mujer

Nombrar los genitales desde el nacimiento

Montse Catalán, sabia amiga ginecóloga, comparte esta profunda reflexión sobre la importancia de reconocer y nombrar los genitales de las niñas desde el nacimiento. Es fruto de su experiencia atendiento partos y acompañando los talleres con chicos y chicas que desde Migjorn han realizado con escolares en los últimos diez años. Dice Montse que si reconociéramos y nombráramos con detalle los genitales de las niñas desde el nacimiento igual que se hace con los niños sería mucho más sencillo que las niñas crecieran amando y celebrando sus cuerpos, sabiendo que es cada orificio, conociendo el himen, los labios, la vulva y honrando en definitiva la hermosa naturaleza de  todas las niñas y mujeres. Probablemente así sería más sencillo disfrutar del propio cuerpo, no vivir la menstruacion con dolor o estar mejor preparadas para gozar de las relaciones íntimas.

Montse es la autora del texto que sigue y de la ilustración que acompaña: muchísimas gracias por tu generosidad.

Ilustración: Montse Catalán

Ilustración: Montse Catalán

 

El inicio de un diálogo.

Formar parte de “Migjorn, casa de naixements, s.c.c.l.” desde si inicio ha supuesto para mí una gran oportunidad de crecimiento personal y profesional.

He tenido la oportunidad de mostrar a las mujeres, de cualquier edad, sus partes más íntimas: sus genitales externos y los más profundos, desde la vulva al cuello del útero, de la manera más sencilla: mediante un espejo que ellas mismas sostienen, mientras yo deletreo su anatomía. De esta manera cambia su percepción.

Durante una exploración les pregunto: ¿quieres ver tus genitales?, mientras les doy el espejo –que cuando trabajaba en atención primaria de la Seguridad Social siempre era del mayor tamaño que cabía en mi bolsillo- y tantas veces me han dicho: “No, no ¡qué asco!”

Con un guiño de complicidad, les comento: “Son tuyos…”. Empieza a surgir una sonrisa.

Tras la observación, su expresión se ha convertido en: “Qué maravilla, nunca me lo habían mostrado”, “Nunca se me ocurrió que pudiera verlo”… “¿Por este agujerito sale la regla y salen los bebés?” “Es un misterio, un milagro”

A esto yo le llamo generar autoestima, empoderamiento, salud, prevención…

En los últimos años hemos entrado en escuelas e institutos facilitando talleres para CELEBRAR LA LLEGADA DE LA FERTILIDAD A LAS AULAS y ACERCAR EL NACIMIENTO A ESCUELAS E INSTITUTOS, que hemos llamado en general

ESTA ASIGNATURA PENDIENTE QUE ES LA VIDA

 (podéis ver detalle en la www.migjorn.net)

 

Nos ha sucedido lo mismo: ante la visión de imágenes relacionadas con los genitales masculinos ha habido risas, ante las de genitales femeninos: ¡qué asco!

Y, las preguntas: mil… las que nunca han faltado han sido las referidas al dolor en relación con la sexualidad femenina: la regla, el parto, las primeras relaciones sexuales…

De las reflexiones sobre esta experiencia ha surgido este texto que os ofrezco a continuación que forma parte de otro más amplio en torno a aspectos relacionados con

EL CUIDADO DE LA VIDA DESDE SU INICIO.

NACER, la criatura asoma su cabecita al exterior tras el intenso viaje desde el vientre de la madre al mundo. Manos cariñosas le reciben, son las de la madre, el padre, su familia, las de la comadrona atenta y respetuosa profesional. Lentamente, despacio acaba de surgir su cuerpo, sus brazos y sus piernas. Con cuidado, piel con piel, sobre el vientre de la madre, empieza el tiempo de reconocimiento mutuo. La mirada, el olor, la humedad, el calor, el contacto… la mano materna acariciando el cuerpo… se desliza, lo delimita, se detiene en cada pliegue, el tiempo no existe… descubre sus genitales, los reconoce: ¿son femeninos? ¿son masculinos?

