cesáreas

Las madres muertas

Lost MothersEstados Unidos tiene la tasa de mortalidad materna más elevada de los países llamados “desarrollados”. Casi mil mujeres fallecen cada año dando a luz o por causas directamente relacionadas con el embarazo, parto y posparto. Entre otras debido a:

  • falta de atención médica y/o seguro que la cubra
  • trastornos psiquiátricos perinatales: depresión, ansiedad, suicidio, consumo de drogas y las complicaciones médicas derivadas de los mismos
  • medicalización del parto: cesáreas, inducciones, y demás intervenciones que ponen en peligro la vida de madres y bebés, en resumen: violencia obstétrica a veces con resultado fatal.

Ahora un equipo de investigadores intenta visibilizar y nombrar estas muertes, para lo que han armado una web donde esperan recoger las historias de las entre 700 y 900 madres fallecidas en 2016. Ya han recopilado las historias de unas 120. Muchas, muchísimas, eran evitables con una atención sanitaria correcta. Leer sus historias es necesario para comprender la dimensión del drama y del problema.

Madres sin útero

hystersistersLas histerectomías obstétricas suelen recibir el calificativo de catástrofes: tener que extirpar el útero como única manera de salvar la vida de la madre en el parto o inmediatamente después es terrible. En algunos casos madre y bebé sobreviven, en otros además la madre se enfrenta a la pérdida del hijo o hija. Las causas suelen diversas: roturas uterinas (casi siempre en mujeres con antecedentes de una o más cesáreas anteriores), atonías uterinas (que el útero no se contraiga tras el parto, a veces debido a un abuso de la oxitocina sintética intraparto), hemorragias masivas por placentas acretas, etc.

El caso es que en mi práctica profesional he atenido a unas cuantas madres que han sufrido la pérdida del útero en el parto. En la mayoría de los casos se encuentran con una enorme falta de cuidados por parte del sistema sanitario cuando se enfrentan a un posparto terriblemente complicado en todos los planos.

A nivel físico la pérdida del útero a menudo se ha acompañado de una hemorragia importante, por lo que la anemia es habitual. Además, hay dificultad para imaginar como queda el vientre sin el útero, no es fácil visualizarlo. Las vísceras como la vejiga pueden quedar resentidos: son frecuentes las molestias urinarias y siempre hay que estar atentas a una posible infección. La cicatriz puede ser similar a la de la cesárea, pero lleva su tiempo aceptarla y cuidarla porque casi siempre es un recordatorio doloroso del trauma psíquico.

La lactancia puede ser tremendamente difícil (en algunos casos ni siquiera se da la opción, cuando la madre está recién operada se le suprime la lactancia) aunque muy sanadora. Es frecuente la hipogalactia, tal vez por el estrés, tal vez por la separación del bebé las primeras horas o días tras el parto, tal vez porque la falta de útero (y sus numerosos receptores de oxitocina) no sabemos aún como afecta al sistema oxitocinérgico.

A nivel psíquico el trauma es la norma, y no suele recibir atención por parte de los profesionales sanitarios. Estas madres casi siempre se han debatido entra la vida y la muerte y al despertar tienen que además asumir la pérdida del útero e iniciar el vínculo con el bebé tras una separación más o menos prolongada. No digamos ya si el bebé ha fallecido o tiene secuelas. Significa tener que hacer un duelo, aceptar que no volverán a ser madres, justo cuando acaban de terminar un embarazo. Hay que llorar la pérdida del útero y de la fertilidad. Algunas además tienen la frustración de no haber sido escuchadas cuando referían un cambio en el dolor en el parto, o de intuir que con otro tipo de atención tal vez la pérdida se hubiera podido evitar.

Son pospartos largos, complicados. Retomar la intimidad sexual puede ser tortuoso. Surgen muchas preguntas: ¿como ha quedado mi vagina?¿Qué hay al fondo ahora que no tengo útero? Las sensaciones físicas en la penetración muy diferentes.

Hay muy pocos espacios de ayuda específicos para estas madres, que a veces expresan dificultad para reconciliarse con su sexualidad o su feminidad tras la histerectomía. Uno en inglés es Hystersisters, aunque se centra sobre todo en mujeres que perdieron el útero tras un cáncer. Creo que es imprescindible y urgente que matronas,  fisioterapeutas, obstetras, enfermeras, etc.  se conciencien en la necesidad de ofrecer un plan de cuidados integral tras cada histerectomía desde el primer día.

