Maternidad, paternidad y política

Hasta ahora había preferido no opinar sobre la maternidad de la vicepresidenta de nuestro país básicamente por respeto, por un sentimiento de solidaridad con todas las madres, colectivo universal al que siento pertenezco. Sin embargo el artículo que ha publicado este fin de semana El País al respecto me ha parecido tan sumamente tendencioso que como psiquiatra infantil quiero decir algo. Vaya por delante que no quiero juzgar a ninguna madre ni tampoco culpabilizar.

No opiné cuando saltándose la legalidad se reincorporó sin haber cumplido el descanso obligatorio porque a mí misma la idea de un descanso “obligatorio” para las puérperas me parece absurda. Cada mujer es un mundo y conozco a muchas que pocos días después de dar a luz se han sentido más fuertes, creativas y llenas de energía que nunca. (Yo no estaba pletórica pero confieso que hice buena parte de mi tesis doctoral en las semanas y meses que siguieron al nacimiento de mi segundo hijo, eso sí, con el pequeño pegado al pecho o en mis brazos la mayor parte del tiempo). Quiero pensar que Soraya eligió libremente, aunque por otra parte que su jefe le encargara semejante tarea (traspaso de poderes) quince días después de dar a luz me pareció que podía ser algo bastante cercano a la explotación.

No, el problema no es que cada mujer se sienta libre de hacer lo que le dé la gana, si no que no se permita llevar a los bebés al trabajo, es decir, que volver a trabajar suponga forzosamente una separación madre bebé. El problema en mi opinión se agrava cuando se publican artículos tan tendenciosos como este del sábado titulado:  “Soraya Saénz de Santamaría: entre pañales y decretos”.

¿Cómo se hace para compatibilizar la vicepresidencia con los cuidados del bebé? preguntaba la periodista. “Con organización” aseguraba tajante la jefa de gabinete de la vicepresidencia. Sin embargo lo que se describía a continuación no era en absoluto un ejemplo de organización, sino de negación. Llamemos a las cosas por su nombre, al menos. Negación de las necesidades afectivas de los recién nacidos. Omisión de las consecuencias nefastas que todo esto le puede acarrear. Los bebés necesitan el contacto estrecho, mantenido, íntimo con la madre, la relación cuerpo a cuerpo durante la mayor parte del primer año de vida. Estar separados de ella les supone un estrés inimaginable, mayor cuanto más pequeña es la criatura. Este estrés se traduce en alteraciones bioquímicas, hormonales, inmunológicas, y hasta en la morfología cerebral. Negarlo a estas alturas sería como decir que fumar veinte cigarrillos al día durante años no es dañino para los pulmones. Este estrés es caldo de cultivo para futuras patologías mentales como los trastornos de ansiedad en la vida adulta, los trastornos del vínculo u otros, en función lógicamente de la severidad y duración de la separación y del tipo de cuidados que reciba el bebé en ausencia de la madre.

En el artículo se explica que Soraya “una máquina de trabajar”, “se ha impuesto como norma acudir todos los días al baño de su hijo… aunque los compromisos hagan imposible cumplir este propósito la mayor parte de los días”. Se menciona que hasta ahora eran el padre y la abuela los encargados de los cuidados diurnos, pero la abuela está lesionada y el padre se reincorpora a un trabajo  en el que se verá “obligado a viajar”. Más adelante se aclara no obstante que la madre se encarga de “los cuidados por las noches” y que tienen la suerte de que “Iván es muy bueno = come y duerme muy bien”. A mi me sólo se me ocurre darle un consejo a Soraya: duerme con tu bebé. Incluso si no le estás dando el pecho, permítele que duerma pegadito a tu cuerpo, piel con piel, durante los próximos dos años. Será la mejor manera de mitigar ese estrés cotidiano y prevenir secuelas. No temas aplastarle, eso no va a suceder. Cuantas más horas os regaléis de piel con piel mejor.

El artículo cae en los tópicos clásicos: el bebé más “bueno” es el que duerme y come bien. Yo sin embargo, que trabajo como psiquiatra con bebés, me suelo preocupar más cuando me dicen que un bebé duerme muchas horas seguidas que cuando me comentan que se despierta cinco o seis veces cada noche.