Más tarde su mirada atenta se deposita sobre ellos: la vulva, los labios mayores, los labios menores, el himen y en él el orificio de entrada a la vagina, el clítoris y su capucha, el orificio para hacer pipí… un pene, unos testículos en su bolsa, la piel recubriendo el glande… La madre, la familia, la comadrona los miran, los admiran –como sus ojos, su boca o los deditos de manos y pies- los nombran, los reconocen…

A partir de este reconocimiento y diálogo inicial podrán renombrarlos, reconocerlos todos los días cuando la criatura disfruta desnuda de su libertad de movimiento, al cuidarle, al asearle, al poner un aceite o una crema, al dedicarle un masaje infantil…

En muchas ocasiones este reconocimiento lo reciben más fácilmente los niños porqué sus genitales están más expuestos y porqué nuestra cultura es más favorable a nombrarlos, a expresiones de celebración y referencias a su masculinidad.

Con las niñas en general iniciamos un trato de no verbalización, un no reconocimiento explícito, una no celebración… alguna familia nombrará la vulva pero muy pocas se detendrán en descifrar cada uno de sus detalles: los labios mayores, los labios menores, el himen y en él el orificio de entrada a la vagina, el clítoris y su capucha, el orificio para hacer pipí…

Nuestra cultura sigue todavía sosteniendo el tabú de la virginidad, tenemos interiorizado en lo más profundo de nuestro inconsciente que la visión, la exposición de los genitales femeninos por más infantiles que sean son más susceptibles de inducir la mirada erótica, excitante de la sexualidad masculina imperante, de la tentación al abuso sexual, a la pederastia… y este fantasma nos sobrevuela y nos hace daño.

De forma consciente también podemos dar a la mirada de los genitales masculinos una dosis de ternura donde habitualmente ha primado la picardía y la ironía, con una sutil y profunda sensación de “podrás disfrutar libre de los sufrimientos de la sexualidad femenina”.  Posiblemente la ternura necesaria para unas relaciones integrales más humanas.

Este es un momento clave para iniciar un trato de igualdad en el reconocimiento y de superar tabús que nos llevan al silencio, a la falta de acompañamiento en el descubrimiento de la sexualidad desde niñas. Ausencia de compañía que también pueden notar los niños, pero en menor y diferente medida.

Este reconocimiento desde el inicio de su genitalidad, esta mirada a sus genitales, esta descripción detallada al nombrarlos poniendo palabras, podrán encontrar continuidad a lo largo de la primera infancia y su crecimiento posterior hasta la adolescencia sin interrupciones. Quizás aquí esté una de las muchas claves aún por descubrir de este acompañamiento hasta la adolescencia, la etapa en que las criaturas maduran hacia su propia fertilidad en lo físico, en lo emocional y en lo social descubriendo el mundo más allá de la familia y de la escuela. Probablemente este reconocimiento y estas palabras desde el inicio de la vida posibiliten el diálogo roto o nunca iniciado entre madres y criaturas, entre una generación y la siguiente. En realidad a todas nos ha faltado y por el contrario hubiésemos deseado. Todas hemos experimentado este vacío, esta carencia, esta complicidad, esta confidencialidad entre madres y criaturas. Y la valiosa excepción confirma la regla y la posibilidad de una realidad distinta.

Será importante observar este acompañamiento en el transcurso de la vida con atención y detalle semejante, igual o parecida a la que proporcionamos cuando se trata de cuidar el aprendizaje de caminar, comer, hablar, lavarse los dientes o las manos, leer o salir de excursión las primeras veces.

No ha sido una tarea fácil para muchas mujeres que no han observado con gusto y autoestima sus propios genitales, menos aún si no los han nombrado con detalle con muestras de confianza y de respeto, diría con “orgullo” como han podido hacer adolescentes y adultos del sexo masculino.

La falta de relación con esta zona genital de nuestro cuerpo crea un abismo, nos deja sin palabras, para poderla nombrar con tranquilidad y con aprecio desde el momento de nacer sin interrupciones hasta las conversaciones habituales de la infancia y la adolescencia con nuestras hijas. Ellas aprenden a través de nuestra actitud la existencia de un vacío innombrable en su cuerpo. Crece día a día el silencio.

Cuando llega la pubertad y los cambios se anuncian inevitables para la madre se hace más notoria la necesidad de comunicar con la niña especialmente para que ésta sienta que ante problemas puede sentirse acompañada. Llegada esta edad un diálogo muchas veces nunca iniciado será difícil de comenzar.

Los niños, en su mayoría sienten también este silencio en la comunicación con el padre y con la madre, o con la familia en sus diferentes composiciones, pero no sienten tan profundo el vacío de la falta de mirada y palabras que dan valor a sus genitales.

