Mi primer veneno o como promover la obesidad infantil

La obesidad infantil en España se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años. La prevalencia actual de obesidad infantil es de un 18%, a lo que hay que añadir un 23% de sobrepeso infantil. Las cifras de lactancia materna siguen siendo bajísimas. Mientras tanto, personas que se definen como feministas y que han tenido experiencias personales malísimas con sus lactancias, escriben libros criticando el lactivismo y niegan con desfachatez absoluta los enormes beneficios infinidad de veces demostrados que tiene la lactancia. El otro día lo expresé así en mi muro de Facebook: por un lado me sale decirles: siento mucho que no disfrutaras del placer de amamantar, siento mucho que no tuvieras apoyos, siento mucho que te sintieras presionada para amamantar. Por otra parte quiero gritar:, ¡amamantar es poderío, es placer, es ecología, es anticapitalismo, es salud, es goce, es rebelión e insumision, es milagroso, es (casi siempre) fácil, es una gozada…. Es feminismo puro….y ya. Desde distintos lugares otras mujeres también han respondido magistralmente a ese ataque a la lactancia que escuece aún más porque viene de una parte del feminismo.

Y me apetece insistir, explicar, informar. Que no, que el ruido que hacemos las lactivistas cuando intentamos animar a otras mujeres a disfrutar de la lactancia es mínimo comparado con el inmenso negocio que tiene montada la industria farmaceutica en torno a la alimentación infantil. Sí, es inmenso y es terrible, peligroso, ya que logra que muchísimas madres no consigan amamantar tanto como quisieran y luego se sientan culpables durante mucho tiempo.

Con cada madre que se convence de que no tiene suficiente leche, que fracasa en el intento por falta de apoyo y no por falta de ganas ni de deseo,  con cada madre que se rinde ante la enorme presión del “total, si con el biberón se crían igual” alguien se frota las manos. Alguien se enriquece. Alguien sabe que sus acciones en bolsa seguirán subiendo. Alguien obtiene pingües beneficios. No sólo vendiendo leche a esa madre, también con los cereales que vendrán después, con los antibióticos que necesitará ese bebé o las medicaciones para el asma, con los potitos y con los yogures, etc, etc…Detrás de todo ese negocio hay farmacéuticos, hay pediatras, médicos, algunas enfermeras… A los que la industria invita, unta, corrompe impunemente. Ellos y ellas, los que aceptan esos regalos disfrazados de formación, luego dirán que las madres eligen libremente y que ellos también recetan libremente. Nada más lejos de la realidad.

Estos días hemos sabido que la Asociación Española de Pediatría, la AEP, cobró más de dos millones de euros en cinco años por prestar su logotipo a productos infantiles. Vergüenza les tendría que dar. Afortunadamente conozco a muchos pediatras estupendos que se han salido de la AEP para no ser cómplices de todo ese chanchullo.

Afortunadamente también, investigadores independientes han publicado este informe que no tiene desperdicio: Mi primer veneno. Explica hasta que punto los “alimentos infantiles” son en su mayoría un timo consistente en añadir montañas de azúcar a alimentos procesados. Un timo y una amenaza para la salud. Una promoción nada inocente de la obesidad infantil.

Leedlo, compartidlo, difundidlo.

 

Las tetas sirven para amamantar: decídselo a las millenials

Anuncio que muestra cirugía innecesaria y dañina de aumento de pechos

Estoy leyendo sobre cirugía estética y cada vez me horroriza más todo. Leo cosas como que ahora los cirujanos retransmiten las intervenciones por Snapchat con millones de seguidores: “operaciones en tiempo real, evoluciones de los postoperatorios y finalmente, la exposición del trofeo (siempre mujeres, los pacientes varones brillan por su ausencia en estas cuentas), el envidiable resultado“. “Matthew Schulman, cirujano plástico “celebrity de Nueva York” (según su cuenta de Twitter), despliega una suerte de collage gore que muestra desde cómo sacar un pezón y volver a coserlo, hasta los pedazos de piel extraídos durante una liposucción. Todo acompañado de emoticonos, bromas sexistas, hip hop y mucho marketing. En el caso de Schulman, obsequia a sus clientas con unas bragas personalizadas (con las que también hace malabares en el quirófano)“.