Pero lo más grave en mi opinión son las declaraciones de la consejera de educación de Madrid. Lucía Figar explica “mis bajas de maternidad han durado poco , dos o tres semanas, en otro trabajo me hubiera cogido la baja completa sin perdonar un día pero cuando tienes responsabilidades de gobierno estás o no estás”.  He aquí el quid de la cuestión. Se considera “responsabilidad” separar a un recién nacido de su madre por la política. Para mí es justo al revés, un ejemplo de irresponsabilidad que quiero pensar es más debido a la ignorancia que a otras causas. En esta adultocracia en la que vivimos no somos consciente del disparate al que hemos llegado. ¿Cómo queremos que nos gobiernen bien quienes para hacerlo abandonan los cuidados de sus propios hijos recién nacidos? A mí eso sólo me infunde una enorme desconfianza. Me parece que es justo al revés. Sueño con un mundo en el que una presidenta o un presidente de gobierno puedan decir que no han ido al parlamento porque sus hijos tenían anginas, pesadillas o necesidad de estar acompañados, o donde un ministro pueda llegar al consejo con un bebé colgado en la bandolera o una niña pequeña de la mano. Entonces sentiría que son personas conscientes, sensibles y empáticas con capacidad de amar y cuidar, y de alguna manera me sentiría mucho más confiada en su buen hacer y en su criterio.

Basta ya de esta división absurda entre trabajo y maternidad y paternidad. La conciliación sólo será posible si terminamos con esta división de espacios, si entendemos que la ciudadanía se sustenta en la cuidadanía, como diría mi querida amiga y socióloga Isabel Aler.

Como imagen, estas inolvidables fotografías de la eurodiputada italiana Lizia Ronzulli que ha puesto una pica en Flandes yendo al europarlamento con su bebé en varias ocasiones. ¡Ojalá cunda el ejemplo!

57 comments

    1. Ole por esta señora, ole por la gente sea madre o padre que piensan así que se han dado cuenta de la importancia . del apego y la importancia de la presencia en la vida de tu bebé, respecto a la Vicepresidenta, no me queda despues de pasar por la indignación que sentir pena por ella, porque lo va pagar muy caro.

  1. Siempre me he preguntado como un Gobierno que considere que invertir en maternidad, paternidad, crianza, educación, conciliación…o lo que es lo mismo bienestar y protección a la infancia como puede pretender tener ciudadanos inteligentes, cívicos y competentes para que hagan de su país el mejor lugar del mundo para vivir…sino invierto en los pilares como voy a tener un edificio seguro, fuerte y dinámico, sino cuido de la infancia como pretendo tener una sociedad sana…un país para el que los niños sean la prioridad será el país mas poderoso del mundo…

  2. Gracias por el tacto con el que has escrito este artículo. Estoy de acuerdo en que cualquier trabajo debería ser compatible con una maternidad/paternidad responsable… sin embargo, ¡qué difícil nos lo ponen! y qué malos ejemplos constituyen aquellos que podrían serlo públicamente y podrían legislar en favor de ciertos cambios.

  3. soy de las que sigue soñando en la “integración” en al “inclusión”, en crear espacios de trabajo en donde las madres/padres e hijos no tengan que necesariamente pasar por una separación, en la cooperación, colaboración en la responsabilidad compartida en la crianza de una futura sociedad más equilibrada que la actual .. muchas cosas hay que hacer!

  4. Muchas gracias por escribir lo que pienso. Completamente de acuerdo. Siento muchísima pena por el pequeño Iván y por tantos otros niños separados de sus madres a muy temprana edad. Lo más triste es que el problema no está solo en el “sistema” sino en los propios padres y madres.

  5. Ibone, puedo tomar algun parrafo de este texto para una queja formal que tengo entre manos ante la Administración?? Por supuesto que te citaría!!
    Espero que te vaya todo fantástico!!
    Tu tocayo y su hermanito, creciendo felices en la sierra!
    Un abrazo.