Si nos decidimos a acompañar las nuevas generaciones en el reconocimiento y aprecio de su genitalidad seguramente surgirán cambios en sus vivencias más íntimas y en la cultura ambiental que nos envuelve generando nuevas relaciones entre todas las personas. Hoy conociendo solamente nuestro contexto no podemos ni siquiera imaginar. Cada cambio por pequeño que sea crea condiciones para el siguiente y así nacen nuevas realidades.

Montserrat Catalán Morera                                                                                Dicembre 2016

Madres sin útero

hystersistersLas histerectomías obstétricas suelen recibir el calificativo de catástrofes: tener que extirpar el útero como única manera de salvar la vida de la madre en el parto o inmediatamente después es terrible. En algunos casos madre y bebé sobreviven, en otros además la madre se enfrenta a la pérdida del hijo o hija. Las causas suelen diversas: roturas uterinas (casi siempre en mujeres con antecedentes de una o más cesáreas anteriores), atonías uterinas (que el útero no se contraiga tras el parto, a veces debido a un abuso de la oxitocina sintética intraparto), hemorragias masivas por placentas acretas, etc.

El caso es que en mi práctica profesional he atenido a unas cuantas madres que han sufrido la pérdida del útero en el parto. En la mayoría de los casos se encuentran con una enorme falta de cuidados por parte del sistema sanitario cuando se enfrentan a un posparto terriblemente complicado en todos los planos.

A nivel físico la pérdida del útero a menudo se ha acompañado de una hemorragia importante, por lo que la anemia es habitual. Además, hay dificultad para imaginar como queda el vientre sin el útero, no es fácil visualizarlo. Las vísceras como la vejiga pueden quedar resentidos: son frecuentes las molestias urinarias y siempre hay que estar atentas a una posible infección. La cicatriz puede ser similar a la de la cesárea, pero lleva su tiempo aceptarla y cuidarla porque casi siempre es un recordatorio doloroso del trauma psíquico.

La lactancia puede ser tremendamente difícil (en algunos casos ni siquiera se da la opción, cuando la madre está recién operada se le suprime la lactancia) aunque muy sanadora. Es frecuente la hipogalactia, tal vez por el estrés, tal vez por la separación del bebé las primeras horas o días tras el parto, tal vez porque la falta de útero (y sus numerosos receptores de oxitocina) no sabemos aún como afecta al sistema oxitocinérgico.

A nivel psíquico el trauma es la norma, y no suele recibir atención por parte de los profesionales sanitarios. Estas madres casi siempre se han debatido entra la vida y la muerte y al despertar tienen que además asumir la pérdida del útero e iniciar el vínculo con el bebé tras una separación más o menos prolongada. No digamos ya si el bebé ha fallecido o tiene secuelas. Significa tener que hacer un duelo, aceptar que no volverán a ser madres, justo cuando acaban de terminar un embarazo. Hay que llorar la pérdida del útero y de la fertilidad. Algunas además tienen la frustración de no haber sido escuchadas cuando referían un cambio en el dolor en el parto, o de intuir que con otro tipo de atención tal vez la pérdida se hubiera podido evitar.

Son pospartos largos, complicados. Retomar la intimidad sexual puede ser tortuoso. Surgen muchas preguntas: ¿como ha quedado mi vagina?¿Qué hay al fondo ahora que no tengo útero? Las sensaciones físicas en la penetración muy diferentes.

Hay muy pocos espacios de ayuda específicos para estas madres, que a veces expresan dificultad para reconciliarse con su sexualidad o su feminidad tras la histerectomía. Uno en inglés es Hystersisters, aunque se centra sobre todo en mujeres que perdieron el útero tras un cáncer. Creo que es imprescindible y urgente que matronas,  fisioterapeutas, obstetras, enfermeras, etc.  se conciencien en la necesidad de ofrecer un plan de cuidados integral tras cada histerectomía desde el primer día.

Ayudar a reconciliarse con el cuerpo herido, trabajar la cicatriz y el suelo pélvico, sanar el trauma en la madre y probablemente en su pareja. Ayudar a reconocer que si quedan los ovarios seguirá habiendo ciclo hormonal y ovulación. Honrar la pérdida y favorecer que en vez de un síndrome de estrés postraumático pueda haber un crecimiento postraumático, ese es el objetivo.

