice mi amiga Helena Eyimi).

      2014 ha sido para mi un año muy hermoso. He abrazado muchos árboles, he acariciado la tierra, he plantado, he caminado, he abrazado, he escrito, he amado, mucho más que los años anteriores…He frenado el activismo y creo que he podido escucharme mejor.

Pero claro, también he dejado de atender a gente para mi importante y querida, de estar presente en algunos lugares significativos, no he respondido muchas llamadas y mensajes… Y ahora, el último día del año, pensando en todo ello, me doy cuenta de que simplemente es imposible. De que hay mucha gente a la que aprecio y quiero y con la que me gustaría tener un contacto más fluido o cercano, pero todo no cabe. Estas herramientas tecnológicas nos hacen pensar que si se puede, tener mil amig@s y hasta contactar inmediatamente con tod@s. No es cierto. No se pueden cuidar tantas relaciones. Mi amiga Maqui me dió hace algun tiempo un buen consejo, dijo algo así: “tienes que aceptar que decepcionar a los demás es inevitable“. Es cierto. Hoy me gustaría llamar a mucha gente querida, escucharles, desearles un buen año…pero para ello tendría que pasar casi todo el día pegada al teléfono, se me calentarían las orejas y el cerebro y me perdería lo que pasa a mi alrededor. No quiero.

Así que esta va a ser mi felicitación y agradecimiento, mi pequeño compartir en este último día del año. Hoy correré por primera vez en mi vida la San Silvestre: yo que siempre sentí envidia de los que corrían porque pensaba que yo no podía correr. Será un pequeño sueño hecho realidad. Empecé a correr allá por marzo, siguiendo a mi querido  Cooper, y ha sido todo un descubrimiento. 2014 ha sido además el año en que he vuelto a la escuela, a aprender a escribir ficción, con mi maestra Isabel Cañelles y mis compañeros de curso, ¡qué felicidad!

Hoy volveré a cantar Gracias a la vida. Aunque no logre entender porque yo soy tan afortunada y privilegiada mientras tant@s sufren tanto, seguiré intentando hacer de la gratitud mi actitud, celebrando la vida y ayudando en lo que pueda a erradicar la injusticia y la violencia.

Gracias, feliz año y ¡que en el 2015 abraceis muchos árboles!

 

IMG_0490

 

 

 

 

 

 

 

Me fui

Hace unos meses, a principios de este 2014, dejé mi trabajo como psiquiatra en la sanidad pública, después de más de 19 años trabajando en la misma. Fue una decisión difícil para mi, dolorosa, lo pasé mal. Poco tiempo después me pidieron que escribiera el editorial para un numéro de la revista Mujeres y Salud dedicado de forma monográfica a la Salud Mental. Escribí entonces este texto que ahora comparto aquí explicando las razones.

LOCA(S)

