pediatria

Cuidando la salud mental de las madres

jornada-smptmEl próximo 3 de diciembre celebraremos la primera Jornada de Actualización en Salud Menta Perinatal Terra Mater. El día antes pondremos cierre a la segunda edición de la formación anual en salud mental perinatal que iniciamos en 2015. En enero empezará la tercera edición (reserva de plazas aquí) con algunas novedades importantes.

El espacio creado con la formación está siendo un lujo: muchas profesionales de perfiles muy diferentes (apostamos siempre por la multidisciplinaridad) trabajando y reflexionando sobre la psicología perinatal, la psicopatología y las estrategias de prevención y tratamiento, a la vez que realizan una potente introspección personal, individual y grupal.

Estos dos últimos años la formación está siendo mi principal actividad laboral, mi apuesta por mejorar la atención a las madres, los bebés y las familias en torno al nacimiento. Con Isabel Fernández del Castillo vamos construyendo y aprendiendo y apostando por el formato online, que permite que tengamos muchas alumnas de toda latinoamérica y otros lugares del mundo y nos evita viajes y desplazamientos de alto gasto energético (personal y ambiental).

Os dejo el programa de la jornada. Me emociona porque muchas de las ponentes son alumnas de la primera y segunda edición que están desarrollando programas que seguro son semillas para seguir mejorando y evitando el sufrimiento de las madres. Os animo a venir a la jornada o hacerla online, si os interesa la psicología perinatal vais a disfrutar seguro.

PROGRAMA  3 de diciembre 2016. Presencial y online

8.30                 ENTREGA DE DOCUMENTACION

9h.                   Presentación Jornada. Isabel Fernández del Castillo. Directora Terra Mater.

9.15 -9.45h.    La experiencia psicológica del parto fisiológico:  una revisión sistemática de estudios cualitativos. Implicaciones para la práctica asistencial y la salud mental materna e infantil. Dra. Ibone Olza. Psiquiatra perinatal. Profesora Asociada Universidad de Alcalá. Directora del Programa Formación Salud Mental Perinatal Terra Mater.

10-11.30h.       Mesa redonda Atención a la psicopatología en la etapa perinatal.

Modera: Alfonso Gil Sánchez. Ginecólogo y psiquiatra perinatal. Centro de Salud Mental de Molina del Segura, Murcia. Vocal Internacional de la Sociedad Marcé española (MARES).

* Diagnóstico diferencial de los trastornos psiquiátricos en el posparto
Aurora Doll Psiquiatra CSM Vallecas.

* Abordaje de la pérdida perinatal. Un enfoque desde la Investigación Acción Participativa. Sonia Pastor Montero. Doctora por la Universidad de Alicante. Enfermera especialista en Pediatría. Hospital de Montilla (Córdoba).
* Abordaje psicoterapéutico de la depresión posparto Gabriella Bianco. Psicóloga perinatal y Psicoterapeuta. Socia fundadora de la Asociación Española de Psicología Perinatal (AEPP)

* Atención comunitaria al trastorno mental perinatal. Alfonso Gil Sánchez. Ginecólogo y psiquiatra perinatal. Centro de Salud Mental de Molina del Segura, Murcia. Vocal Internacional de la Sociedad Marcé española (MARES).

11.30-12h      Pausa café

12h.13.30      Mesa: Atención a las familias en la etapa perinatal.

Modera: Ana González Uriarte. Psiquiatra y Psicóloga. Unidad Salud Mental Infantojuvenil. CS Pirineos. Huesca.
* Los cuidados de la salud mental perinatal por las matronas. María Sanz Argüello. Matrona. Hospital Infanta Leonor. Madrid.
Acompañamiento Emocional y psicoterapéutico a las familias con bebes hospitalizados: Projecte Germans.  Maria Emilia Dip Perez, Psicóloga. Hospital Vall d’ Hebron, Barcelona.
La reubicación del hombre. Javier de Domingo. Fundador del movimiento Siloshombreshablasen.  Gestor de Círculos de hombres, psicólogo perinatal. Madrid.
El papel del acompañamiento de la doula en el bienestar de las madres
Concha Villarroya. Doula. Valencia

13.30-14.15 h Violencia de género en el embarazo. Casilda Velasco Juez. Matrona. Doctora por la Universidad de Granada.