 

Coño potens o la próstata de las mujeres

http://www.pnitas.es/

AUTORA DE ILUSTRACION: P.NITAS http://www.pnitas.es/

Sería tan sencillo decirles a todas las niñas y niños en el colegio que los cuerpos de ambos géneros tienen la capacidad de eyacular, que ambos tienen un órgano para hacerlo…Ahorraría muchos quebraderos de cabeza a muchas personas que llegan a sus primeras experiencias sexuales básicamente aterrorizadas por la falta de información. Sería estupendo sencillamente contar la verdad sobre el cuerpo humano a las personas que lo habitan.

Diana J. Torres.

Las mujeres tenemos próstata y muchas eyaculamos en el orgasmo: pequeños o grandes charcos. También espontáneamente, más frecuentemente a partir del séptimo mes de embarazo. La eyaculación NO es pis.

Diana J. Torres, que se define como punki, lleva años dedicada a investigar este asunto. Lo ha hecho con mucha rigurosidad y una mente científica privilegiada que ya quisieran muchos académicos y catedráticos. Ha plasmado sus conocimientos en un librito magistral, ameno y divulgativo, citando todas las fuentes: desde los textos médicos remontándose a Hipócrates o antropológicos hasta las mujeres mayores que acuden a sus talleres de eyaculación. Ha buscado, cuestionado, pensado, discurrido. Y todo eso sin subvención ni ayuda apenas, por amor al arte o más bien por amor al propio cuerpo. Lo ha hecho tan bien que yo creo que merece un premio importante, uno gordo, aunque evidentemente no esté en mis manos el dárselo. En cualquier caso su obra Coño Potens es imprescindible para todas y todos los que queremos conocer nuestros cuerpos de mujeres. MAGISTRAL y espero que lectura obligada en lo sucesivo en las carreras de ciencias de la salud como mínimo. No es justificable ya acabar medicina o enfermería sin saber que las mujeres tenemos próstata y eyaculamos, me parece a mi. Diana J. Torres además de publicarlo lo difunde gratuitamente en internet, al igual que las presentaciones de sus talleres.

Muchas preguntas se derivan de su apasionante lectura, algunas también las plantea ella. Desde el punto de vista médico dos me intrigan especialmente:

  1. ¿Qué pasa con el cáncer de próstata en las mujeres? ¿Cuántos canceres de cervix/útero /ovarios pueden ser en realidad cánceres de próstata no diagnosticados? Recientemente por ejemplo se está viendo la relación del PSA (antígeno de la próstata) con el síndrome de ovario poliquístico.
  2. ¿Qué pasa con la próstata de las mujeres en el embarazo? Diana recoge testimonios de mujeres que refieren eyaculaciones espontáneas sobre todo a partir del séptimo mes. ¿A cuantas se les diagnostica erróneamente de rotura de bolsa y se les dan fármacos peligrosos innecesariamente?

Si tienes experiencias o reflexiones al respecto, compartelas en los comentarios. ¡Sigamos promoviendo el autocoñocimiento!

Gracias Diana J. Torres. Mi agradecimiento también a mi querida amiga Ascensión Gómez por pasarme Coño Potens, y a P.Nitas, por la preciosa ilustración que acompaña esta entrada.

 

All male panel: todo tíos.

all male¿Cuántas veces has ido a unas jornadas, congreso, mesa redonda y todos (o casi todos) los ponentes eran tíos? Seguro que unas cuantas ¿no? Es lo que tiene este mundo tan patriarcal.

Por eso me parece estupenda esta iniciativa para visibilizar los “all male panels” , es decir los eventos académicos donde todos o casi todos los ponentes son hombres que me envia Angela Müller. Hay hasta una mesa sobre igualdad de género en el entorno laboral donde todos los ponentes eran tíos.

allmenMe recuerda a mi penúltima participación en un congreso (ajdunto imagen). La mesa se iba a llamar “Manejo de la mujer desde la psicosomática” y aclaré que sólo participaría en la misma si le cambiaban el título, que me parecía ofensivo, por “Atención a la mujer desde la psicosomática”, como finalmente se llamó.  Como mujer no quiero que nadie me maneje ni pretenda manejar a ninguna mujer.