Ayudar a reconciliarse con el cuerpo herido, trabajar la cicatriz y el suelo pélvico, sanar el trauma en la madre y probablemente en su pareja. Ayudar a reconocer que si quedan los ovarios seguirá habiendo ciclo hormonal y ovulación. Honrar la pérdida y favorecer que en vez de un síndrome de estrés postraumático pueda haber un crecimiento postraumático, ese es el objetivo.

 

Jueces contra parturientas: violencia obstétrica extrema

IMG_0638Mi ingenuidad sigue siendo demasiado grande. Pese a toda la violencia obstétrica que he vivido y presenciado en los últimos veinte años en España yo aún pensaba que en este país al menos era imposible que pasaran algunos horrores que sabemos acontecen en otros, como el que haya jueces que a instancias de médicos autoricen a realizar intervenciones SIN CONSENTIMIENTO a mujeres embarazadas o parturientas sanas y con la capacidad de juicio conservada. Es lo que le sucedió por ejemplo a Adelir en Brasil, cuando estando de parto en su casa llegaron diez policías que le llevaron a la fuerza al hospital para hacerle una cesárea en contra de su voluntad. O a Jennifer Goodall en Florida donde un juez autorizó que le hicieran una cesárea sin su consentimiento si acudía al hospital.

Pues tristemente no es así. Acaba de suceder en Barcelona. Los Mossos d´Esquadra fueron el otro día a casa de una mujer embarazada SANA y le obligaron a ir al hospital para someterse a una inducción autorizada por un juez.  Es tan brutal y tan loco que cuesta creerlo ¿verdad? Pues si, es real. En este país parece que una mujer embarazada no tiene derecho a rechazar una inducción de parto ni a decidir sobre su cuerpo. Que la policía no tenga nada mejor que hacer que ir a buscar embarazadas a sus casas para llevarlas forzadamente al hospital es para llorar. Pero da mucho miedo. Muchísimo.

Tanto por hacer…¡Qué tristeza y qué cansancio a veces!

 

 

 

Mi experiencia con Nurture Project International

eko npiImagínate estar embarazada y tener que dejar tu casa en ruinas, huir de tu ciudad mientras siguen cayendo misiles, cruzar el Mediterráneo en un bote de plástico, llegar a Europa y encontrarte en un campamento de refugiados junto a una estación abandonada o que tu nueva casa sea una tienda de campaña en una gasolinera. Imagínate que te hacen una cesárea sin darte ninguna explicación en un hospital donde nadie habla tu idioma y dos días después te vuelven a dejar en la misma tienda de campaña. Imagínate criar ahí tu bebé recién nacido o de pocos meses, sin agua corriente, sin cocina, sin cambiador, sin comida apenas…

IMG_20160429_103724

Hay cientos o tal vez miles de mujeres en esa situación: embarazadas o puérperas, refugiadas. Muchas jovencísimas, mujeres de apenas quince o diecisiete años. Otras mayores, con cinco o seis hijos que también viajan con ellas, algunos de apenas un año o dos, y ellas nuevamente embarazadas.

Alimentar y cuidar al bebé en semejantes circunstancias es muy difícil. Nurture Project International es una pequeña ONG centrada en dar ese apoyo a las madres, para que puedan amamantar y alimentar a sus bebés de forma segura. He pasado una semana como voluntaria con ellas, en EKO STATION, una gasolinera en las afueras de Polikastro, a apenas 15 km de la frontera con Macedonia donde se calcula hay unos 3000 refugiados, mucho más de la mitad deben de ser menores de edad. Ha sido una experiencia muy intensa y un aprendizaje enorme.

Un equipo de ocho mujeres trabajando en el terreno: matronas, estudiantes de matrona, psicólogas, artistas, gestoras y logistas, traductoras, de Italia, EEUU, Finlandia, España, Reino Unido, Zimbawe, Canadá. Una maravilla de equipo.

baby hamamEn EKO Nurture Project tiene dos carpas o tiendas para las madres y bebés: una para la consulta de lactancia y nutrición, la otra para el “baby hammam” o baño de los bebés. En esta última se ofrece algo precioso: un baño para los menores de dos años. Las madres previa cita tienen así un lugar limpio, acogedor y cálido donde bañar y cambiar a sus hijos más pequeños. Ese espacio lo atienden ahora Zoe, una voluntaria catalana con una energía preciosa y a la que podéis seguir en su blog Heartinhands y Meg, una psicóloga infantil incansable.

