Psicología del parto fisiológico

bmj openSe acaba de publicar este articulo que resumen nuestro trabajo de los últimos cuatro años dentro del proyecto europeo COST Birth (donde he tenido la suerte de dirigir este maravilloso equipo multidisciplinar, matronas y psicólogas, de varios países). Está en abierto, se puede leer y descargar gratuitamente aquí.

El principal hallazgo es que dar a luz de manera fisiológica es un intenso viaje psicológico muy transformador, que genera un crecimiento y poderío, o empoderamiento, la palabra de moda ahora. Es decir, que las mujeres que pueden vivir su parto desde la confianza en su cuerpo y con la atención de buenas matronas que comprenden la intensidad de esta experiencia y la protegen, salen reforzadas, sientiendose capaces de casi todo, mejor preparadas para iniciarse en la maternidad.

Confío en que este trabajo facilitará el cambio en la atención al parto que tantísimas profesionales están promoviendo. También nos ayuda a comprender mejor las experiencias y sentimientos de madres que no han tenido esos partos fisiológicos y respetados, podemos entender mejor cuanto se han perdido.

¡Difundid al máximo!

Un premio en la India

Foto 2 premio MarcéIr a la India a recoger un premio es de esas cosas que sólo suceden una vez en la vida, como mucho. Desde que regresamos, hace casi dos semanas, llevo pensando en compartir aquí la experiencia, con todos los que me leéis y seguís. Aun no encuentro las palabras. ¿Cómo decirlo? Ha sido precioso, increíble, un subidón, un regalo, una maravilla. Tan intenso y redondo todo que manifiesto mi extrañeza por las sorpresas que a veces nos trae la vida. Si, he vuelto maravillada y un poco perpleja. Recibir tanto reconocimiento de gente de todo el mundo, y sobre todo de gente que trabaja tan bien allí, en la India, ha sido único. A ratos sentía que era como si alguien, en algun lugar del Universo, nos estuviera señalando el camino: seguid así.

Foto 1 premio MarcéNos han dado el premio por nuestro esfuerzo en formar en salud mental perinatal y, especialmente, por hacer la formación lo más accesible posible a todas nuestras alumnas, muchas de las cuales residen en países más pobres de toda Latinoamérica. Alumnas que, en muchos casos son profesionales expertas, que trabajan y se vuelcan en la ayuda a madres, embarazadas, bebés, familias en lugares donde las circunstancias son tremendamente adversas, con pobreza, violencia, o exclusión. Mujeres en su mayoría que hacen un esfuerzo increíble por formarse para poder ayudar mejor a otras madres. El premio es para ellas.

davEl Congreso de la Sociedad Marcé en Bangalore ha sido muy interesante. Éramos más de 600 asistentes, la mitad de India, el resto de todos los lugares del mundo casi. Me ha impresionado el cuidado con que se ha organizado cada detalle, los rituales sencillos y profundos con que se iniciaba cada sesión, siempre precedidas de un poema de autores como Tagore u otros poetas indios dedicados a las madres o a los bebés. Las flores, el respeto, los saris de las mujeres, la elegancia innata, las telas, los colores, las ceremonias orgánicas, todo fluía.

Lo que está aconteciendo a nivel global con la salud mental materna es emocionante. Empieza a aumentar la conciencia, cada vez más gente lo tiene clarísimo. La evidencia de que la prevención en salud , tanto física como mental, empieza en el útero es enorme e impactante. Se reconoce la violencia obstétrica, se apuesta por la prevención, se insiste en la necesidad de buscar tratamientos sostenibles y respetuosos para las madres de todo el mundo que sufren en el inicio de la maternidad. Todo ese conocimiento reciente lo vamos añadiendo a nuestra formación en Salud Mental Perinatal y lo iremos compartiendo en nuestro blog, poco a poco.

42743605_2706094862948059_3108889064774828032_nUno de los mejores momentos de nuestro viaje fue la visita a NIMHANS y su hospital psiquátrico. En el se encuentra la primera unidad de hospitalización psiquiátrica madre bebé de la India. Un lugar donde pueden ingresar madres con psicosis puerperales u otros trastornos graves del posparto, con sus bebés, y tambien acompañadas de su propia madre, suegra u otra mujer de su familia, para recibir un tratamiento psiquiátrico que además es holístico e integral.

También el centro de investigación sobre yoga terapeútico me dejó impactada y con la sensación de que tenemos muchísimo que aprender de ellos, los indios, que integran su tradición milenaria y holística con la neurociencia moderna de manera admirable.

