unnamed-2

Después de Idomeni: prohibido ayudar

idomeni excavadora

Mañana comenzarán a evacuar los campamentos de Eko Station y Hara. Sería una buena noticia si fueran a llevar a los miles de refugiados a un lugar mejor, pero no es así. Les llevarán a campamentos gestionados por el ejército griego donde no se permite la entrada libre de voluntarios ni de ONG´s pequeñas.

A refugee breastfeeds her baby behind a Greek police cordon as she waits to cross the Greek-Macedonian border near the village of Idomeni, Greece December 4, 2015. REUTERS/Yannis Behrakis

REUTERS/Yannis Behrakis

Visité uno de esos campamentos militares de refugiados al norte de Grecia a principios de mayo. Me pareció desolador, infinitamente peor que Idomeni. Las condiciones eran pésimas, cientos de niños corrían entre la basura, las hogueras, la porquería, sin nada que hacer. Pasaban hambre. Salí con el corazón encogido, sin identificar con claridad porqué lo primero que pensé fue “yo preferiría vivir en Idomeni antes que aquí“. Luego me di cuenta: al no haber voluntarios ni ONGs en el campamento militar lo que habitaba era la desesperanza. Idomeni y los otros campamentos eran un caos, pero allí había mucha gente llegada de toda Europa para ayudar de forma urgente. El campamento militar me pareció un campo de concentración.

Ahora se prohibe ayudar e informar. Se vallan los campamentos, se exige autorización, pasaporte. Se detroza Idomeni con excavadoras, sin cuidar ni un poco el medio ambiente ni los restos. Se inutilizan y destruyen las tiendas y mucho material médico o de otro tipo que no ha sido posible sacar. Sin ningún cuidado.

Pienso en todas las familias que conocí en Eko e Idomeni. En los bebés, en las embarazadas. En toda la gente con la que he mantenido conversaciones desde que volví, en cuantas personas piensan que no se les puede abrir las puertas ni dejar entrar a todos los refugiados porque entonces “tendríamos que dejar que viniera todo el mundo” o  “vendrán los yihadistas”. Qué cómodos estamos los europeos con nuestros pasaportes.

Yo no sé qué habría que hacer ni cómo. Yo no quiero que vengan personas que no se compromentan a respetar los derechos de las mujeres y las niñas o que pretendan imponernos estados religiosos. Pero ese no es el tema, me parece a mi.  Creo que ahora lo urgente es acoger a las miles de personas que se han quedado atrapadas en este cambio de política europea, y como se decia en tiempos: los niños y las mujeres primero. Dar asilo inmediato a todas las refugiadas embarazadas o madres de menores de doce años, por ejemplo y a todos sus hijos e hijas menores.

Abdulazzez Dukhan, 18 años, refugiado sirio, nuestro traductor en Eko. Un chaval majísimo, listo, siempre dispuesto a ayudar. Es el autor del trabajo artístico que abre y cierra esta entrada. Le gustaría ver colgadas sus obras en cualquier lugar de Europa, así que podeis hacerlo, escribirle y compartirlo. Pequeños gestos que ayudan a saber que no están solos, que no olvidamos, que nos importan.

P.D: Seguimos trabajando coordinando una campaña contra la violencia obstétrica en Grecia

unnamed-3

2 comments

  1. Ibone,
    Tengo el corazón en un puño. Te confiezo que cuando veo tus entradas me tengo que esperar a estar “entera” para leerlas. Soy madre, la pena al ver el trato que reciben estas madres y sus hijos me entristece y me enfada pero no me paraliza.
    Intento ayudar en lo que puedo pero da tanta rabia y tanta pena ver lo insensibles que son al dolor.
    Difundo y mantengo la esperanza que esto mejore, cuenta conmigo y mi familia.
    Un abrazo y eternas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s