Las mujeres que se someten a esas intervenciones cada vez son más y más jóvenes. Un reciente artículo de la Asociación de Ética Médica de Estados Unidos critica la práctica a la vez que señala el poder que tienen esos cirujanos con sus videos para definir lo que es un cuerpo de mujer “normal”, incluidas zonas como los labios mayores y menores, ¡la cirugía que  más rápidamente está aumentando es la llamada “cosmética vaginal”!

El caso es que estos médicos no deben de saber nada de lactancia, y les da exactamente igual cortar que rellenar aquí o allá. Viéndolos pienso que las que queremos promover la lactancia deberíamos cambiar el objetivo, un poco al menos.  Urge explicar a las niñas y chavalas, desde muy pronto, para qué sirven los pechos. El potente poderío que encierran, la capacidad de amamantar a sus futuros bebés o niñ@s, el placer que puede conllevar, los beneficios para su salud etc…Y que todo eso no tiene prácticamente nada que ver con el tamaño de las mismas. Esto ya lo vienen haciendo muchas lactivistas a través de libros infantiles y materiales educativos, pero viendo como está el patio de la cirugía estética para mujeres jóvenes tal vez el esfuerzo debería de ser mucho mayor y dirigido ahora a las millenials, una mayoría de las cuales seguramente apenas fueron amamantadas. La difícil tarea de enseñarles a amar sus diversos cuerpos de mujer tal y como son para que  no vayan a permitir que sus pechos se sometan a cirugías innecesarias.

Repercusiones psicosociales de las políticas de maternidad

La maternidad es un factor estructurante de la cultura, está en la base misma de cualquier organización social. El modo concreto en que procreación y crianza se articulan material y simbólicamente en una cultura, esto es, el encaje social de la maternidad, constituye el átomo básico de cualquier sociedad. La evidencia de esta importancia estructuradora de la maternidad es que su control, instrumentalización y apropiación por parte del patriarcado ha sido durante milenios materia normativa, de debate filosófico y de construcción de mitos en todas las sociedades.” Patricia Merino (autora de Maternidad, Igualdad y Fraternidad).

“Al reflexionar sobre el conflicto de intereses que surge al tratar de conciliar la crianza con la vida laboral, emerge una pregunta: ¿A quién debe proteger el sistema?, ¿a la criatura?, ¿a las mujeres?, ¿a la empresa? El verdadero protagonista de la conciliación es sin duda la criatura: es en torno a ella que gira este conflicto; y sin embargo, en las soluciones políticas y administrativas concretas, el bebé y sus necesidades parecen no existir” Patricia Merino.

Cuando una mujer llega al paritorio, ya lleva más de 20 años recibiendo ordenes sobre lo que su cuerpo puede o no puede hacer, debe o no debe hacer. Cuando una mujer llega al paritorio ya está todo preparado para que su bebé y su futuro nazcan en cautividad.” Jesusa Ricoy.

“Cuidar a las madres significa respetarlas, escucharlas, sostenerlas. Pero ese respeto a las madres que debería ser el punto de partida todavía brilla por su ausencia en muchas facetas de nuestra sociedad, incluida la ciencia. A lo largo de décadas las madres y sus experiencias han sido desautorizadas, ninguneadas o incluso culpabilizadas desde la psiquiatría, la psicología, el psicoanálisis o la medicina. En vez de ser tomadas en cuenta como verdaderas expertas y conocedoras de sus hijos han sido excluidas, privadas en ocasiones incluso del contacto con sus hijos o bebés, tachadas de inmaduras o inconscientes e incluso maltratadas” Ibone Olza.

De todo ello hablaremos y debatiremos en la próxima jornada sobre Repercusiones Psicosociales de las Políticas de Maternidad, el 6 de Marzo de 2018  en Madrid. Se puede seguir online.

Organiza: Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

Más info aquí

 

Lactancia y culpa

“A lo hecho, pecho”. Chapas de El Parto es Nuestro

Profundizando en el apoyo a la lactancia, reflexionando en el sentimiento de culpa y pena que nos expresan muchas madres al hablar de sus dificultades con la lactancia, hemos escrito este artículo: La culpa de las madres: promover la lactancia sin presionar a las mujeres.

Se acaba de publicar dentro del Monográfico de la Revista Dilemata sobre lactancia: “Mamar: mythos y lógos sobre lactancia humana” coordinado por Esther Massó Guijarro. El número entero está disponible de forma gratuita online. Seguro contribuirá a avanzar en el conocimiento y promoción de este importante aspecto de nuestra sexualidad y a mejorar la comprensión de la lactancia desde el(los)  feminismo(s).