Tantas anécdotas, tantos aprendizajes, tanta gente preciosa que hemos conocido…¡no me cabe en una entrada de este blog! Os dejo con algunas imágenes y sobre todo con mi agradecimiento para  con todas y todos vosotros: NAMASTÉ.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Cuestiones abiertas sobre la gestación subrogada

Se acaba de publicar el nuevo número de la Revista Internacional de Éticas Aplicadas Dilemata dedicado de forma monográfica al debate sobre la gestación subrogada. En el se incluye mi artículo: “Los aspectos médicos de la gestación subrogada desde una perspectiva holística y feminista“. El número entero se puede leer de forma gratuita online y/o descargar aquí:
Añadir que acabo de regresar de Bangalore, India, donde he participado en el congreso de salud mental perinatal de la Sociedad Marcé Internacioal, que ha sido super interesante. Curiosamente y a pesar de ser en India, la única presentación en el programa sobre subrogación fue la mía. Pregunté a unas cuantas ginecólogas y psiquiatras indias al respecto. Me decían que la situación es tremenda e invisible, ya que estas mujeres gestan en el anonimato absoluto. De hecho las ginecólogas se han quejado por que se les pide que la historia clínica del embarazo se haga a nombre de la mujer que va a quedarse con el bebé y no de la que lo gesta, lo que conlleva falsedad documental. Por lo visto es habitual que muchas repitan varias veces, es decir, se convierte en una forma de empleo. Una ginecóloga me contaba que recientemente atendió a una madre que estaba en su tercer embarazo surrogado, en los dos anteriores habia tenido cesárea programada y en este vieron que tenia placenta acreta, lo que conlleva riesgo alto de perder el útero en el parto o cesárea..La ginecóloga me contaba indignada que encima ese bebé iba para una pareja, el profesor universitario y ella una mujer qe no quería pasar por el embarazo para no perder la figura. El caso es que nadie sigue a estas mujeres en posparto y no hay ningun dato fiable sobre la probable morbilidad psiquica posnatal…
Bueno,os animo a leer el número entero de la revista y comentarlo. En una próxima entrada os contaré más sobre mi viaje a India.
Namaste!

Mi primer veneno o como promover la obesidad infantil

La obesidad infantil en España se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años. La prevalencia actual de obesidad infantil es de un 18%, a lo que hay que añadir un 23% de sobrepeso infantil. Las cifras de lactancia materna siguen siendo bajísimas. Mientras tanto, personas que se definen como feministas y que han tenido experiencias personales malísimas con sus lactancias, escriben libros criticando el lactivismo y niegan con desfachatez absoluta los enormes beneficios infinidad de veces demostrados que tiene la lactancia. El otro día lo expresé así en mi muro de Facebook: por un lado me sale decirles: siento mucho que no disfrutaras del placer de amamantar, siento mucho que no tuvieras apoyos, siento mucho que te sintieras presionada para amamantar. Por otra parte quiero gritar:, ¡amamantar es poderío, es placer, es ecología, es anticapitalismo, es salud, es goce, es rebelión e insumision, es milagroso, es (casi siempre) fácil, es una gozada…. Es feminismo puro….y ya. Desde distintos lugares otras mujeres también han respondido magistralmente a ese ataque a la lactancia que escuece aún más porque viene de una parte del feminismo.

Y me apetece insistir, explicar, informar. Que no, que el ruido que hacemos las lactivistas cuando intentamos animar a otras mujeres a disfrutar de la lactancia es mínimo comparado con el inmenso negocio que tiene montada la industria farmaceutica en torno a la alimentación infantil. Sí, es inmenso y es terrible, peligroso, ya que logra que muchísimas madres no consigan amamantar tanto como quisieran y luego se sientan culpables durante mucho tiempo.

Con cada madre que se convence de que no tiene suficiente leche, que fracasa en el intento por falta de apoyo y no por falta de ganas ni de deseo,  con cada madre que se rinde ante la enorme presión del “total, si con el biberón se crían igual” alguien se frota las manos. Alguien se enriquece. Alguien sabe que sus acciones en bolsa seguirán subiendo. Alguien obtiene pingües beneficios. No sólo vendiendo leche a esa madre, también con los cereales que vendrán después, con los antibióticos que necesitará ese bebé o las medicaciones para el asma, con los potitos y con los yogures, etc, etc…Detrás de todo ese negocio hay farmacéuticos, hay pediatras, médicos, algunas enfermeras… A los que la industria invita, unta, corrompe impunemente. Ellos y ellas, los que aceptan esos regalos disfrazados de formación, luego dirán que las madres eligen libremente y que ellos también recetan libremente. Nada más lejos de la realidad.