???????????????????????????????Me fui. Hace pocos meses dejé el hospital público donde trabajaba como psiquiatra desde hacía 9 años. Me impulsó sobre todo la intuición de que si seguía allí iba a enfermar. Salí por la puerta de atrás, casi a escondidas, en medio de una profunda crisis profesional. Me siento traumatizada por el mal-trato y la violencia que he percibido y que a veces he ejercido yo misma en las urgencias psiquiátricas. Atendiendo malamente a montañas de pacientes con un alto sufrimiento (casi siempre por rupturas afectivas) al que desde lo público ya casi sólo se responde con más y más pastillas y /o contenciones mecánicas, eufemismo del clásico “atar a la cama”. Llegué a encontrarme a una mujer paralítica atada a la cama en una guardia, la propia paciente se reía al contármelo: ¡adonde se iba a escapar ella sin su silla de ruedas!
Tuve una pesadilla. Había un preso condenado a muerte al que iban a ejecutar. Alguien, no sé quién, me venía a buscar. Me pedían que le diera un calmante al preso, para que pudiera afrontar su ejecución más tranquilamente. Yo respondía horrorizada: “¿Cómo podéis pedirme esto a mí, si yo estoy absolutamente en contra de la pena de muerte?” “- Le vamos a ejecutar igualmente”, me decían. “Lo que opines sobre la pena de muerte da igual, lo único que queremos saber es si quieres ayudar a este pobre hombre a estar más tranquilo en sus últimos momentos o no”. En algún momento yo accedía, le daba un ansiolítico, le ejecutaban. El resto del sueño yo lo pasaba atormentada, preguntándome a mí misma cómo era posible que me hubieran convencido, como había accedido a ser cómplice de una ejecución. Que angustia.
Era fácil ver que en esa pesadilla estaban magnificados hasta el extremo muchos de mis conflictos cotidianos en el hospital. ¿Soy cómplice de la violencia cuando intento aliviar el sufrimiento de los que la padecen? ¿Puedo trabajar dignamente en un sistema público cada vez más deteriorado donde muchos profesionales nos sentimos maltratados por los que nos dirigen? ¿Hasta cuándo resistir? ¿Cómo ocuparme de la salud mental de los demás cuando corre serio peligro la mía? Al fin y al cabo ¿qué entendemos por salud mental? ¿Y qué hay de la salud mental de las mujeres? ¿No es acaso señal de salud no adaptarse a un mundo enfermo, donde son tan frecuentes los abusos a las niñas y prima la presión para anular nuestros cuerpos y deseos? ¿Y el sufrimiento que me genera la destrucción de la naturaleza, donde se contempla?
Me remitieron a la consulta del psiquiatra. Este, un hombre afable y cariñoso, me pasó un artículo con un título muy ilustrativo: “Prevención del suicidio en médicos”. En el mismo se mencionaba que “la tasa de suicidio de las médicas es claramente superior a la de los médicos, siendo esta tendencia aún más pronunciada entre psiquiatras y anestesistas”. Qué casualidad.
Buscaba respuestas a mis preguntas cuando me preguntaron si podía escribir el editorial a este número de Mujeres y Salud. Vaya, precisamente a mí y ahora. ¡Qué suerte! Así he podido leer y pensar con detenimiento en estos textos de Sara Toledano, Cristina Martín, Marta Carmona o Paula Tomé entre otras. Usuarias o profesionales, ¿dónde radica la diferencia? ¿Cómo ayudarnos las unas a las otras? En sus aportaciones una percibe el camino a seguir en esta necesaria y profunda revolución que se avecina en la salud mental y que como bien sabemos de las revoluciones en ciernes: será feminista o no será.
Paula Tomé en su maravilloso texto “Pacto de cuidados” afirma: “Mi concepto de salud mental pasa por devolver un lugar digno a estas experiencias mentales. Por redefinirlas y comprenderlas, por hacerlas propias y gestionarlas con mis propios recursos. Por desmedicalizarlas y despatologizarlas.”
???????????????????????????????¿Cómo? Seguramente ya lo estamos haciendo, dentro pero también, cada vez más, fuera del sistema. Recogiendo las aportaciones de autoras como Clarissa Pinkola Estés, Christine Northrup o Jean Sinoda Bolen y otras más cercanas como la Psicoterapia de Equidad Feminista de Soledsd Muruaga y Pilar Pascual. Escuchándonos sin juzgar, aceptando que cada uno de nuestros síntomas mentales y de nuestras emociones aparentemente inadecuadas son en realidad señal de una intuición sabia que trae un mensaje importante. Sosteniéndonos en los numerosos grupos y cada vez más florecientes Círculos de Mujeres donde celebramos nuestra naturaleza cíclica y aceptamos nuestro poderío.
Volviendo a la naturaleza y tomando sus herramientas como terapia: cambiando las consultas por paseos por bosques, permitiéndonos los masajes, la biodanza, el canto carnático o lo que haga falta para desenredar el ovillo de nuestras mentes. Sanándonos como nos da la gana. Relacionándonos usuarias y profesionales como lo que realmente somos: mujeres, personas, iguales, cuidadosas y necesitadas de cuidados. Como los compañeros de Batán (un centro de atención a drogrodependientes de la Comunidad de Madrid ocupado tras su cierre y reconvertido en una comunidad gestionada por usuarios y profesionales: Garaldea)
Nosotras, todas, tendremos que buscar nuevas maneras de escuchar nuestros síntomas. Recojamos el guante que nos lanza Paula Tomé cuando nos dice: “Queridas amigas feministas: Si lo personal es político, se vuelve urgente la necesidad de ampliar estos pactos, generando redes de apoyo mutuo, intercambio de experiencias y estrategias, y trabajo colectivo sobre estos temas”.
Las amigas. Cuando le conté a una que yo ya no podía seguir atendiendo a la gente así, como hacíamos en la urgencia psiquiátrica habitualmente, sonriendo me exclamó: ¡Te has curado!

Formarse en psi perinatal

MAMABEBEA menudo me escriben psicólogas y psiquiatras (también matronas, ginecólogos, doulas…) preguntándome como pueden formarse en psicología, psicopatología o psiquiatría perinatal. No siempre llego a responder a todos los correos que recibo (lo siento, no me da la vida) pero en general suelo recomendar contactar con la Asociación Española de Psicología Perinatal, fundada por compañeras psicólogas (todas ellas excelentes) de El Parto es Nuestro, así como otras páginas webs o libros de autores que a mi me han servido mucho (Stern, Bowlby, Brazelton, Blydowski, etc) y el acudir a grupos de madres como oyente y observador.