THANKYOUPodeis buscar los allmalepanels no sólo en los eventos académicos, también en la prensa, en la política, o incluso en la primera clase de los aviones o trenes.

 

all men1

Mi experiencia con Nurture Project International

eko npiImagínate estar embarazada y tener que dejar tu casa en ruinas, huir de tu ciudad mientras siguen cayendo misiles, cruzar el Mediterráneo en un bote de plástico, llegar a Europa y encontrarte en un campamento de refugiados junto a una estación abandonada o que tu nueva casa sea una tienda de campaña en una gasolinera. Imagínate que te hacen una cesárea sin darte ninguna explicación en un hospital donde nadie habla tu idioma y dos días después te vuelven a dejar en la misma tienda de campaña. Imagínate criar ahí tu bebé recién nacido o de pocos meses, sin agua corriente, sin cocina, sin cambiador, sin comida apenas…

IMG_20160429_103724

Hay cientos o tal vez miles de mujeres en esa situación: embarazadas o puérperas, refugiadas. Muchas jovencísimas, mujeres de apenas quince o diecisiete años. Otras mayores, con cinco o seis hijos que también viajan con ellas, algunos de apenas un año o dos, y ellas nuevamente embarazadas.

Alimentar y cuidar al bebé en semejantes circunstancias es muy difícil. Nurture Project International es una pequeña ONG centrada en dar ese apoyo a las madres, para que puedan amamantar y alimentar a sus bebés de forma segura. He pasado una semana como voluntaria con ellas, en EKO STATION, una gasolinera en las afueras de Polikastro, a apenas 15 km de la frontera con Macedonia donde se calcula hay unos 3000 refugiados, mucho más de la mitad deben de ser menores de edad. Ha sido una experiencia muy intensa y un aprendizaje enorme.

Un equipo de ocho mujeres trabajando en el terreno: matronas, estudiantes de matrona, psicólogas, artistas, gestoras y logistas, traductoras, de Italia, EEUU, Finlandia, España, Reino Unido, Zimbawe, Canadá. Una maravilla de equipo.

baby hamamEn EKO Nurture Project tiene dos carpas o tiendas para las madres y bebés: una para la consulta de lactancia y nutrición, la otra para el “baby hammam” o baño de los bebés. En esta última se ofrece algo precioso: un baño para los menores de dos años. Las madres previa cita tienen así un lugar limpio, acogedor y cálido donde bañar y cambiar a sus hijos más pequeños. Ese espacio lo atienden ahora Zoe, una voluntaria catalana con una energía preciosa y a la que podéis seguir en su blog Heartinhands y Meg, una psicóloga infantil incansable.

zoeLa otra tienda es para la consulta de lactancia y alimentación infantil. Ahí he trabajado la mayor parte del tiempo, con el resto de voluntarias especialistas en lactancia, alimentación infantil o matronería. Llegaban madres constantemente. Se les ofrece apoyo, alimentación para ellas, asesoramiento con la lactancia. Algunas no han podido amamantar y se les ayuda a dar los biberones de forma segura. Se hace una primera consulta en todos los casos y luego un seguimiento muy cuidadoso. Cada madre tiene su cuaderno con todo anotado, y además los datos se suben a una aplicación llamada MAGPI que facilita mucho el seguimiento. Se hace seguimiento del peso y desarrollo de los bebés cuando es preciso. Se escucha, se consuela, se anima. Se hacen tests de embarazo. A las embarazadas se les cuida especialmente, se palpa y escucha al bebé, se ofrecen suplementos vitamínicos y fruta, alimentos, información. A las madres recién cesareadas intentamos ayudarles al máximo. Ofreciéndoles una siesta en la tienda, ocupándonos del bebé mientras ellas duermen, dándoles masajes.

De tienda en tienda

De tienda en tienda

Además de está intentando llegar a más madres, cada día se hace un recorrido por otros campamentos cercanos todavía menos atendidos. Se coordina con otras ONGs que también ofrecen atención o alimentos a niños pequeños, como Lighthouse Relief o Save the Children y el resto de ONGs en los campamentos.

Me ha parecido un trabajo precioso, muy cuidado y bien dirigido por Shelley en el terreno, por Brooke en la distancia. Una ayuda real: en semejantes circunstancias llegar  a esta tienda, que te acojan, te cuiden, te den alimento y cariño, que te dejen dormir una siesta o que te apoyen con la lactancia es clave.