  6. Gracias por el artículo Ibone:
    Como dices una intenta no criticar actuaciones concretas de otras mujeres, pero cuando te pintan estos casos como un ejemplo a seguir… es que clama al cielo.
    Tan preparados y tanto que saben y no quieren atender a lo más básico… las sociedades se cimientan con personas… personas que fueron bebés y niños.
    Un abrazo

  7. Qué bien explicado, Ibone. Se trata exactamente de eso: de que tanto hombres como mujeres pongamos el cuidado, la vida, en el centro.
    Creo que es bueno, que las mujeres teníamos que llegar a ministras siendo jóvenes, para que estos temas salieran al tapete. Aunque por el momento se digan horrores como ese de El País, lo bueno es que se hable de esto. Es el primer paso.
    Este gobierno pretende ilegalizar el aborto, aduciendo que para ello va a “proteger la maternidad”. Y de paso también podría proteger la paternidad. ¿Va a hacerlo de verdad? ¿Se atreve alguien a ponerle el cascabel al gato?
    Muchas gracias!

  8. Hay que recordar también que quizás ese es el modelo de crianza que hemos heredado de las clases altas.

    En la reciente y magnífica película El discurso del Rey, se ve muy bien: los principes de Gales cuando eran niños solo tenían media hora de visita diaria a sus padres.

    A las clases altas no les extraña que los niños se dejen en manos de otros cuidadores: es lo que han hecho siempre.

    La ciencia hoy sabe el daño que eso hace a nuestros cerebros y a nuestros sistemas emocionales, pero el desamparo que heredamos no permite que lo veamos. Es esa privación afectiva primaria la que “ordena” la sociedad patriarcal e injusta que todos padecemos.

  9. Cuando leí lo de la ‘organización’ también me hizo mucha gracia… sobre todo al leer después su meta del baño nocturno… que casi nunca cumple. Qué pena, madre mía…

    Y ahora en breve, sin padre también, ¿qué será de ese bebé? Con la de familias dispuestas a SER sus papás que tendría la criatura… Y luego que exista gente tan maravillosa, deseando volcar su vida en criar un bebé y que la vida no le de mas que codazos que dejan sin respiración…
    Qué mal repartido esta este mundo, madre mía. :'(

  10. Muchisimas gracias por tu artículo. Me gustaría preguntarte un par de cosas si te parece bien responder…
    Por supuesto que la madre es el cuidador primario del bebé, por el suministro alimenticio y por ser quien le ha gestado. Pero en casos de extrema necesidad (como en caso de muerte materna), este cuidador primario puede sustituirse por otra persona que, aunque no sea tan adecuada como la madre biológica, sí pueda proporcionar ese apoyo tan necesario. Así que, el problema con Soraya no solo es que ella ha decidido no tomar ese papel de cuidador primario sino que por lo que parece no había nadie, ya que se lo repartían entre el padre y la abuela y ahora, bueno, ahora tal vez sí tenga una cuidadora que sí será la primaria. ¿Qué opinas?

    Por otro lado, lo que siempre me ha sorprendido en este caso es que fisiológicamente Soraya no estaba “preparada” para pasarse el puerperio inmediato realizando una tarea tan exigente. De acuerdo que en el puerperio las mujeres podemos hacer cosas extraordinarias, pero a nuestro ritmo, no al ritmo de un país en cambio de gobierno… Siempre he pensado que ella lo debe haber pasado muy mal, aunque tal vez no se ha permitido ni pensarlo, al tener que negar sus tempos de adaptación y tener que seguir el tren exigido por su jefe… Claro, que si Eduard Punset dice que tu hijo en el futuro estará orgulloso de tí por haberle abandonado por un país, me imagino que te limpia de un plumazo todo remordimiento…

    Un abrazo, Rosa

    1. Hola Rosa. Respondiendo a tu pregunta, hay varias cosas a tener en cuenta. La primera es que la crianza de nuestra especie dura como poco unos 14 – 17 años. Quiero decir que no debemos caer en el determinismo, que un mal comienzo se puede reparar en muchos momentos y de muchas maneras a lo largo de la infancia. La capacidad de adaptación de nuestra especie es alta. Yo lo que creo es que conocer la evidencia científica respecto a la crianza nos permite precisamente adaptar mejor el ambiente a las necesidad del recién nacido, y poder hacerlo de maneras diversas. Por seguir el ejemplo que mencionas, si la madre biológica no está será importante seguir recordando que el bebé necesita inicialmente (primeros meses) una figura de apego, no cuatro o cinco, y que hay que mimetizar los cuidados fisiológicos: dar el biberón como si fuera el pecho, dosis extra de piel con piel, abrazos o colecho, son formas de compensar. Pero sobre todo, lo más importante es que el adulto que cuida al bebé esté disponible (es decir, cercanía fisica 24 horas) y sea sensible a las necesidades del bebé.
      Un abrazo,
      Ibone