zoeLa otra tienda es para la consulta de lactancia y alimentación infantil. Ahí he trabajado la mayor parte del tiempo, con el resto de voluntarias especialistas en lactancia, alimentación infantil o matronería. Llegaban madres constantemente. Se les ofrece apoyo, alimentación para ellas, asesoramiento con la lactancia. Algunas no han podido amamantar y se les ayuda a dar los biberones de forma segura. Se hace una primera consulta en todos los casos y luego un seguimiento muy cuidadoso. Cada madre tiene su cuaderno con todo anotado, y además los datos se suben a una aplicación llamada MAGPI que facilita mucho el seguimiento. Se hace seguimiento del peso y desarrollo de los bebés cuando es preciso. Se escucha, se consuela, se anima. Se hacen tests de embarazo. A las embarazadas se les cuida especialmente, se palpa y escucha al bebé, se ofrecen suplementos vitamínicos y fruta, alimentos, información. A las madres recién cesareadas intentamos ayudarles al máximo. Ofreciéndoles una siesta en la tienda, ocupándonos del bebé mientras ellas duermen, dándoles masajes.

De tienda en tienda

De tienda en tienda

Además de está intentando llegar a más madres, cada día se hace un recorrido por otros campamentos cercanos todavía menos atendidos. Se coordina con otras ONGs que también ofrecen atención o alimentos a niños pequeños, como Lighthouse Relief o Save the Children y el resto de ONGs en los campamentos.

Me ha parecido un trabajo precioso, muy cuidado y bien dirigido por Shelley en el terreno, por Brooke en la distancia. Una ayuda real: en semejantes circunstancias llegar  a esta tienda, que te acojan, te cuiden, te den alimento y cariño, que te dejen dormir una siesta o que te apoyen con la lactancia es clave.

IMG-20160428-WA0010Os animo a visitar la web, a hacer donativos, a ser voluntarias. Si sois matronas, asesoras de lactancia, doulas, masajistas, educadoras, o si queréis ayudar simplemente a madres y bebés en los campamentos os animo a uniros a NPI. La única condición es hablar inglés, y si además habláis algo de árabe o griego aún podreis ser más útiles. Si vais como voluntarias teneis que correr con todos vuestros gastos. Nos alojamos en un piso en Polikastro a 5 km del campamento, cuesta 10 euros la noche, se puede cocinar y descansar muy bien, algo importante en esas circunstancias. Hay posibilidad de alojarse en otros lugares de forma gratuita.También hay muchos voluntarios independientes en todos los campamentos que cada día deciden dónde echar una mano: nunca sobran.

En medio de tanto sufrimiento el trabajo de Nurture Project International es una fuente de esperanza. Thank you!

IMG-20160429-WA0019

Equipo NPI

http://nurtureprojectinternational.org/

Refugiadas embarazadas

IMG_20160427_105417Tantísimas mujeres tan jóvenes con tantísimos niños y bebés. Tantísimas embarazadas. Niños y niñas por todas partes, solos o en grupos, con la mirada perdida a ratos, peleando o construyendo cabañas que resultan ser sus casas. Ancianos que te cuentan como perdieron la vida todos sus hijos.

En las carpas de Nurture Project International en Eko Station Camp ayudamos con la alimentación de los bebés, con la lactancia, con los biberones, con los baños a los más pequeños. Hablo con los bebés y las madres me cuentan. Chavalas casadas y embarazadas, dieciséis o diecisiete años. En el hospital griego más cercano a todas las refugiadas les hacen cesárea. Hablando de violencia obstétrica. Me dan ganas de irme a acompañarlas cuando se pongan de parto. Qué estoy haciendo aquí. Esta gente vino porque Europa les acogía y ahora ven como se construye una valla alrededor del campamento de la gasolinera. La vieja Europa, qué vergüenza.

It´s an emergency!”, es la frase que más he oído desde que llegué. Es cierto, es una emergencia. Toda esta gente en medio de la nada sin apenas nada. Mayoría de niños, niñas y mujeres. Recién llegados del horror de la guerra.

IMG_20160427_132651Un oso de peluche abrazado a una farola. Es la peluquería. “Nobody ever comes here for a hair cut” nos dice el peluquero. Es cierto. Nadie viene aquí a cortarse el pelo.

 

 

 

 

Aprendiendo de las doulas

redperinatal

Encuentro final de alumnas diciembre 2015

Acompañamiento sin juicio, apoyo emocional, escucha, ayuda práctica en la maternidad, incluso desde antes de la concepción. En momentos que con frecuencia son de crisis vital, de mucha soledad, de batacazo, de ambivalencia o de tristeza. Eso es lo que ofrecen y hacen las doulas.