IMG-20160428-WA0010Os animo a visitar la web, a hacer donativos, a ser voluntarias. Si sois matronas, asesoras de lactancia, doulas, masajistas, educadoras, o si queréis ayudar simplemente a madres y bebés en los campamentos os animo a uniros a NPI. La única condición es hablar inglés, y si además habláis algo de árabe o griego aún podreis ser más útiles. Si vais como voluntarias teneis que correr con todos vuestros gastos. Nos alojamos en un piso en Polikastro a 5 km del campamento, cuesta 10 euros la noche, se puede cocinar y descansar muy bien, algo importante en esas circunstancias. Hay posibilidad de alojarse en otros lugares de forma gratuita.También hay muchos voluntarios independientes en todos los campamentos que cada día deciden dónde echar una mano: nunca sobran.

En medio de tanto sufrimiento el trabajo de Nurture Project International es una fuente de esperanza. Thank you!

IMG-20160429-WA0019

Equipo NPI

http://nurtureprojectinternational.org/

Miles de Bertas Cáceres

Berta Caceres en el Rio Gualcarque

Por Berta Cáceres. Por su lucha. Por el río Gualcarque y por todos los ríos. Por las guardianas de los ríos. Por la vida. Por su madre partera, por sus hijos, por sus hermanos y su gente amada, por sus compañeros y compañeras. DESPERTEMOS, YA NO HAY TIEMPO.

Como dijo su hermano horas después de su muerte: ¡”Miles de Berta Cáceres más se van a levantar!“. Se van a levantar para seguir exigiendo que se respeten y se protejan los derechos humanos. Para que, como dijo su hija Berta Isabel ayer mismo, “no se sigan financiando estos proyectos de muerte, de los que el asesinato de mi madre es uno más…”.

Discurso de Berta Cáceres en la entrega del Premio Goldman 2015:

En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz. De los ríos somos custodios ancestrales, el pueblo Lenca, resguardados además por los espíritus de las niñas que nos enseñan que dar la vida de múltiples formas por la defensa de los ríos es dar la vida para el bien de la humanidad y de este planeta.

El COPINH, caminando con otros pueblos por su emancipación, ratifica el compromiso de seguir defendiendo el agua, los ríos y nuestros bienes comunes y de la naturaleza, así como nuestros derechos como pueblos.

¡Despertemos¡ ¡Despertemos Humanidad¡ Ya no hay tiempo.

Nuestras conciencias serán sacudidas por el hecho de solo estar contemplando la autodestrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal.
El Río Gualcarque nos ha llamado, así como los demás que están seriamente amenazados. Debemos acudir.

La Madre Tierra militarizada, cercada, envenenada, donde se violan sistemáticamente los derechos elementales, nos exige actuar.
Construyamos entonces sociedades capaces de coexistir de manera justa, digna y por la vida.

Juntémonos y sigamos con esperanza defendiendo y cuidando la sangre de la tierra y los espíritus.
Dedico este premio a todas las rebeldías, a mi madre, al Pueblo Lenca, a Río Blanco y a las y los mártires por la defensa de los bienes naturales.

Paz, vida, justicia.

 

Aprendiendo de las doulas

redperinatal

Encuentro final de alumnas diciembre 2015

Acompañamiento sin juicio, apoyo emocional, escucha, ayuda práctica en la maternidad, incluso desde antes de la concepción. En momentos que con frecuencia son de crisis vital, de mucha soledad, de batacazo, de ambivalencia o de tristeza. Eso es lo que ofrecen y hacen las doulas.

Hace años que conozco muchas doulas estupendas y algunas son muy buenas amigas mías, igual que tengo muchas amigas matronas maravillosas. Pero desde que en enero comencé a impartir la formación en salud mental perinatal abierta a cualquier persona interesada me he convencido aún más si cabe de la importancia y necesidad de la presencia de las doulas en este país, especialmente para el acompañamiento emocional en embarazo, parto y puerperio y en el duelo. A lo largo de este año y en esta formación en la que han participado matronas, enfermeras, médicas, psicólogas, educadoras, periodistas, trabajadoras sociales etc. y muchas doulas hemos profundizado en la psicología y psicopatología perinatal. Las aportaciones y reflexiones de las doulas participantes han sido un lujo, la verdad. ¡Gracias!