  11. Por favor manda esta carta a El País, hay tanta confusión y tanta ignorancia que estaría fenomenal que una profesional como tú explicara un poco las cosas con esa claridad y sinceridad con las que has escrito este texto.
    No te conocía, he llegado a tu blog a través de un enlace en facebook, pero voy a seguirte a partir de hoy porque comparto completamente tus opiniones sobre crianza, maternidad, paternidad y filosofía de la vida.
    Da gusto encontrarse gente así por el mundo.
    Gracias!

  12. Sí Ibone, por favor manda la carta a El País.

    Chapó por tu capacidad de expresar lo que muchas pensamos sobre éste tipo de crianzas.
    Sigamos defendiendo el derecho de las mujeres a elegir libremente y sigamos defendiendo los derechos del bebé (que no lo puede decir alto y claro ) a su necesidad de contacto, cercanía y apego.
    Gracias!

  13. Probablemente sea una profesional muy responsable, pero no parece que sea una madre tan responsable, o quizá es que no le parece que el cuidado de su hijo esté a la altura de su carrera política. En cualquier caso, estoy segura de que con el tiempo se arrepentirá de cada minuto que se haya perdido de la vida de su hijo.

    Este tema me toca la fibra porque el viernes estuve en mi empresa firmando la excedencia de un año para el cuidado de mis mellizos. Se que profesionalmente hablando me acabo de suicidar, pero cuando veo esas dos caritas sonrientes al despertar cada mañana siento que la verdadera felicidad está hecha de pequeños momentos como esos. Elegí escuchar a mi corazón en vez de a la razón, y lo que mi corazón me pide es que no me separe de ellos. Lo demás ya se andará.

  14. Pues aunque seas spiquiatra infantil , no estoy de acuerdo contigo, en primer lugar cada madre y su hiño es un mundo y parece que lo que hemos hecho siempre de trabajar incluida con ayuda de madre, marido etc no vale para nada, entonces que los padres se acojan al tiempo que le dan por paternidad ¿Para que es? Si no sirve de nada, tiene que estar la madre en todo momento… Creo que últimamente estamos exagerando, sino le das el pecho a tu hijo eres una mala madre, no se puede ni decir sin que te tachen de cruel y madrastra de tus hijos, yo tengo tres hijos he estado todo el tiempo que he podido con ellos han crecido sanos y sin problemas y han dormido en su cama cuando les ha tocado el momento, a Soraya todo el mundo la esta poniendo verde porque hace algo que hacen miles de mujeres, y no lo entiendo la libertad para criar a tus hijos sin ser criticada por unos cuantos debería ser respetada, a lo menor es mejor madre que muchas que están con sus hijos cada minuto sin hacerles ni puñetero caso. En fin que igual que esta señora de la foto lleva a su hijo libremente al trabajo “que a lo mejor donde trabaja no se da las circunstancias ni es el sitio adecuado para un recién nacido. Si algunas un dia elegimos quedarnos en casa para criar a nuestros hijos y nadie nos critico pues lo mismo para las que quieren hacerlo de otra manera que ahora queremos ser mas papista que el papa

    1. Una cosa es lo que tú piensas y lo que quieres, y otra muy diferente cómo son los niños, qué necesitan y cuales son las consecuencias a largo plazo de no obtenerlo. Por favor, no confundas las cosas. Está muy bien no estar dispuesta a “sacrificarse” por los niños. Pero en ese caso ¿para qué tenerlos???????

  15. que poca verguenza escribir este articulo.. esta tipa habla de derechos y ella que está haciendo sino vulnerando los derechos de otra persona?