Hace años que conozco muchas doulas estupendas y algunas son muy buenas amigas mías, igual que tengo muchas amigas matronas maravillosas. Pero desde que en enero comencé a impartir la formación en salud mental perinatal abierta a cualquier persona interesada me he convencido aún más si cabe de la importancia y necesidad de la presencia de las doulas en este país, especialmente para el acompañamiento emocional en embarazo, parto y puerperio y en el duelo. A lo largo de este año y en esta formación en la que han participado matronas, enfermeras, médicas, psicólogas, educadoras, periodistas, trabajadoras sociales etc. y muchas doulas hemos profundizado en la psicología y psicopatología perinatal. Las aportaciones y reflexiones de las doulas participantes han sido un lujo, la verdad. ¡Gracias!

Hay ya bastantes estudios y datos que demuestran y avalan que en las dificultades emocionales que muchas mujeres encuentran en la perinatalidad el apoyo de una doula puede ser crucial por ejemplo para prevenir un trastorno mental perinatal. O puede facilitar enormemente que la mujer acuda al recurso sanitario adecuado. O hacer que se necesiten menos intervenciones en el parto.

En algunas escuelas de matronas norteamericanas ya se están planteando el contar con doulas voluntarias en la formación de matronas, como cuentan en este estudio. En el sistema sanitario público británico un estudio muy reciente ha demostrado que con el apoyo de doulas voluntarias mejoran sobre todo las tasas de lactancia y el estado psicológico y emocional de las madres. (El programa completo está en un libro que se puede descargar gratuitamente)
Por eso cuando veo que en nuestro entorno algunas matronas siguen recopilando firmas contra las doulas siento tristeza y algo de vergüenza ajena. Ojalá esas matronas tuvieran la oportunidad de trabajar con algunas de las doulas que yo conozco y admiro, creo que cambiarían su parecer. Hay tanto trabajo por hacer, las mujeres y los bebés están tan necesitados de cuidados de calidad, especialmente las que se encuentran más solas o en situación de vulnerabilidad o riesgo.

Yo voy a seguir aprendiendo de y con las matronas, pero también de y con las doulas, al igual que de las psicólogas o cualquier otra profesional de la perinatalidad. Creo que todas tenemos muchísimo que contarnos y enseñarnos, y que la atención ideal pasa por los equipos multidisciplinares, donde la salud mental no quede ignorada. Y estaría bien que los y las que tanto critican a las doulas se leyeran los estudios científicos primero.

Loba, de Catherine Bechard

71525_310x459Ayer vi el documental Loba y me pareció magnífico. Su autora, Catherine Bechard es una osteópata y curandera francesa que conmovida por el sufrimiento que percibe en las madres que dan a luz en el hospital decide en 2011 comenzar y filmar un recorrido por la atención al parto y nacimiento en Barcelona, México, Francia y Cuba con la ayuda de su hija Lila, que es quien filma.

Catherine escucha a las matronas (¡grande Pepi Dominguez!), da a voz a las mujeres, reflexiona y vuelve a escuchar a las parteras mexicanas. Plasma perfectamente la extrañeza inicial de quien intenta comprender la atención al parto en el mundo occidental, seguida del desconsuelo al percibir tantísima violencia y maltrato que sólo puede terminar en la indignación, levantando la voz contra la violencia obstétrica. Explica muchas cosas de forma pausada, con verdadera profundidad en la mirada.

Se puede ver online y en algunas salas de cine. Creo que se merece que hagamos lo posible para que sea vista por todas las futuras madres y padres así como los profesionales de la atención al parto.

El Parto Es Nuestro: impacto y contribución de nuestro activismo

epenluz“…esta asociación civil ha tenido un impacto absolutamente crucial en la reforma del sistema de salud obstétrica durante los últimos diez años en España.”

¿Está mal que lo digamos nosotras? La verdad es que es difícil resumir o plasmar todo lo que los doce años de activismo “epenero” (de EPEN; acrónimo de El Parto Es Nuestro) ha logrado en este país. Imposible, igual que es inabarcable la lista de personas de todo tipo que han contribuido, la infinidad de madres, padres, matronas, pediatras, enfermeras, obstetras, doulas, consultoras de lactancia…Y tambien profesionales de otros ámbitos aparentemente poco o nada relacionados con el parto: cineastas, arquitectas, electricistas, filósofas…

El caso es que lo hemos intentado, y hemos publicado un artículo que resume el impacto de nuestro activismo, no sólo en la atención al parto sino en la democracia deliberativa. Para ello Stella Villarmea, Profesora de Filosofía de la Universidad de Alcalá, analiza el impacto de EPEN en el debate, utilizando la teoría de las controversias de Dascal para profundizar en como ha evolucionado el mismo.

La principal contribución de la asociación El Parto es Nuestro consiste en haber conseguido que un tema, el de la atención al parto, que inicialmente se abordaba como una mera discusión, pase a ser tratado posteriormente como una disputa y, finalmente, ser considerado como una controversia.