Las madres de Zimbabwe

El mundo se ve un poco distinto desde aquí. Intento conocer la realidad de las madres zimbabuesas partiendo de que probablemente lo que yo pueda llegar a conocer sea muy poco y sesgado. Me pidieron desde Friendship Bench que aprovechando mi visita diera tres charlas *, dos en la facultad y una en el colegio de médicos, sobre mis temas habituales: neurobiología del apego y aplicaciones clínicas, psicología del parto y nacimiento, trauma posparto y violencia obstétrica.

Esta última parte me parecía más dificil, ya que, sin conocer la realidad de la atención al parto en Zimbabwe, venir a hablar de violencia obstétrica me parecía  algo osado. Pensamiento equivocado: la violencia obstétrica aquí es un grave problema. Y crear un espacio donde poder nombrarla es a menudo el primer paso en los procesos de cambio.

En Zimbabwe un 15% de las madres dan a luz sin asistencia, el porcentaje sube al 30% en las zonas rurales. La mortalidad materna y neonatal es altisima, aunque no hay cifras muy fiables. La mortalidad neonatal creo que es de 45 por mil. Un horror. En los hospitales públicos hay un 13 % de cesáreas, en los privados no se sabe pero probablemente bastante más. No hay registros o si los hay no son fiables. (El contexto político es complicado: la dictadura de Mugabe, que lleva 36 años en el poder, ilustra bien lo difícil que lo tienen los países africanos para salir del imperialismo)

El VIH está bastante extendido, muchas personas no saben o no quieren saber si están infectadas. Los jóvenes toman antirretrovirales mezclados con psicofármacos como droga. Las madres adolescentes a menudo no tienen otra opción que la prostitución como modo de supervivencia.

La mayoría de las madres amamantan inicialmente. Pero,  a muchas se les recomienda poner sal en el paladar del bebé para que este beba más. Eso e introducir las papillas a partir de los quince días de vida. (Sí, a mi también se me pusieron los pelos de punta al escucharlo). Portean los bebés a la espalda, y hay muy poca interacción con ellos. Muchos de los bebés y niños pequeños que he visto en estos días parecen serios y tristes.

Asi que, volviendo a la charla que dí sobre violencia obstétrica, fue un encuentro con diversos profesionales donde, como suele ser habitual, muchas de ellas compartieron sus propias experiencias en sus partos. Testimonios de violencia obstétrica que confirman que por desgracia en todas partes cuecen habas, es decir, en todas partes el maltrato a las mujeres en el parto es casi la norma. (Empezando por la no atención a las urgencias obstétricas de forma eficaz).

Un catedrático de obstetricia me dijo que están trabajando para erradicar el maltrato con el apoyo de White Ribbon Alliance. Me gustó ver uno de sus posters en la maternidad que visité. Este hombre también me dijo que él piensa que el VIH está demoliendo el patriarcado. Según él, cada vez hay más mujeres que deciden permanecer solteras para no contraer el VIH.

En una reunión informal con el personal de la Rape Clinic de Médicos Sin Fronteras, dedicada a atender a víctimas de abusos sexuales, contaron que les están llegando hombres jóvenes que han sido asaltados y violados por grupos de mujeres que finalmente recogen su esperma en un preservativo: por lo visto son violaciones para conseguir semen para inseminaciones de reproducción asistida. Estos hombres están muy traumatizados y expresan que no lo pueden contar porque nadie les va a creer o nadie lo va a tomar en serio.

El mundo se percibe diferente desde aquí.  Mi visita a Zimbabwe está siendo intensa, emocionante y repleta de aprendizajes. En este invierno de Harare me pregunto qué hacer, no ya con Zimbabwe si no con este mundo tan complejo, con tanta injusticia tan difícil de aceptar, con todo lo que me sobrecoge y lo privilegiada que me siento… Para mi la respuesta sigue siendo apostar por cuidar a las madres, y especialmente por cuidar su salud mental para que puedan cuidar a sus bebés. Lo que pueda, donde pueda…

 

 

 

 

Kufungisisa

Kufungisisa en shona significa “pensar demasiado”, de manera enfermiza. Preocuparse, obsesionarse, deprimirse…Una palabra que sintetiza lo que en occidente entendemos como ansiedad o depresión. Para aliviar el Kufungisisa se diseñó el Frienship Bench, una intervención sumamente sencilla: hablar de lo que te pasa con una mujer mayor que sabe escuchar, sin juicios, y que te ayuda a ir resolviendo algunos problemas cotidianos. Primero de forma individual y luego en grupo, mientras van tejiendo bolsos con plásticos reciclados (bolsas de basura, cintas de video…) dando forma a las preciosas ZEE bags con lo que consiguen algunos pequeños ingresos.