En mi caso, llegar a especializarme en psiquiatría perinatal tuvo mucho que ver con mis vivencias como madre (el paso de mi segundo hijo por la UCI neonatal fue un tremendo aprendizaje) y mi pertenencia al grupo de apoyo aragonés Via Lactea. Ya en aquellos años, a finales de los 90, las matronas de Zaragoza empezaron a pedirme que atendiera a algunas madres cuyos psiquiatras recomendaban destetar para tratar la depresión, o que diera charlas o formación. Un poco así, a petición de otros o marcada por mis vivencias empecé a formarme. Luego vino fundar Apoyocesáreas en 2001: además de sanar mis propias heridas me permitió comenzar un largo recorrido de escucha y acompañamiento a las madres en el periodo perinatal. Lo que motivó a su vez que en mi trabajo en la red pública como psiquiatra infantil también me llegaran cada vez más bebés o incluso embarazadas derivadas por mis colegas.

Mi formación en buena parte ha sido autodidacta y desde luego nada estructurada. Buscando aquí y allí referencias, acudiendo a congresos internacionales (Marcé Society, ESCAP) o cursos de formación con profesionales como David Chamberlain o Casilda Rodrigañez en Jaca o Cheryl Beck, buceando en internet, rescatando bibliografía, solicitando supervisión siempre que he encontrado profesionales de los que aprender. A trompicones en muchos casos, y teniendo que desaprender lo aprendido o lo que me enseñaron al comprobar como las teorías más clásicas en el área partían de lo que a mi me parecían juicios peyorativos a las madres o del desconocimiento de la fisiología básica.

ILUSTREn este desaprender he tenido que revisar a fondo mi propia historia también, como hija, como madre. A veces en consulta (siendo yo “la paciente” durante años), a veces en espacios informales o alternativos. Para mi los grupos de madres han sido clave, el poder reflexionar sobre la crianza con personas de procedencias muy diversas para luego volver a las fuentes clásicas con otra mirada me parece imprescindible.

Después de todos estos años me he dado cuenta de que sigo teniendo algunas lagunas significativas: siempre necesitaré estudiar, aprender, revisar, cuestionar incluso algunos aprendizajes que el tiempo me demuestra obsoletos. Lo mejor es el placer que el estudio me proporciona: me encanta leer todo tipo de textos y disfruto enormemente integrando y compartiendo lo aprendido. Por todo ello finalmente me he animado a aceptar la propuesta de mi amiga Isabel Fernández del Castillo de crear una formación online en salud mental perinatal que ahora lanzamos. Me parece una oportunidad, por un lado de compartir lo aprendido para facilitar el camino a los y las que vienen detrás. Por otro de seguir aprendiendo, creando redes, compartiendo con otros profesionales.

Este es pues el inicio de un nuevo proyecto, que compartimos sumamente ilusionadas Isabel y yo. Os agradezcemos la difusión.

I FORMACION EN SALUD MENTAL PERINATAL TERRA MATER

Folleto Psicología del Nacimiento

Razones

La etapa que rodea el nacimiento es de una gran trascendencia en términos de salud física, emocional y mental, a corto y a largo plazo. Muchos de los problemas físicos, emocionales, cognitivos y sociales que aparecen en otros momentos de la vida a menudo tienen su origen en lo que sucedió en este periodo sensible de la vida. Además del propio bagage personal de las madres, la forma en que ellas y sus bebés viven estos acontecimientos, el apoyo del que disponen o no, y la calidad de la atención médica y humana recibida, forman un conjunto de circunstancias que condiciona profundamente la experiencia y dejan huella.

A pesar de ello, la atención médica que se brinda en el embarazo, parto y puerperio, tanto al bebé como a la madre, suele estar muy centrada en los aspectos técnicos, con una atención médica a menudo excesivamente medicalizada, que con frecuencia altera las condiciones afectivo-biológicas  y el escenario hormonal previsto por la naturaleza para un acontecimiento tan especial.

En los últimos años, la atención al parto y nacimiento está viviendo una profunda transformación, fruto del esfuerzo de profesionales y usuarias que reclaman un cambio hacia una atención humanizada y basada en la evidencia científica, que por un lado respete la fisiología del parto y por otro intervenga sólo cuando es estrictamente necesario y de manera respetuosa. Desde Terra Mater hemos acompañado este proceso ofreciendo formación continuada para profesionales implicados en la atención a la maternidad, con el objetivo no sólo de favorecer un cambio en las prácticas, sino de contribuir a un auténtico cambio de paradigma.