  16. Maite y María, no os enteráis. Ibone no juzga a nadie, se limita a explicar las necesidades de los niños y el impacto que estas cosas tienen en ellos, y lo hace como psiquiatra porque está capacitada para ello. Que no nos guste lo que ocurre con nuestros hijos no significa que lo hagamos bien. Que a los niños les afecta no es opinable. Yo dejé a mi hija en una guardería con cinco meses porque no tenía más remedio, pero soy bien consciente de que no era lo mejor para ella ni de lejos, por mucho que me hubiese gustado convencerme de lo contrario. La evidencia científica está ahí aunque juegue en contra y es lo que hay.
    El problema está en la dichosa culpa, en que si no cumplimos al 100% con todo, la sociedad nos hace sentir mal. Es imposible cumplir con todo, con lo que parece inevitable esa culpa. Y aquí andamos, lidiando para intentar hacerlo lo mejor posible dentro de los límites que esta sociedad nos impone. Sobreviviremos, pero no habrá sido el mejor camino, sino el menos malo.

  17. Me parece estupendo tu artículo,pues como dices no es cuestión de juzgar a Soraya ni a ninguna otra madre, pues ya tenemos bastante con el sistema, y cada cual debe decir queé quiere o puede hacer.

    Lo grave del artículo es que lo pongan como ejemplo. Es algo que debe comentarse y corregir, porque ciertamente no es lo mejor para los bebés y en eso todos tenemos que estar claros, sea cual sea la decisión de la madre/padre hay que hacerlo desde el conocimiento y aceptación que dejarlos solos no es bueno para ellos.

    Y si como sociedad estamos haciendo que las madres/padres no tengan más opción que dejar a sus hijos recién nacidos solos pues entonces debemos luchar para cambiarlo.

  18. Me ha encantado leerte, simplemente decir que estoy totalmente de acuerdo, yo confiaría mil veces más en políticos que no fuesen a trabajar por anginas en sus hijos, como bien has dicho. saludos

  19. Estoy completamente deacuerdo, lo que no comprendo es como una trabajadora en baja por maternidad esta trabajando. En este caso no hay que buscar detectives para probarlo. Cuales son las cosecuencias legales de esa actuación?.

    Además como es la vicepresidaeta del gobierno te da muchas pista de que es lo que opina sobre la baja maternal.

    Su actuación como madre es otra cuestión, ella es otra de tantas madres que situan las prioridades en un orden peculiar cualquier cosa delante de estar con tu hijo.
    Estoy harto de oir es que no me lo puedo permitir, y además al final parece como si los padres y madres que deciden adaptar su vidas a la del cuidado de sus hijos son lo raros.

    Hay que esperar unos años más y observaremos la consecuencias de esa falta de atención a los hijos.

    Un saludo,
    Madre y Padre de gemelas que viven sólo com media jornada laboral del padre para cuidar a sus hijas de casi 4 años.
    Ah! claro, no tenemos ni pantalla plana, etc.

  20. Lo cierto es no es tan fácil conciliar trabajo y familia. Menos aún en el momento económico que nos encontramos, y mucho menos en la situación actual de crisis, no mundial, sino interna, a nivel político.

    Comparto todo lo que dices, más aún sabiendo quién eres y a qué te dedicas. Y además te entiendo. Es más, os entiendo a la mujer, que no sólo debéis tratar de llegar a fin de mes con sueldos inferiores, sino que os hacen caer en esta ruptura madre/hijo tan necesaria.

    Eso también lo entiendo, entiendo lo que significa para el niño, y entiendo lo que significa para la madre. Yo soy padre divorciado, y tengo a mis hijos a un mar de distancia. Sólo los veo una vez al mes, por motivos económicos, y hay momentos en que los encuentro más lejos que cerca, en un sentido de relación paterno filial.

  21. no sé si tu lo has pensado, pero a mi me dio la impresión que no se cogio más dias de baja porque de baja maternal, Rajoy no la hubieras elegido vice, pero no por presión de su jefe, si no por ambición de ella, me la imagino pensando que cuándo iba a tener una oportunidad como esta otra vez, que con el dinero que ganaría su hijo estaría atendido cuando ella no pudiera atenderlo, ya que ha demostrado que su trabajo es más importante que si vida personal, sinceramente si tuviera que votar a ella o a la diputada italiana, en el supuesto que existan madres asi en nuestro país, como tu bien dices a la segunda por demostrar que su vida privada y su trabajo no es incompatible, ni es menos importante que su labor. A cuanto a esas mujeres que se creen que por dedicarse a la política son más importantes que las que se dedican a otra cosa, les diría que este país con menos políticos puede seguir adelante, pero si falta limpiadoras en el hospital o algún edificio público es un caos, si no hay médicas en los ambulatorios y hospitales es otro caos, si la tendera de mi barrio no habre también es otro caos, lo que quiero decir que todos los trabajos son importantes pues cumplen una labor social, aunque no sé cuál el la de ser política, enhorabuena por éste artículo