Tejer, compartir, cantar: cuando lo que han contado es demasiado doloroso espontáneamente comienzan el canto. En grupo con otras madres y abuelas, con los nietos en brazos o a la espalda.

Voy introduciendome en la compleja realidad de estas mujeres zimbabuesas poco a poco. No sé bien como no pensar demasiado. Las historias son durísimas. La palabra privilegio se queda pequeña. No sé que decir. (Los árboles aquí son preciosos, inmensos, ¿qué pensarán ellos? )

Para curar kufungisisa hay que abrir la mente: kuvhura pfungwa. Juntas, buscar una solución: kusimbisa. Y compartirla en el Circle Kubana Tose: el grupo de apoyo. Hope, live, heal. Esperar, vivir, sanar…Me quedo con esto:

Si quieres llegar rápido, vas sola,

si quieres llegar lejos, vais juntas.

 

 

Las madres muertas

Lost MothersEstados Unidos tiene la tasa de mortalidad materna más elevada de los países llamados “desarrollados”. Casi mil mujeres fallecen cada año dando a luz o por causas directamente relacionadas con el embarazo, parto y posparto. Entre otras debido a:

  • falta de atención médica y/o seguro que la cubra
  • trastornos psiquiátricos perinatales: depresión, ansiedad, suicidio, consumo de drogas y las complicaciones médicas derivadas de los mismos
  • medicalización del parto: cesáreas, inducciones, y demás intervenciones que ponen en peligro la vida de madres y bebés, en resumen: violencia obstétrica a veces con resultado fatal.

Ahora un equipo de investigadores intenta visibilizar y nombrar estas muertes, para lo que han armado una web donde esperan recoger las historias de las entre 700 y 900 madres fallecidas en 2016. Ya han recopilado las historias de unas 120. Muchas, muchísimas, eran evitables con una atención sanitaria correcta. Leer sus historias es necesario para comprender la dimensión del drama y del problema.

IV Foro de Maternidad Via Láctea. Jaca en Navia.

29-30 de junio y 1-2 de julio de 2017 en Navia (Asturias)

“Desde nuestro lugar en el mundo”

JUEVES 29

15.00 h.- Recepción y entrega de documentación.

17.00 h.- Apertura del curso.

17.30 h.- De Pirineos al Occidente de Asturias: la semilla de Jaca – Carmen Tejero y Teresa Batlle (Co-fundadoras de Vía Láctea)

18.30 h.- Presentación del libro “Eres una estrella. El apasionante viaje de niña a mujer” de Eider Pacheco. Madre, partera y médica.

19:00 h.- La mujer al piano: Alicia Méndez (Gerente de La Kabaña; empresaria; siete hijos, dos nacidos vivos, tres nacidos muertos, dos adoptivos; escritora; cooperante en África; superviviente de cáncer de mama; mujer, rebelde, incansable, buscadora, soñadora, libre…)

19:30h.- Cantando y bailando con Rosa Zaragoza y Yaiza Comesaña.

21.00 h.- Cena y tertulia.

VIERNES 30

9:00h.- El embarazo como crisis vital: acompañamiento terapéuticoPatricia Fernández Lorenzo (madre y psicóloga clínica)

10.00 h.- Acompañamiento de mujer a mujer: la tribuLactamor.

11.00 h.- La muerte y el dueloRosa Zaragoza (musicóloga y voz del nacimiento y la crianza humanizados)

12:45 h.- Pausa y café.

13.00 h.- Nuestro lugar en el mundo: la pertenencia a la tierra – Laura López Santamarina (madre, socia de Lactamor y Educadora Social), Colectivo La Casa Azul (grupo de consumo y conciencia social) y Fundación Edes/Huerto El Cabillón (ecología e inserción social de personas con capacidades diversas)

14:30 h.- Comida.