Estos días hemos sabido que la Asociación Española de Pediatría, la AEP, cobró más de dos millones de euros en cinco años por prestar su logotipo a productos infantiles. Vergüenza les tendría que dar. Afortunadamente conozco a muchos pediatras estupendos que se han salido de la AEP para no ser cómplices de todo ese chanchullo.

Afortunadamente también, investigadores independientes han publicado este informe que no tiene desperdicio: Mi primer veneno. Explica hasta que punto los “alimentos infantiles” son en su mayoría un timo consistente en añadir montañas de azúcar a alimentos procesados. Un timo y una amenaza para la salud. Una promoción nada inocente de la obesidad infantil.

Leedlo, compartidlo, difundidlo.

 

Las tetas sirven para amamantar: decídselo a las millenials

Anuncio que muestra cirugía innecesaria y dañina de aumento de pechos

Estoy leyendo sobre cirugía estética y cada vez me horroriza más todo. Leo cosas como que ahora los cirujanos retransmiten las intervenciones por Snapchat con millones de seguidores: “operaciones en tiempo real, evoluciones de los postoperatorios y finalmente, la exposición del trofeo (siempre mujeres, los pacientes varones brillan por su ausencia en estas cuentas), el envidiable resultado“. “Matthew Schulman, cirujano plástico “celebrity de Nueva York” (según su cuenta de Twitter), despliega una suerte de collage gore que muestra desde cómo sacar un pezón y volver a coserlo, hasta los pedazos de piel extraídos durante una liposucción. Todo acompañado de emoticonos, bromas sexistas, hip hop y mucho marketing. En el caso de Schulman, obsequia a sus clientas con unas bragas personalizadas (con las que también hace malabares en el quirófano)“.

Las mujeres que se someten a esas intervenciones cada vez son más y más jóvenes. Un reciente artículo de la Asociación de Ética Médica de Estados Unidos critica la práctica a la vez que señala el poder que tienen esos cirujanos con sus videos para definir lo que es un cuerpo de mujer “normal”, incluidas zonas como los labios mayores y menores, ¡la cirugía que  más rápidamente está aumentando es la llamada “cosmética vaginal”!

El caso es que estos médicos no deben de saber nada de lactancia, y les da exactamente igual cortar que rellenar aquí o allá. Viéndolos pienso que las que queremos promover la lactancia deberíamos cambiar el objetivo, un poco al menos.  Urge explicar a las niñas y chavalas, desde muy pronto, para qué sirven los pechos. El potente poderío que encierran, la capacidad de amamantar a sus futuros bebés o niñ@s, el placer que puede conllevar, los beneficios para su salud etc…Y que todo eso no tiene prácticamente nada que ver con el tamaño de las mismas. Esto ya lo vienen haciendo muchas lactivistas a través de libros infantiles y materiales educativos, pero viendo como está el patio de la cirugía estética para mujeres jóvenes tal vez el esfuerzo debería de ser mucho mayor y dirigido ahora a las millenials, una mayoría de las cuales seguramente apenas fueron amamantadas. La difícil tarea de enseñarles a amar sus diversos cuerpos de mujer tal y como son para que  no vayan a permitir que sus pechos se sometan a cirugías innecesarias.

Repercusiones psicosociales de las políticas de maternidad

La maternidad es un factor estructurante de la cultura, está en la base misma de cualquier organización social. El modo concreto en que procreación y crianza se articulan material y simbólicamente en una cultura, esto es, el encaje social de la maternidad, constituye el átomo básico de cualquier sociedad. La evidencia de esta importancia estructuradora de la maternidad es que su control, instrumentalización y apropiación por parte del patriarcado ha sido durante milenios materia normativa, de debate filosófico y de construcción de mitos en todas las sociedades.” Patricia Merino (autora de Maternidad, Igualdad y Fraternidad).

“Al reflexionar sobre el conflicto de intereses que surge al tratar de conciliar la crianza con la vida laboral, emerge una pregunta: ¿A quién debe proteger el sistema?, ¿a la criatura?, ¿a las mujeres?, ¿a la empresa? El verdadero protagonista de la conciliación es sin duda la criatura: es en torno a ella que gira este conflicto; y sin embargo, en las soluciones políticas y administrativas concretas, el bebé y sus necesidades parecen no existir” Patricia Merino.