El artículo lo hemos publicado en un monográfico de la revista Dilemata dedicado a la maternidad,  se puede leer completo y descargar gratuitamente en el siguiente enlace:

El parto es nuestro: el impacto de una asociación de usuarias en la reforma del sistema obstétrico de España.

Cuando los sujetos se embarazan: filosofía y maternidad. Revista Dilemata 18, 2015.

En defensa de las matronas, después del “Informe doulas”.

med_chapa_3Desde que publiqué mi petición de que se retirara el Informe Doulas he recibido diversos comentarios y cartas de matronas que me expresan su malestar y/o decepción por mi posicionamiento. Me gustaría poder escuchar, aclarar y profundizar al respecto, me siento preocupada y triste con lo que está pasando pero siento que este debate es necesario y dará buenos frutos. En primer lugar quiero aclarar mi defensa de las matronas como profesionales expertas en el parto normal. Os necesitamos, las mujeres y los bebés y los padres, y necesitamos que haya muchísimas más matronas y que vuestras condiciones laborales sean mucho mejores.
Creo que para aclarar algunos puntos en los que igual mi posicionamiento no ha sido claro, puede servir que comparta estos fragmentos de una carta que he recibido de un grupo de matronas que desea permanecer en el anonimato, seguida de mi respuesta. La carta me la han enviado con sumo cuidado, cariño y respeto, y me parece importante difundirla para clarificar muchos de los problemas en torno a la atención al parto y las doulas en España.

Aquí va el extracto de la carta, sólo he omitido algunos puntos para respetar el anonimato de la autora:

Nosotras, como matronas, pensamos que el informe doulas se podría haber escrito de otra forma, pero bueno, surgió de esta y es lo que hay, no se puede cambiar el pasado. Aunque no te lo creas el intrusismo que comenten algunas doulas es cada vez más frecuente y común. Tú con no estás a diario en paritorios y en centro de salud no lo puedes vivir y hablas desde un punto de vista externo y distante, un punto de vista alejado al que realmente estamos viviendo/sufriendo matronas y mujeres hoy día. Nos han llegado mujeres con serios daños psicológicos al ser llevadas por doulas, mujeres que no querían llevar al niño al pediatra, mujeres que han llegado al hospital con liquido teñido y un bebé al borde de la muerte porque la persona que estaba con ella (doula) le decía que esperase para ir al hospital y esa mujer con 32 horas de bolsa rota y meconio dio a luz un bebé que permaneció ingresado en el hospital 56 largos días por el sufrimiento que sufrió mientras su madre estaba en casa con el meconio guiada por esta señora a no acudir al hospital, a la larga se verán las secuelas durante el desarrollo del bebe. También nos hemos encontrado el caso de mujeres que acuden a parir por su doula y piden la epidural mientras la doula las alienta a no pedirla con frases de: “eso no es lo que hemos pactado…”. Eso es cohibir la libertad de la mujer y no es violencia obstétrica pero ¿cómo podría llamarse a esto mi querida Ibone?

aaSage-femme 26 (2)También a día de hoy las mujeres que han sido tratadas por doula nos comentan a las matronas que se presentaban como ” matronas espirituales” y ellas al escuchar la palabra matrona se quedaban más tranquilas porque pensaban que estaban en buenas manos. El caso de encontrarnos en una dilatación del hospital una doula haciendo un tacto a la mujer que acompañaba porque decía que la dilatación que decía la matrona no estaba bien. Nos hemos encontrado también que muchas aconsejan que la mujer se mire la vulva en un espejo para que así no haga falta la matrona y la mujer pueda saber de cuantos centímetros está vigilando lo edematizada que esté la vulva … Esto es la punta del iceberg hay desgraciadamente mucho más y muy muy grave, no sólo acompañan, dan clases de educación maternal (que es intrusismo), cursos de reanimación neonatal (que ya hemos denunciado) y van a los domicilios para ver a la puérpera y hacer los pendientes al recién nacido…
Bueno y eso que sepamos , las mujeres que han sido tratadas por estas doulas comentaban que creían que eran una especia de matronas ya que se llamaban ” matronas espirituales” y esto es grave y esto es intrusismo, bueno esto sólo son situaciones que estamos viendo, situaciones que han hecho que este informe viera la luz, situaciones que no pueden permitirse y bueno lo que aquí te escribo es sólo una parte de todos los casos que existen.