Sin embargo la formación en salud mental perinatal no ha recibido el mismo empuje. Conscientes de la importancia que las emociones tienen en la salud, no sólo mental sino también física, y en cómo afectan a aspectos cruciales tales como la evolución del parto, el éxito en la lactancia materna, el vínculo, la relación de pareja o la crianza, numerosos profesionales demandan una formación de calidad no sólo en los aspectos psicológicos del parto, sino también en los del embarazo y posparto.

Esta formación, de duración anual y un seminario mensual, tiene como objetivo hacer un recorrido desde la psicología del embarazo hasta la del puerperio, tanto desde la óptica preventiva y del conocimiento profundo del “ecosistema natural” del bebé, la madre y la familia, como desde la terapéutica cuando las cosas no han salido como se esperaba y la familia necesita acompañamiento, apoyo o incluso atención profesional.

La formación en salud mental perinatal Terra Mater está diseñada para responder a las inquietudes de todos los profesionales deseosos de profundizar en los aspectos psicológicos perinatales.
La formación que ofrecemos es:

* Ecopsicológica: intentamos comprender la naturaleza de los procesos psicológicos, partiendo del paradigma de la ecopsicología que incluye como aspecto central del ser humano la necesidad de tener un entorno natural sano con el  que establecer una relación saludable y de la Teoría del Apego de John Bowlby. De ahí la necesidad de conocer y profundizar en las neurociencias perinatales o en la fisiología del parto, entre otros temas.

* Holística: integrando los estudios científicos más recientes con el conocimiento que aportan otras disciplinas que recogen la sabiduría más ancestral, entendiendo que el todo que somos es mucho más que la suma de las partes y aspirando a recuperar la conexión cuerpo-mente-alma, o a no perderla desde el inicio de la vida.

* Novedosa y completa: ncluye,  entre otros, temas como la salud mental de los profesionales que atienden los partos, la detección temprana de las alteraciones vinculares, la violencia obstétrica o  la introducción a las psicoterapias madre-bebé.

* Rigurosa, priorizando siempre la calidad y la claridad en la transmisión de conocimientos. Volviendo a las fuentes clásicas con una visión crítica que nos permita desmontar algunas teorías clásicas que han resultado ser muy dañinas para la salud de las madres y sus familias, libre, intentando recoger lo mejor de cada modelo, y ecléctica. Citando siempre las referencias bibliográficas en cada tema revisado.

* Abierta. Aunque la formación está preferentemente dirigida a profesionales  la participación está abierta de todo tipo de personas independientemente de su formación previa o titulación académica. ¿Por qué? Porque creemos en la importancia de espacios de encuentro y porque conocemos bien como la maternidad es una experiencia profundamente transformadora, que a menudo trae consigo un replanteamiento vital y profesional que por ejemplo hace que ingenieras decidan formarse como doulas o que arquitectas se especialicen en el diseño de paritorios familiares y acogedores. Esta apertura a todas las personas interesadas, independientemente de su titulación o categoría profesional, hace que la formación no pueda ser acreditada, al no ajustarse a los requisitos formales de la Agencia de Calidad.

* Flexible. Se puede asistir presencialmente, o seguirla vía online, tanto en tiempo real como en diferido durante las cuatro semanas siguientes.

Económica. Hemos intentando recudir los costes al mínimo.

Participativa. Si deseas aportar experiencias o temas a la formación puedes escribir un correo proponiéndolo y será valorado. Además existe la posibilidad adicional de integrarse en grupo de trabajo continuado online en el que se profundizara en la formación.

* Dinámica  y por lo tanto en construcción constante. Aprendemos, escuchamos, nos formamos. Cualquier aprendizaje inevitablemente conlleva una parte vivencial; aquí priorizaremos la escucha a las madres y sus vivencias y apuntaremos posibilidades y espacios de introspección

* Muy práctica: ofrecemos una formación eminentemente práctica, sintética, que permita además a los profesionales que deseen profundizar más en los temas saber dónde buscar. Transmitiendo los aprendizajes de años de formación, atención y activismo a partes iguales

* Respetuosa, priorizamos siempre la atención a madres y bebés desde el respeto y el no enjuiciamiento. Los profesionales bien formados son clave para la prevención de los trastornos mentales perinatales

* Calidad: contaremos con la colaboración de algunos profesionales de referencia a lo largo del curso. Para el primer bloque contamos con la presencia del experto neonatólogo Nils Bergman.