Cuando una mujer llega al paritorio, ya lleva más de 20 años recibiendo ordenes sobre lo que su cuerpo puede o no puede hacer, debe o no debe hacer. Cuando una mujer llega al paritorio ya está todo preparado para que su bebé y su futuro nazcan en cautividad.” Jesusa Ricoy.

“Cuidar a las madres significa respetarlas, escucharlas, sostenerlas. Pero ese respeto a las madres que debería ser el punto de partida todavía brilla por su ausencia en muchas facetas de nuestra sociedad, incluida la ciencia. A lo largo de décadas las madres y sus experiencias han sido desautorizadas, ninguneadas o incluso culpabilizadas desde la psiquiatría, la psicología, el psicoanálisis o la medicina. En vez de ser tomadas en cuenta como verdaderas expertas y conocedoras de sus hijos han sido excluidas, privadas en ocasiones incluso del contacto con sus hijos o bebés, tachadas de inmaduras o inconscientes e incluso maltratadas” Ibone Olza.

De todo ello hablaremos y debatiremos en la próxima jornada sobre Repercusiones Psicosociales de las Políticas de Maternidad, el 6 de Marzo de 2018  en Madrid. Se puede seguir online.

Organiza: Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

Más info aquí

 

Lactancia y culpa

“A lo hecho, pecho”. Chapas de El Parto es Nuestro

Profundizando en el apoyo a la lactancia, reflexionando en el sentimiento de culpa y pena que nos expresan muchas madres al hablar de sus dificultades con la lactancia, hemos escrito este artículo: La culpa de las madres: promover la lactancia sin presionar a las mujeres.

Se acaba de publicar dentro del Monográfico de la Revista Dilemata sobre lactancia: “Mamar: mythos y lógos sobre lactancia humana” coordinado por Esther Massó Guijarro. El número entero está disponible de forma gratuita online. Seguro contribuirá a avanzar en el conocimiento y promoción de este importante aspecto de nuestra sexualidad y a mejorar la comprensión de la lactancia desde el(los)  feminismo(s).

Las madres de Zimbabwe

El mundo se ve un poco distinto desde aquí. Intento conocer la realidad de las madres zimbabuesas partiendo de que probablemente lo que yo pueda llegar a conocer sea muy poco y sesgado. Me pidieron desde Friendship Bench que aprovechando mi visita diera tres charlas *, dos en la facultad y una en el colegio de médicos, sobre mis temas habituales: neurobiología del apego y aplicaciones clínicas, psicología del parto y nacimiento, trauma posparto y violencia obstétrica.

Esta última parte me parecía más dificil, ya que, sin conocer la realidad de la atención al parto en Zimbabwe, venir a hablar de violencia obstétrica me parecía  algo osado. Pensamiento equivocado: la violencia obstétrica aquí es un grave problema. Y crear un espacio donde poder nombrarla es a menudo el primer paso en los procesos de cambio.

En Zimbabwe un 15% de las madres dan a luz sin asistencia, el porcentaje sube al 30% en las zonas rurales. La mortalidad materna y neonatal es altisima, aunque no hay cifras muy fiables. La mortalidad neonatal creo que es de 45 por mil. Un horror. En los hospitales públicos hay un 13 % de cesáreas, en los privados no se sabe pero probablemente bastante más. No hay registros o si los hay no son fiables. (El contexto político es complicado: la dictadura de Mugabe, que lleva 36 años en el poder, ilustra bien lo difícil que lo tienen los países africanos para salir del imperialismo)

El VIH está bastante extendido, muchas personas no saben o no quieren saber si están infectadas. Los jóvenes toman antirretrovirales mezclados con psicofármacos como droga. Las madres adolescentes a menudo no tienen otra opción que la prostitución como modo de supervivencia.

La mayoría de las madres amamantan inicialmente. Pero,  a muchas se les recomienda poner sal en el paladar del bebé para que este beba más. Eso e introducir las papillas a partir de los quince días de vida. (Sí, a mi también se me pusieron los pelos de punta al escucharlo). Portean los bebés a la espalda, y hay muy poca interacción con ellos. Muchos de los bebés y niños pequeños que he visto en estos días parecen serios y tristes.