Pero bueno esto era para que conocieras la situación real que se está dando, a mí por ejemplo me parece patético la que se está liando con el tema de la placenta, que cada mujer haga lo que quiera con la suya, cada una es libre de hacer lo que quiera, y es ahí cuando te escribo por ese motivo. La mujer puede ir acompañada por quien quiera, es su derecho y nosotras no somos nadie para decidir por la mujer, pero ahora tu públicas que el informe doulas trata de QUE ESTAMOS QUITANDO A LA MUJER EL DERECHO DE DECIDIR POR QUIEN QUIERE SER ACOMPAÑADA cuando no es así. Se trata de dar información a la mujer de lo que realmente puede hacer una doula y eso está levantando muchas ampollas, yo lo hubiese realizado de otra forma, pero bueno, lo hicieron de esta.

Nos duele mucho ver que por tu parte apoyes el que le quitamos a la mujer la decisión de decidir por quien irá acompañada cuando no es así, luchamos contra el intrusismo tan preocupante que se está cometiendo. Cuando vimos tu ” informe amigas”… Fue un palo para nosotras ya que tú misma estas entrando en este juego manipulando información dando a entender que no respetamos el derecho que tiene la mujer a decidir sobre su acompañamiento, ¡¡lo que queremos son mujeres informadas!! Y una vez informadas que decidan, yo trataré con el mismo cariño y amor a una mujer que venga con o sin doulas porque ellas se merecen lo mejor y sólo ellas son las que deben decidir. Yo no soy nadie para decidir por ellas, otra de las cosas que nos duele es que tú misma das a entender que el acompañamiento no lo debe dar la matrona, sino una doula. Para nosotras una parte muy importante de nuestra profesión es el acompañamiento; nuestro enemigo, el sistema. A veces estamos llevando a cuatro mujeres a la vez y estamos luchando para que el sistema contrate a más matronas para poder darle a la mujer lo mejor de nosotras, lo que os merecéis.

Todo el apoyo, la calidez y el cariño de una matrona que lucha por que se respete vuestro plan de parto y vuestros deseos y porque NO exista la violencia obstétrica. Otro tema que nos duele, ya que das a entender que las doulas velan porque no exista y somos las matronas las que luchamos día a día contra ella y nuestro objetivo es empoderar a la mujer y que para con quien quiera y como quiera.

 

A continuación comparto mi respuesta a la carta anterior:

pidetumatrona…Agradezco el mensaje, y sobre todo el tono, el cariño y el respeto que en el mismo percibo. Siento mucho decepcionarte, pero sobre todo siento que se hayan malentendido algunas cosas que he dicho o escrito y por eso te respondo, para aclararlas. Yo de verdad que creo que la matrona es la profesional clave en la atención al parto, y siempre he intentado apoyaros en todo, no por peloteo sino porque sé que sois las profesionales mejor formadas y preparadas para atender el parto, no tengo ninguna duda al respecto.
En lo primero que escribí sobre el informe doulas, mi entrada en mi blog que luego pasé como petición en change.org dije:
“Es cierto que algunas doulas hacen intrusismo y otras pueden lucrarse ofreciendo una formación que alimente falsas expectativas laborales”
Vamos, que en ningún momento he negado que haya doulas haciendo intrusismo. Es más conozco varios casos y me han parecido igual de graves que lo que me cuentas. Es absolutamente cierto, hay doulas haciendo cosas muy graves sin ninguna cualificación y eso es de juzgado de guardia y hay que denunciarlo, por supuesto. Pero no se puede desautorizar a todo un colectivo por lo que hacen algunas personas. También sé de doulas que hacen psicoterapia (a 50 euros la sesión) sin tener ni idea, por cierto, pero no veo al Colegio de Psicólogos haciendo un informe tan penoso como a mi entender es el Informe Doulas.
Durante estos años me han pedido colaborar en muchas formaciones para doulas. Pagaban bien y me daban toda clase de facilidades. ¿Y sabes que? Siempre me he negado, no he participado nunca. Y precisamente por esto, porque creo alimentan un falso negocio, falsas expectativas, un engaño. Y creo que las doulas son similares a las personas que cuidan enfermos o ancianos por las noches en los hospitales cuando la familia no puede quedarse, no interfieren ni obstaculizan el trabajo de los sanitarios, sólo acompañan. Y para cuidar enfermos no hay que hacer diez cursos valorados en 1200 euros, ¡por supuesto!
En ningún momento he negado que haya intrusismo por parte de las doulas, no sé de donde habéis sacado esa conclusión. Me preocupa el intrusismo tanto como a ti, creo. Y me parece violencia que una doula presione a una mujer en el parto para que haga esto o no haga lo otro.
¡Por supuesto que las matronas podéis dar el acompañamiento emocional! ¿Dónde entiendes que yo lo haya negado? Pero como tú misma dices, ¿cómo se hace eso si atiendes a cuatro o a tres mujeres a la vez? Es simple y llanamente imposible. ¿Qué queréis reclamar la atención una a una en el parto? Os apoyaremos en todo lo que esté en nuestras manos, me parece urgente. ¿Qué queréis reclamar que haya más matronas en primaria, más continuidad en los cuidados, más seguimiento en posparto? Os apoyo como pueda, es importante.
Sin embargo el informe me produce verdadera vergüenza ajena. ¿Cómo se puede decir que la actuación de las doulas pone a la parturienta a riesgo de tener una rotura hepática? ¿Cómo un colectivo que se pretende profesional y científico presenta un informe que parece hecho por el reportero más sensacionalista que han encontrado? ¿Cómo se puede calumniar a profesionales de la talla de Gabriella Bianco (psicóloga) o Choni Gómez (¡¡¡matrona!!!)? ¿Cómo es que no sois vosotras las primeras en pedir su retirada viendo esas calumnias en el informe? De verdad, siento mucho decepcionaros, pero es que yo no lo puedo entender. Para mí si lo que pretendían era denunciar el intrusismo de algunas doulas no podían haberlo hecho peor.
Sé que defendéis a las mujeres, que precisamente las mejores matronas sois las que más sufrís con la violencia obstétrica. Tenéis todo mi apoyo, y lo seguiréis teniendo. Y si queréis denunciar el intrusismo profesional, también os apoyaré, pero hacedlo bien, denunciad a las personas que lo ejercen, y ante los juzgados. No ante la prensa, mezclando el tocino con la velocidad y ofendiendo a las mujeres. Porque para mí lo peor del informe es que refuerza el miedo al parto, vuelve a tratar a las mujeres como tontas que no saben diferenciar una doula de una matrona, y les recuerda una vez más que se pueden morir y que tienen que ponerse ciegamente en manos de los profesionales.