17.00 h.- Preconcepción y concepción: la Vida IntrauterinaLídia Estany (comunicóloga prenatal y perinatal)

18:30 h.- Huérfanos de madre: el negocio de la gestación subrogada en el patriarcado capitalistaIbone Olza 

20.00 h.- Hacedora de alas: alas que traen magia a la vidaCarmen Malvi

20:30h.- Ritmo, ondulación, conexión con la tierra. Danza de vientre.

21.00 h.- Cena y tertulia.

SÁBADO 1

9:30h h.- Maternidad empoderanteIrene García Perulero (mujer, madre, bióloga molecular, feminista, activista del parto respetado y experta en violencia obstétrica)

11:15 h.- El poder de los fogones y los hogares en el siglo XXIMaría del Mar Jiménez (madre, ex-urbanita, socióloga, profesora de cocina, conferenciante y divulgadora de vida sana y alternativa)

12:45 h.- Café.

13.00 h.- Lo que aprendí de las mujeresRafael Maroto Páez (ginecólogo comprometido con un nacimiento más humanizado en un hospital comarcal reconocido como Amigo de los Niños, el Hospital de Jarrio)

14:30 h.- Comida.

17.00 h.- Entre mujeres: Macrina García (80 años de mujer rural), María Asunción Rodríguez Lasa (sindicalista, asociacionista nata y fundadora de un proyecto de vivienda compartida, cohousing) y Maite García (madre y socia de Lactamor)

18:15 h.- Pausa y café.

18:30 h.- La hija, la madre, la mujer – Monica Felipe, escritora, experta en género y salud, licenciada en derecho. Autora de www.elutero.es

20.00 h.- Yo confieso: reflexiones sobre maternidad/paternidad – Sandra de la Uz y Nacho Sagüillo (padres y socios de Lactamor)

20:30 h.- Las niñas malas van a todas partes: reflexiones sobre sexualidad femeninaRosa Eva Rabanillo ( escritora y educadora sexual) y Clara Margarita Pérez (madre, miembro de Lactamor)

21.00 h.- Cena y fiesta/espicha. (en Asturias, espicha: pinchos, sidra y amistad…)

DOMINGO 2

10:00 h.- Mesa redonda: el parto también es nuestroModera: Stella Villarmea (profesora de filosofía). Intervienen: Nacho Matute (matrón, Hospital Universitario Central de Asturias), Blanca Herrera (matrona, Granada), Valle Pérez (matrona de parto en casa en Asturias), Noelia Vicario (matrona de parto en casa en Asturias), Eva Arango, Leticia Rodríguez, Silvia García y sus partos en casa; Itziar Fernández y su parto sin asistencia.

13.00 h.- Reflexiones, agradecimientos, esperanzas y optimismos.

14.00 h.- Comida de despedida.

Más información

Entrevista en el blog alternativo

Jornadas AEN: Sujet_s a lo social y… FLIPAS!

La semana pasada asistí a “Sujet_s a lo social“: las Jornadas de Salud Mental de la AEN en el colegio de médicos de Madrid. Me apunté sobre todo al ver la buenísima pinta que tenía el programa y no me decepcionó.

Por fin está pasando en salud mental algo con lo que yo creo que llevo media vida soñando. Grupos de usuarios y activistas están reclamando a la psiquiatría un cambio radical de actitud muy similar al que ha acontecido en torno al parto en los últimos quince años. Los “pacientes” están creando cada vez más Grupos de Apoyo Mutuo, que como bien explica este texto suponen un “cambio de chip brutal”.

De las jornadas destacaría sobre todo dos mesas. La primera esta sobre “Horizontalidad en la relación terapéutica” en la que Amaya Villalonga, “superviviente del sistema psiquiátrico”, dio un repaso absolutamente lúcido a la psiquiatría y  Olaia Fernández, “postpsiquiatra, no diagnosticada” planteó con sinceridad máxima las profundas contradicciones del trabajo como psiquiatra. Olaia pertenece a Flipas: un colectivo de activistas y Grupos de Apoyo Mutuo que plantea “hacer frente al sufrimiento psíquico desde lo colectivo“. (Me ha emocionado leer su Manifiesto Flipas).

La mesa fue magistral, y las aportaciones del público, mezlca de profesionales y usuarias, muy valiosas. Personalmente me quedo con la esperanza de que estamos en el inicio de un cambio irreversible en la relación terapéutica, que nos llevará hacia lugares mucho más saludables para todos-as.