  22. Si es que qué le vamos a pedir al PP!? Solo le importan los mercados, la economía y el poder. ¿Y los derechos de las personas? ¿Y los derechos de los niños/as?
    Soraya es un ejemplo de multitud de madres y padres (muchos de ellos empresarios, conozco unos cuantos…) que priman el trabajo y lo que llaman “economía familiar” por encima del cuidado consciente y responsable de los hijos/as. Pero a estas personas no se les impide tener hijos/as, y nadie les cuestiona, y ya desde esta edad y mas aún en la edad adulta sus hijos/as padecerán carencias afectivas y un importante sufrimiento, del cual conozco bastante por mi trabajo con menores carentes de un apego estable y seguro en la infancia.Votad al PP de nuevo, si es lo que queríamos, no?

    1. Si no me equivoco aquí se habla de los niños y no de política……. creo que hubo una ministra de defensa que también se cogió 15 días de baja por maternidad.

  23. Comparto la preocupación de la que surgen tus palabras Ibone y te agradezco por plasmar esta reflexión que ha sido madurada con el tiempo y por cada una de las palabras, por el respeto, el cuidado y también la…contundencia :-)
    Aunque ya sabes que me decepciona y siento tristeza por lo que tan solo tengamos fotos de la Ronzulli para poder “enseñar” un modelo distinto de conciliar la crianza (con apego!?) con la vida profesional…
    Gracias.

  24. Ibone,ahora entiendo mejor por qué me preguntaste cómo imaginaba la crianza de mi bebé. A ver si puedo ir a alguna reunión y me animo un poco para poder contarte que voy mejor la próxima vez que nos veamos. Un saludo!

  25. Gracias, Ibone:
    Rescato especialmente la parte final del artículo. Yo también tengo ese mismo sueño.
    Ángeles
    ¿Cómo queremos que nos gobiernen bien quienes para hacerlo abandonan los cuidados de sus propios hijos recién nacidos? A mí eso sólo me infunde una enorme desconfianza. Me parece que es justo al revés. Sueño con un mundo en el que una presidenta o un presidente de gobierno puedan decir que no han ido al parlamento porque sus hijos tenían anginas, pesadillas o necesidad de estar acompañados, o donde un ministro pueda llegar al consejo con un bebé colgado en la bandolera o una niña pequeña de la mano. Entonces sentiría que son personas conscientes, sensibles y empáticas con capacidad de amar y cuidar, y de alguna manera me sentiría mucho más confiada en su buen hacer y en su criterio.

  26. El artículo está acertado en muchas cosas, aunque me queda una duda: ¿se hubiera escrito igualmente si la implicada hubiese sido, por ejemplo, Leire Pajín? ¿O sólo es criticable esa actitud en una madre que es política “de derechas”?

  27. Soy matrona y madre de tres hijos, se las dificultades de la conciliacion de la vida familiar, la lactancia y los hijos de primera mano, es una pena que la vicepresidenta se lo haya planteado así podria haber marcado tendencia haciendo bien poco, si su trbajo es tan importante no puede ir con su hijo??, muchas lo hemos hecho y hemos reivindicado nuestra capacidad como profesionales y madres.
    Creo que nos ha hecho un flaco favor a todas. Que pena , pero la ministra Carmen Chacon hizo algo parecido, haber si alguna apuesta por nosotras

  28. A mí me parece triste por el mal ejemplo. Desde luego a Soraya no la iban a despedir del trabajo por quedarse en casa con su bebé. Y triste porque se pierde lo mejor de este mundo y eso no vuelve.