Hay ya bastantes estudios y datos que demuestran y avalan que en las dificultades emocionales que muchas mujeres encuentran en la perinatalidad el apoyo de una doula puede ser crucial por ejemplo para prevenir un trastorno mental perinatal. O puede facilitar enormemente que la mujer acuda al recurso sanitario adecuado. O hacer que se necesiten menos intervenciones en el parto.

En algunas escuelas de matronas norteamericanas ya se están planteando el contar con doulas voluntarias en la formación de matronas, como cuentan en este estudio. En el sistema sanitario público británico un estudio muy reciente ha demostrado que con el apoyo de doulas voluntarias mejoran sobre todo las tasas de lactancia y el estado psicológico y emocional de las madres. (El programa completo está en un libro que se puede descargar gratuitamente)
Por eso cuando veo que en nuestro entorno algunas matronas siguen recopilando firmas contra las doulas siento tristeza y algo de vergüenza ajena. Ojalá esas matronas tuvieran la oportunidad de trabajar con algunas de las doulas que yo conozco y admiro, creo que cambiarían su parecer. Hay tanto trabajo por hacer, las mujeres y los bebés están tan necesitados de cuidados de calidad, especialmente las que se encuentran más solas o en situación de vulnerabilidad o riesgo.

Yo voy a seguir aprendiendo de y con las matronas, pero también de y con las doulas, al igual que de las psicólogas o cualquier otra profesional de la perinatalidad. Creo que todas tenemos muchísimo que contarnos y enseñarnos, y que la atención ideal pasa por los equipos multidisciplinares, donde la salud mental no quede ignorada. Y estaría bien que los y las que tanto critican a las doulas se leyeran los estudios científicos primero.

Women in Black: porque nos queremos vivas.

wib.1.Nos vestimos de riguroso luto. Nos encontramos con otras mujeres de negro en la calle. Nos damos la mano, nos tumbamos en el suelo, cerramos los ojos. Dos de nosotras van dibujando nuestras siluetas con tiza en el suelo. La gente que pasa se detiene y pregunta: ¿porqué haceis esto?¿Porqué sois todas mujeres?

Con los ojos cerrados pienso en todas ellas, en el miedo, en los llantos, en su muerte violenta y en el vacio que han dejado. En sus hijos, en sus hijas, en sus madres y padres, en sus hermanas. En la de veces que pensaron en dejar a su pareja y en la culpa que tal vez sintieron. En el MIEDO con mayúsculas.

La gente va y viene mientras yo estoy tumbada de negro en medio de la calle. La dureza del asfalto ayuda a pensar en su muerte. Los ojos cerrados traen un silencio, ya no escucho lo que dice la gente.

Por Beatriz, Anka, Olga, Otilia, Antonia, Encarna, Gema, Isabel…en la lista de mujeres asesinadas en España en lo que va de año: 63, 34 sólo en verano segun feminicidio.net. Porque nos queremos vivas.

arenal3Gracias a May Serrano y María Seco por esta iniciativa Women in Black que nos permite hacer algo simbólico y profundo para visibilizar a las víctimas de violencia de género. Así podemos protestar y denunciar juntas. Expresar, llorar.

El 2 de septiembre nos juntamos en 15 ciudades, habra más, muchas más. Únete a nosotras.

Para saber más:

Women in Black, convocatoria nacional 2 de septiembre.

Performance contra los asesinatos machistas.

wib

Estamos en ALERTA machista.
Women In Black a través de la acción visibiliza a todas estas mujeres asesinadas. El asesinato a mujeres es terrorismo.

Como explorar tu cérvix, de Gloria Lemay.

Gloria Lemay, matrona canadiense (de Vancouver) a la que sigo y admiro desde hace años, y de la que he traducido varios textos, me ha autorizado para traducir este escrito suyo (Checking your own cervix) que me parece imprescindible para todas las mujeres, y muy especialmente para las embarazadas.

“Es hora de que las mujeres recuperen la propiedad de sus cuerpos” dice Gloria Lemay.
¡Muchísimas gracias Gloria!

COMO EXPLORAR TU CÉRVIXtoilet

¡No es tan difícil!

