Lactivista

lactivista1

Gestar un libro es gestar al fin y al cabo, y en muchos sentidos se parece a gestar un hijo o una hija. A veces recuerdas con nitidez el momento en que por primera vez lo deseaste, otras no. Algunos libros necesitan años de gestación, otros llegan inesperada y rápidamente. Como en los partos, hay libros que nacen solos y otros que necesitan mucha asistencia.

Hace no mucho pensé que sería buena idea publicar los textos de este blog sobre lactancia, sobre todo porque a menudo recibo peticiones de referencias escritas que avalen la lactancia (especialmente más allá del segundo año) desde la evidencia científica, casi siempre para defender a madres que a menudo se han visto juzgadas, criticadas o incluso acosadas por amamantar durante muchos años.

Mi idea era hacer un pequeño librito que pensaba autopublicar. En el camino se lo comenté a varias amigas, y finalmente a la editora de mis anteriores libros: Eva Darias, de la preciosa editorial  Ob Stare, especializada en maternidad y crianza. Gracias a su entusiasmo y apoyo en menos de dos meses mi nuevo libro, Lactivista, compilación de textos del blog y otros inéditos, estaba listo y camino de la imprenta.

Lactivista está dedicado a las madres de la asociación Vía Láctea. El primer capítulo, El pecho no es lo mejor está colgado en el blog alternativo. El libro se puede encontrar ya en librerías y en la web de la editorial.

Aunque es mi cuarto libro, es el primero en el que soy única autora en vez de co-autora, cosa que se me hace rara (me encanta co-crear). Por eso necesito recordar y agradecer a otras lactivistas blogueras que son fuente diaria de inspiración. Entre ellas:

Tenemos tetas, de Ileana Medina

Mimos y teta de Nohemi Hervada

Una maternidad diferente de Eloísa López

Consulta de lactancia, de Patricia López Izquierdo

Amor maternal de Louma Sader

Jesusa Ricoy Olariaga

Papá Conejo Mamá Piojo de Claudia Pariente

De profesión mami, de Candy Tejera

Lo dice Diana Aller, de Diana Aller.

Dolce Far Niente, de Lady Vaga

 

6 comments

  1. ¡Felicitaciones Ibone por este nuevo libro! Como madre que lleva casi 5 años amamantando sin parar, me he encontrado con mucha resistencia, comentarios y rechazos de personas que no saben del tema, que me criticaban por amamantar a mi hija de dos años mientras estaba embarazada del segundo, o que incluso la criticaban a ella por tomar el pecho siendo tan grande. Mi hija ahora tiene 4 años y le da vergüenza que la gente sepa que le gustaría tomar del pecho, que una niña de 4 años ya tenga complejos respecto a la lactancia es triste, pero es lo que hace la sociedad actual. Defiendo la lactancia y también respeto a quienes no pueden darla, me encantó el primer capítulo del libro en el que expresas lo importante de conciliar, no hay madres buenas ni malas, todas queremos lo mejor para nuestros hijos, y lo mejor es tener información fiable de profesionales como tú, para que tomemos decisiones acordes con nuestra situación y estilo de vida y aprendamos a respetar las decisiones de las demás. ¡Gracias por aportarnos esta nueva herramienta sobre la lactancia!

  2. Felicidades por tu blog que me encanta y que me aporta tanto. En este caso, me decido a dejar un comentario en tu artículo LACTIVISTA porque está muy relacionado con lo que te voy a comentar: – me gustaría que, en la medida de tus posibilidades (que creo son muchas pues muchas personas te siguen y esperan tus comentarios sobre diferentes temas), pudieras difundir o colgar en tu blog una petición de Change sobre una ley de protección de la lactancia materna en público: https://www.change.org/es/peticiones/ana-mato-y-adrover-ley-de-protecci%C3%B3n-para-la-lactancia-materna-en-p%C3%BAblico Como ya sabes, aun hay ocasiones en las que se nos echa de los sitios a las madres lactantes y sus hijos por el mero hecho de amamantar en público. Mi caso concreto es aun mas sangrante, pues no nos dejan amamantar en el aula de una escuela infantil pública cuando vamos a recoger a nuestros niños!!!. Por eso te pido que, por favor, difundas esta petición para ver si por fin podemos amamantar en paz sin tener que alegar nada ni justificarnos ante nadie por ese maldito e injusto “derecho de admisión”. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s