Asi que, volviendo a la charla que dí sobre violencia obstétrica, fue un encuentro con diversos profesionales donde, como suele ser habitual, muchas de ellas compartieron sus propias experiencias en sus partos. Testimonios de violencia obstétrica que confirman que por desgracia en todas partes cuecen habas, es decir, en todas partes el maltrato a las mujeres en el parto es casi la norma. (Empezando por la no atención a las urgencias obstétricas de forma eficaz).

Un catedrático de obstetricia me dijo que están trabajando para erradicar el maltrato con el apoyo de White Ribbon Alliance. Me gustó ver uno de sus posters en la maternidad que visité. Este hombre también me dijo que él piensa que el VIH está demoliendo el patriarcado. Según él, cada vez hay más mujeres que deciden permanecer solteras para no contraer el VIH.

En una reunión informal con el personal de la Rape Clinic de Médicos Sin Fronteras, dedicada a atender a víctimas de abusos sexuales, contaron que les están llegando hombres jóvenes que han sido asaltados y violados por grupos de mujeres que finalmente recogen su esperma en un preservativo: por lo visto son violaciones para conseguir semen para inseminaciones de reproducción asistida. Estos hombres están muy traumatizados y expresan que no lo pueden contar porque nadie les va a creer o nadie lo va a tomar en serio.

El mundo se percibe diferente desde aquí.  Mi visita a Zimbabwe está siendo intensa, emocionante y repleta de aprendizajes. En este invierno de Harare me pregunto qué hacer, no ya con Zimbabwe si no con este mundo tan complejo, con tanta injusticia tan difícil de aceptar, con todo lo que me sobrecoge y lo privilegiada que me siento… Para mi la respuesta sigue siendo apostar por cuidar a las madres, y especialmente por cuidar su salud mental para que puedan cuidar a sus bebés. Lo que pueda, donde pueda…

 

 

 

 

Kufungisisa

Kufungisisa en shona significa “pensar demasiado”, de manera enfermiza. Preocuparse, obsesionarse, deprimirse…Una palabra que sintetiza lo que en occidente entendemos como ansiedad o depresión. Para aliviar el Kufungisisa se diseñó el Frienship Bench, una intervención sumamente sencilla: hablar de lo que te pasa con una mujer mayor que sabe escuchar, sin juicios, y que te ayuda a ir resolviendo algunos problemas cotidianos. Primero de forma individual y luego en grupo, mientras van tejiendo bolsos con plásticos reciclados (bolsas de basura, cintas de video…) dando forma a las preciosas ZEE bags con lo que consiguen algunos pequeños ingresos.

Tejer, compartir, cantar: cuando lo que han contado es demasiado doloroso espontáneamente comienzan el canto. En grupo con otras madres y abuelas, con los nietos en brazos o a la espalda.

Voy introduciendome en la compleja realidad de estas mujeres zimbabuesas poco a poco. No sé bien como no pensar demasiado. Las historias son durísimas. La palabra privilegio se queda pequeña. No sé que decir. (Los árboles aquí son preciosos, inmensos, ¿qué pensarán ellos? )

Para curar kufungisisa hay que abrir la mente: kuvhura pfungwa. Juntas, buscar una solución: kusimbisa. Y compartirla en el Circle Kubana Tose: el grupo de apoyo. Hope, live, heal. Esperar, vivir, sanar…Me quedo con esto:

Si quieres llegar rápido, vas sola,

si quieres llegar lejos, vais juntas.

 

 

Las madres muertas

Lost MothersEstados Unidos tiene la tasa de mortalidad materna más elevada de los países llamados “desarrollados”. Casi mil mujeres fallecen cada año dando a luz o por causas directamente relacionadas con el embarazo, parto y posparto. Entre otras debido a:

  • falta de atención médica y/o seguro que la cubra
  • trastornos psiquiátricos perinatales: depresión, ansiedad, suicidio, consumo de drogas y las complicaciones médicas derivadas de los mismos
  • medicalización del parto: cesáreas, inducciones, y demás intervenciones que ponen en peligro la vida de madres y bebés, en resumen: violencia obstétrica a veces con resultado fatal.

Ahora un equipo de investigadores intenta visibilizar y nombrar estas muertes, para lo que han armado una web donde esperan recoger las historias de las entre 700 y 900 madres fallecidas en 2016. Ya han recopilado las historias de unas 120. Muchas, muchísimas, eran evitables con una atención sanitaria correcta. Leer sus historias es necesario para comprender la dimensión del drama y del problema.