La segunda fue la ponencia de Helen Spandler, profesora de Trabajo Social y activista inglesa, que explicó como están promoviendo allí un modelo de reconciliación entre usuarios y profesionales que pase por que la psiquiatría reconozca y pida disculpas por todo el daño causado a tantísimos pacientes.

Creo que hay muchas similitudes entre el activismo del parto y este otro activismo en Salud Mental: en ambos casos luchamos por una atención sanitaria sin violencia, que respete los derechos humanos de todos los pacientes, que ofrezca una atención digna para todos-as. Lo siguiente, por mi parte al menos, creo que será abordar la salud mental perinatal integrando ambas perspectivas. ¡Tanto por hacer!

Para leer más sobre las jornadas:

Comunicaciones libres de las Jornadas

Jornadas AEN 17: Sensaciones, avances y resistencias, por Marta Plaza.

 

Psicosis puerperal y lactancia

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Mental Materna. Una iniciativa importante para sensibilizar sobre la importancia de cuidar a las madres en el embarazo, parto y posparto y muy especialmente su salud emocional. Para evitar que por culpa del estigma que conlleva la enfermedad mental la mayoría de las madres que sufren un trastorno mental queden sin diagnosticar ni tratar, como probablemente sucede en nuestro país, con las dramáticas consecuencias que eso tiene para las madres, los bebés y toda la familia.

En nuestro entorno se dan toda una serie de paradojas que hacen que ser madre sea hoy francamente difícil. Las mujeres jóvenes que desean ser madres lo tienen casi imposible. Son poquísimas las que se lo plantean entre los veinte y treinta años, cuando más sanas estamos, o incluso antes de los treinta y cinco, porque las ayudas son inexistentes. Impensable tener hijos aquí mientras se estudia una carrera o se aprende un oficio. Compatibilizar maternidad y trabajo, paternidad y cuidados, sigue siendo una quimera. Por otra parte, se nos vende una imagen idealizada y edulcorada de la maternidad como bien de consumo y como satisfacción absoluta de necesidades, lo que favorece que esos embarazos tan tardíos en muchos casos vayan a ser vividos con ansiedad, estrés,  y que el posparto sea una decepción, un vacío, un desierto, una depresión. Se juzga a las madres sin ofrecer alternativas, sin crear redes y espacios, sin ayudarles en los cuidados, no digamos ya si los hijos tienen algun tipo de discapacidad o enfermedad grave…Es desolador.

En nuestro país apenas hay recursos especializados para las mujeres que sufren algun trastorno mental perinatal. No hay psicólogos apenas en los equipos obstétricos o neonatales, no hay unidades especializadas de hospitalización madre bebé, no hay casi programas para embarazadas con trastorno mental grave…

En los últimos años estamos haciendo un esfuerzo desde la Sociedad Marcé Española por mejorar la situación. Personalmente he apostado por dedicarme a la formación. Desde Terra Mater vamos ya por la tercera edición de la formación en salud mental perinatal, un lujo sobre todo por la calidad de nuestra alumnas, procedentes de todos los países de habla hispana ya que la formación se puede hacer online. Un espacio multidisciplinar donde seguimos revisando y desmontando algunos conceptos para avanzar en la prevención, detección y tratamiento desde la evidencia científica y cuidandonos al mismo tiempo.

Pensando en todo ello quiero aprovechar para compartir hoy la reseña de esta investigación reciente. Se trata de un estudio realizado en Australia con madres con psicosis puerperal. Con ingreso en la Unidad Madre Bebé Helen Mayo practicamente todas se recuperan por completo en cuatro semanas y el 77% mantienen la lactancia. Algo impensable en nuestro entorno, donde las madres con psicosis ingresan en unidades de agudos de psiquiatría cerradas, sin sus bebés, y mantener la lactancia es heroico por no decir imposible. (Tristemente además en muchos casos son los profesionales los que recomiendan el destete). Necesitamos contar con recursos de este tipo en nuestro entorno.

La salud mental materna es importante. Como dice Ruth Feldman:

Es nuestra responsabilidad como cuidadores, científicos, políticos, profesionales de salud mental, y ciudadanos responsables que cada bebé tenga la oportunidad de aprender a amar y que cada padre y madre reciba el apoyo necesario para que esto suceda.