Creo que es bueno y que además empodera el que cada mujer sepa explorar su cérvix o cuello uterino durante la dilatación. No es ciencia aeronáutica: no necesitas ser médico ni tener años de formación para saber hacerlo. Tu vagina se parece bastante a tu nariz: si otras personas meten sus dedos o instrumentos por ahí te pueden hacer daño, pero si lo haces tú misma como tienes más sensibilidad no te causaras ningún daño. Lávate bien las manos y asegúrate de tener las uñas bien cortadas y redondeadas.
Si estás muy embarazada lo mejor será que lo hagas en el baño, con un pie en el suelo y otro encima de la taza (si esto también te resulta muy difícil pon un pie en la bañera o en un taburete con la rodilla doblada).
Metete dos dedos en la vagina y llévalos hacia atrás, hacia el culo. El cérvix de las embarazadas se nota igual que tus labios cuando los pones juntos para dar un beso. En las mujeres que no están embarazadas se parece más al final de tu nariz. Cuando se está dilatando, te entra un dedo fácilmente por el medio (igual que puedes meterte fácilmente un dedo en la boca si tienes los labios juntos para besar). Conforme avanza la dilatación la parte interior de ese hueco se va pareciendo a una goma elástica dura, y cuando ya estás dilatada de 5 cm (como cinco dedos de ancho) es un circulo perfecto de goma como esas arandelas de goma que tienen los botes para las conservas caseras, e igual de grueso. junta tarros
Lo que está en el centro de esa apertura son las membranas (la bolsa amniótica) que cubren la cabeza del bebé y se notan como un globo de látex relleno de agua. Si empujas un poco sobre esa bolsa sentirás la cabeza de tu bebé dura como una pelota rígida (como las de béisbol). Si ya has roto bolsa tocarás directamente la cabeza de tu bebé.

Una parturienta que exploró su propio cérvix durante el parto lo describió así: “Podía sentir la bolsa de aguas saliendo y más tarde tocar la cabeza una vez que rompí aguas. ¿Cómo lo hice? Simplemente metí los dedos hasta el fondo y palpé. Es un poco incómodo o difícil de alcanzar pero si estás acostumbrada a palpar tu cérvix habitualmente, como tu nariz por dentro, es más corto y elástico. Lo noté primero con 2 cm, luego con 6 cm que es cuando puede empezar a tocar la bolsa, y luego cuando ya era el momento de que saliera el bebé. Cuando las contracciones se hicieron muy intensas empujé un poco y la bolsa se rompió. Mi bebé salió enseguida”

Traducción: Ibone Olza

Otros textos de Gloria Lemay:

Las pelvis que conocí y amé.

Como parir sin desgarrarse.

El Parto Es Nuestro: impacto y contribución de nuestro activismo

epenluz“…esta asociación civil ha tenido un impacto absolutamente crucial en la reforma del sistema de salud obstétrica durante los últimos diez años en España.”

¿Está mal que lo digamos nosotras? La verdad es que es difícil resumir o plasmar todo lo que los doce años de activismo “epenero” (de EPEN; acrónimo de El Parto Es Nuestro) ha logrado en este país. Imposible, igual que es inabarcable la lista de personas de todo tipo que han contribuido, la infinidad de madres, padres, matronas, pediatras, enfermeras, obstetras, doulas, consultoras de lactancia…Y tambien profesionales de otros ámbitos aparentemente poco o nada relacionados con el parto: cineastas, arquitectas, electricistas, filósofas…

El caso es que lo hemos intentado, y hemos publicado un artículo que resume el impacto de nuestro activismo, no sólo en la atención al parto sino en la democracia deliberativa. Para ello Stella Villarmea, Profesora de Filosofía de la Universidad de Alcalá, analiza el impacto de EPEN en el debate, utilizando la teoría de las controversias de Dascal para profundizar en como ha evolucionado el mismo.

La principal contribución de la asociación El Parto es Nuestro consiste en haber conseguido que un tema, el de la atención al parto, que inicialmente se abordaba como una mera discusión, pase a ser tratado posteriormente como una disputa y, finalmente, ser considerado como una controversia.

El artículo lo hemos publicado en un monográfico de la revista Dilemata dedicado a la maternidad,  se puede leer completo y descargar gratuitamente en el siguiente enlace:

El parto es nuestro: el impacto de una asociación de usuarias en la reforma del sistema obstétrico de España.

Cuando los sujetos se embarazan: filosofía y maternidad. Revista Dilemata 18, 2015.