  29. Parece que la “mala política” distorsiona los valores… En este caso… “merma la capacidad de dar respuesta a la función madre…. Que triste…

  30. Me indigna sentir que aún son muchos los que piensan q quienes decidimos ser madres incluso cercana a los los 40, compatibilizandolo con muestro trabajo, formación continuada y mil autoexigencias massssss. ….Es q estamos jugando a las casitas. Es una pena por no decir q una vergüenza q una madre y padre decidan serlo para no ver a sus hijos más q en la hora del baño sí la agenda me lo permite. .. Pero pago para q no le falte de nada…. Excepto sus padres. El dinero no lo compra todo… A ver sí nos enteramos. Y lo dice una madre con un bebé de 18 meses en activo… Agotada pero con muchas horas de piel con mi hijo

  31. Comparto como todos tus pensamientos sobre Soraya, pero a mí lo que me deja petrificada es la opción del padre. ¿Por qué vuelve a trabajar? ¿Acaso necesitan el dinero de un segundo sueldo para poder pagar la hipoteca? Mi marido siempre dice que si yo tuviese un sueldazo él estaría encantado de quedarse en casa cuidando a nuestros hijos.

    ¿Qué problema de autoestima tiene ese señor para no poder hacer un parón en su vida profesional mientras su esposa es la mujer más importante del país? A mí me alucina. Soraya es la vice y tiene un puesto importante (mal por volver tan pronto, sí), pero bueno, si mi mujer es quien es, pues no te preocupes, cariño, que de nuestro hijo me ocupo yo.

    Gracias por tu blog!

  32. Yo cuando lei este articulo tambien me produjo las reacciones que veo en ti. Pero pense que lastima que no puedo explicarle a esta señora lo que está haciendo a su bebe y cómo tendria que conciliarse….lo de dormir con ese bebe lo considero esencial para que al menos esté 7-8 horas con él al dia seguro. Que lastima de bebes criados asi..y que ejemplo que da esta señora. Menos mal que poco a poco se ve en otros paises,,,y algún dia se verá normal por aqui…Gracias por tus palabras que hubiera querido escribir:)

  33. Lo que yo no entiendo es porque una persona que sabe que no va a tener tiempo para estar con sus hijos lo que cualquier bebé necesita se decide a ser padre/madre. Vamos, que tener hijos no es obligatorio

  34. Di a luz poco después que Soraya. Y en esos momentos, me preguntaba, como era capaz de volver a trabajar y dejar así a su hijo. Desde que nació mi hija, me lo he preguntado mucho más. Me parece increíble que crea que con llegar al momento del baño lo tiene todo hecho. ¿Y el resto del tiempo? ¿qué responsabilidad hay mayor que cuidar a tu hijo, amarlo, protegerlo, alimentarlo, besarlo, a todas horas? Con más motivo, los primero meses.
    Desde luego, poco van a cambiar las leyes sobre la maternidad en este país, si consideran que “saltarse” la baja maternal es normal. Así nunca llegaremos a tener unos beneficios como los que tienen en países como Finlandia, mucho más concienciados con nosotros en que los hijos son el futuro y hay que protegerlos.
    Y responsabilidad, la de la consejera de educación, eso sí que es ser responsable, abandonar a tu hijo por un trabajo.
    Yo también siento lástima por estos niños.

  35. Justo hoy he estado en una reunión de amigos y han ido todas (y todos) con sus niños.
    Vivo en Austria, la baja mínima por maternidad (mínima en la que es ilegal trabajar) son 8 semanas antes de dar a luz y 8 semanas después, la gran mayoría de las mujeres se coge la baja por 1 año.No sé si se han dado casos de mujeres políticas con niños, si encuentro referencias os lo digo, pero no me parece bien el ejemplo que está dando.
    Yo si estoy a favor de que exista una protección a la madre y al niño, estoy de acuerdo en que en este caso podría hacer el papel el padre igualmente (dejando aparte dar el pecho, son igual de válidos), y debe estar regulada por ley. Habrá quien me diga que ella es libre, pero prefiero proteger a la gran mayoría de jefes explotadores.
    No tengo hijos, ahora mismo tengo estabilidad laboral y tal vez lleguen en breve.
    Por cierto y si la memoria no me falla la ministra de sanidad del anterior gobierno se incorporó a trabajar a los 15 días…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s