La formación dura un año con un seminario mensual. Se estructura en torno a tres bloques: embarazo, nacimiento, posparto. En cada bloque se contará con la participación de uno o varios profesores colaboradores.

Objetivos generales

  • Introducción a las principales aportaciones teóricas que desde la psicología se han hecho en el campo de la salud mental perinatal, así como a las neurociencias perinatales.
  • Revisión de los estudios científicos más recientes y relevantes en esta área.
  • Adquisición de herramientas para el acompañamiento saludable en la etapa perinatal así como para la prevención, detección precoz y terapéutica de trastornos mentales perinatales.
  • Introducción a la investigación multidisciplinar en salud mental perinatal.
  • Creacion de redes entre profesionales interesados en formación continuada en este área.

Metodología

Revisión de bibliografía clásica contrastando con evidencia científica reciente, desde una perspectiva ecosistémica y holística. Recomendable conocimientos de inglés (lectura de textos científicos). Se incluye la discusión de casos clínicos.

Dirigida por:

Ibone Olza e Isabel Fernández del Castillo. Ambas somos cofundadoras de la asociación El parto es Nuestro (2003). Hemos colaborado con las instituciones sanitarias en la reforma de la atención obstétrica desde los inicios que dieron lugar a la Estrategia de Atención al Parto Normal. Nos avalan años de estudio, publicaciones, activismo y colaboraciones con todo tipo de instituciones y organismos tanto nacionales como internacionales. Apostar por crear un espacio de formación en Salud Mental perinatal es para nosotras una asignatura pendiente y un sueño hecho realidad.

INSCRIPCION

* La inscripción se realiza a través de la página de cada curso.  Se aplica un 5% de descuento por pago anticipado de cada módulo completo (4 seminarios).

* Formación dirigida a psicólogos/as, psiquiatras, matronas, ginecólogos/as, pediatras, enfermeros/as, asesoras de lactancia, doulas, educadores y cualquier persona interesada en el tema.  No se requiere formación previa.

* Para participar en grupo de trabajo supervisado es necesario redactar solicitud de inscripción.

* Formación no acreditada.

 CALENDARIO
Módulo I:  Psicología del nacimiento – Enero-abril 2015

¿Qué sucede en la psique de la mujer durante el parto? ¿Existe un proceso psicológico común a todos los partos ¿Qué percibe o siente el bebé? ¿Es cierto que el cómo nacemos deja una huella profunda en todos nosotros?

En el primer módulo de Formación en Salud Mental Perinatal Terra Mater dedicado a la Psicología del Nacimiento intentaremos responder a todas estas cuestiones.  Profundizaremos además en las consecuencias que el parto puede tener en la salud mental para comprender las necesidades de acompañamiento emocional en el parto, los aspectos transculturales y el efecto de las principales intervenciones obstétricas. En el último seminario del bloque abordaremos la relación que se establece entre la mujer de parto y los profesionales que le atienden en diversos contextos, así como el efecto que esto puede tener tanto sobre las mujeres como sobre los profesionales.

 

Metodología:  revisión de la literatura científica más relevante y actualizada en cada tema. Desde una perspectiva fisiológica y ecológica, es decir, intentando comprender primero como funciona nuestro cuerpo en condiciones ideales de salud y seguridad, para luego profundizar en todas las posibles alteraciones. Además de artículos científicos se presentarán casos clínicos, poniendo énfasis en las aplicaciones clínicas basadas en la evidencia científica disponible.
Seminarios primer módulo:

I.1.  19 enero 2015
Psicología del Nacimiento I
Dra. Ibone Olza
5 horas
Precio: 75€ (antes 31 dic. 60€)
+ info

I.2.  18 febrero 2015
Psicología del Nacimiento II
Dra. Ibone Olza
5 horas
Precio: 75€ (antes 10 enero: 60€)
+ info

I.3.  13 marzo 2015
Neurobiología del Nacimiento: aplicaciones clínicas
       Dra. Ibone Olza & Dr. Nils Bergman
7 horas
Precio: 125€ (antes 1 febrero: 110€)
+ info

I.4.  15 abril 2015
La salud mental de los profesionales del nacimiento
Dra. ibone Olza
5 horas
Precio: 75€ (antes 1 marzo: 60€)
+ info

 

Módulo II: Psicología del embarazo – Mayo – Agosto 2015

Módulo III: Psicología del puerperio – Septiembre-Diciembre 2015