Reclamad vuestro lugar en los partos, ¡basta ya de residentes de ginecología que entran en los paritorios sin siquiera llamar a la puerta y ningunean a las matronas o residentes de matronas!, por ejemplo. Empoderaros, exigid que haya matronas también en la asistencia privada. Denunciad las malas praxis que tan a menudo veis. No tengáis miedo, por favor.
Para mí el informe es gravísimo. Lo siento. Siento decepcionarte o decepcionaros, pero también entiendo que cuando alguien te idealiza lo siguiente es la decepción. Bueno, yo voy a seguir apoyándoos en lo que pueda, cuando pueda, ofreciendo lo que sé. Ya sé que a nivel profesional saldré perdiendo, que probablemente se me cierren algunas puertas para dar formación a matronas, ya sé que si me hubiera quedado callada igual podría seguir trabajando mejor en vuestra defensa, en aliviaros en el sufrimiento que la violencia obstétrica genera, y que ahora igual no me va a ser posible…. Pero ¿sabes que? Yo creo que no he salido en defensa de las doulas, sino al revés, creo que he defendido el rigor científico frente a la chapuza del informe, la profesionalidad de las matronas, y la inteligencia de las mujeres.
Releo mi mensaje y me da pena si parezco enfadada o si me expreso mal. No quiero herir a nadie, no quiero ser poco cuidadosa. Me encantaría poder conversar cara a cara, así que si un día surge la oportunidad yo encantada. Un café o dos o los que haga falta, hablando se entiende la gente. Lo malo de hablar por email es que se pierde la escucha, la mirada, el tono de voz…y cuando hay conflicto o diferencia eso es tan importante…
Espero haberte respondido. Cualquier cosa aquí estoy, ánimo con vuestro difícil y precioso trabajo.

Añadir que también creo que sería importante que las matronas se implicaran en la defensa del parto en casa, atendido por matronas siempre y cubierto por la seguridad social, como sucede en otros países europeos.

Por último me gustaría compartir algunas reflexiones más, que compartí con alguna periodista:
– Entiendo ahora que el problema del intrusismo de algunas doulas es mucho más grave de lo que yo pensaba. Creo importante se denuncie, pero no creo que se pueda meter a todo el colectivo en el mismo saco.
– Yo entiendo como doula a una mujer que ofrece un apoyo emocional especialmente en el parto, aunque también puede darlo en embarazo y posparto. La doula viene a cubrir un vacío importante causado a mi entender por dos razones: por un lado la falta de red social en torno a la maternidad, y por otro la medicalización creciente de la atención a la embarazo y parto y la escasa o nula atención a la salud mental en todo el proceso. La falta de red social hace que muchas embarazadas se encuentren lejos de su lugar de origen, sin madre ni tías ni abuelas, sin hermanas o primas o amigas incluso que hayan sido madres y hayan criado cerca. Muchas mujeres han crecido sin esa red de antaño, algunas madres y padres se encuentran con que ¡el primer bebé que tienen en brazos en su vida es el suyo! Hay una ausencia de cuidados y apoyo en todo el proceso. En ese sentido para mí la doula viene a ser la “amiga experta” pero de un modo profesional, la que sustituye o suple esa carencia porque la necesidad sigue ahí.
El informe me parece lamentable. Desde el punto de vista formal es muy chapucero, está mal escrito, mal elaborado, muy mal hecho. No han profundizado, no han hecho una búsqueda seria y rigurosa…Se han quedado en la anécdota de algunas páginas webs y han mezclado churras con merinas, saltándose lo que dice la ciencia al respecto. El resumen es un informe penoso que bajo la premisa de “sólo nosotros sabemos lo que es bueno para las embarazadas” llega a decir cosas tan absurdas como que la atención de una doula puede producir rotura hepática en el parto, algo que nadie que yo conozca ha visto en su vida. En ese sentido el informe parece un reflejo de esa medicina machista, rancia y paternalista, que se enfada y amenaza a las mujeres cuando estas revindican su derecho a ser tratadas como adultas y con dignidad. Sigo pidiendo su retirada.
La mayoría de las doulas que yo conozco no comenten ningún intrusismo. Si una persona atiende partos sin estar formada para ello, creo que hay que valorar porque algunas mujeres o parejas optan por ese tipo de atención no profesional y cuál ha sido la información que han recibido, si ha habido engaño y estafa o no. No es lo mismo el caso de la doula que dice que sabe atender partos (intrusismo denunciable y peligroso) que el de la mujer que opta por un parto sin asistencia sanitaria profesional, una realidad que también existe.
– He conocido experiencias preciosas. En Santiago de Chile una matrona que además era doula comenzó un programa de formación de doulas, avalado por DONA, consistente en tres días de formación más unas prácticas en paritorio. Para las prácticas, consiguió que se permitiera a las doulas ir como voluntarias al paritorio del hospital. Inicialmente las matronas se mostraban muy reacias, pero a la semana de empezar la experiencia ya estaban encantadas, comprobando cuanto mejor era la atención desde que tenían a las doulas voluntarias en el paritorio.
– ¿Por qué ha proliferado esta figura en los últimos años? Por el vacío que hay en la atención al embarazo parto y posparto. Por la legión de mujeres que se han sentido maltratadas en sus partos y que a la hora de entender que les había pasado se han puesto a informarse, a estudiar, a leer y a comprobar hasta qué punto fueron mal atendidas. Algunas optan por convertirse en doulas para ayudar a otras madres, otras optan por buscar una doula que les cuide y proteja en siguientes embarazos y partos. También por la soledad en el puerperio y la falta total de políticas sociales que ayuden a la maternidad en nuestro país. La maternidad y los cuidados siguen siendo en mi opinión los dos grandes temas pendientes en nuestra sociedad: no sólo no están siendo atendidos, sino que además se omiten sistemáticamente en las agendas políticas una y otra vez.
– ¿Crees que, en paralelo a la proliferación de esta figura, hay personas y centros que intentan lucrarse ofreciendo ‘formación’? ¿Qué formación pueden ofrecer si la doula no interfiere en cuestiones sanitarias? Si, lo creo. En mi opinión a veces esa formación ocupa un lugar terapéutico, es decir, algunas mujeres que no han encontrado ayuda para sanar las heridas emocionales que el parto les ha dejado o la soledad y el sufrimiento que han sentido en el posparto, (porque esto casi no se escucha en la red pública de salud mental, por ejemplo) sanan sus heridas formándose como doulas. La formación que ofrecen en mi opinión es terapéutica para ellas, las alumnas, y preventiva, a muchas doulas formarse les sirve para estar mejor y para cuidarse o protegerse de profesionales que no actúan de forma adecuada. Los cursos pueden ser una forma de terapia de grupo. Pero creo sinceramente que antes de formarse como doulas muchas deberían primero preguntarse si lo que necesitan es una psicoterapia para sanar algunos traumas relacionados con el parto o la maternidad, y buscar esa ayuda profesional, desde luego con psicoterapeutas especializados. Y está claro que alimentan falsas expectativas laborales.
Gracias si has leído hasta aquí. Y si eres matrona o matrón, te agradecería me dejaras los comentarios que quieras o reflexiones a continuación. Y si en algo os puedo ser de ayuda, contad conmigo.
Un abrazo.