14.00-16h.      Pausa comida

16-18 h:          Trabajando por y para la salud mental perinatal: Comunicaciones libres.

  • “Día Mundial Salud Mental Materna “. Isabel Echevarría López, Psicóloga perinatal.
  • “Consecuencias neurobiológicas del estrés durante el embarazo: estudio longitudinal multi céntrico basado en la diada madre-hijo “.  Flors Cirera, psicóloga. Facultad de Biología, Universidad de Barcelona.
  • “Piel con piel tras cesárea “.  Isabel Tostado, matrona. Hospital Infanta Leonor
  • “Atención psicológica en una unidad de neonatología.  experiencia en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid “. Isabel Cuellar, psicóloga clínica.
  • “Mujeres contando sus lactancias: conociendo sus dificultades y obstáculos”. Dolores Pérez, matrona. Universidad Autónoma de Madrid.
  • “Musicoterapia en el embarazo: un abordaje desde la prevención “.  Berta Pérez.  Terapeuta Gestalt. Máster en Musicoterapia.
  • “Cuando las cosas no van como esperamos: muerte y duelo perinatal en las clases de preparación al parto “. Manuela Contreras, matrona, Master en investigación en cuidados de la salud.
  • “Red ‘El hueco de mi vientre’. Lo que esta experiencia ha aportado a un grupo de matronas de Cantabria “. Pilar Gómez-Ulla, psicóloga y terapeuta familiar.
  • “Moxibustión en presentaciones no cefálicas “. Miriam Morlans, matrona. Hospital Infanta Leonor.
  • “Parto planificado en casa: estado de la cuestión “. Máximo Peña, psicólogo.

 

18-18.45h.      Conferencia Clausura: Facilitando la interacción madre bebé: el Programa de Observación Guiada. Cecilia Pérez Mínguez, Doctora en Psicología. Madrid.

Mas información aquí.

 

 

La UCI neonatal ideal

Foto: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

Foto: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

“En la UCIn ideal, el apoyo psicosocial a padres y staff serán
objetivos igual de importantes que la salud y el desarrollo de los bebés ”

Hynan MT & Hall SL. “Introduction: Psychosocial Program Standards for NICU Parents.” J Perinatol Supplement Dec. 2015.

Me ha encantado encontrar esta frase recién publicada en un monográfico del Journal of Perinatology dedicado al apoyo psicológico no sólo de los bebés ingresados y sus familias, sino también de los profesionales que trabajan en las UCIs de neonatología. Es la primera vez que veo reconocido con tanta claridad algo que muchos llevamos tiempo intuyendo y deseando. Que la salud de los profesionales sea tan importante como la salud de sus pacientes es algo tan necesario, que no hacerlo probablemente incida negativamente, no sólo en la salud del staff sino también en la calidad de los cuidados médicos y de enfermería. El monográfico de acceso abierto incluye varios artículos muy interesantes:
– Como integrar a las madres y padres para unos cuidados centrados en el desarrollo. Van mucho más allá de facilitar el contacto piel con piel o que los progenitores sean los principales cuidadores, sugieren que los padres y madres participen en los pases médicos y de enfermería, tengan acceso completo a toda la historia clínica de su hijo en todo momento, que se deje de pensar en los padres como “visitas” al bebé y se les ponga en el centro, que se les eduque en la importancia de su rol fundamental e intransferible como cuidadores de sus bebés, etc.
Como crear grupos de apoyo para madres y padres durante el ingreso. Para ello proponen que se ofrezca a cada familia el apoyo de una madre o padre veterano (que ya pasó por ahí hace tiempo) que ayude a los padres desde los tres primeros días del ingreso. Algo que desde algunas asociaciones como APREM se viene intentando en nuestro entorno. Además señalan la importancia d elos grupos de apoyo al duelo si el bebé fallece.
– Como realizar cuidados paliativos en la UCIn, aquí también inciden en la importancia de preparar esos duelos si es posible ya desde el embarazo cuando se confirma una enfermedad o malformación de mal pronóstico. Incluso hablan de como preparar a la familia para una muerte del bebé en casa si ese es el deseo de los padres.
– El imprescindible papel de los profesionales de salud mental en la UCIn. Psicólogos, trabajadores sociales, psiquiatras infantiles…y cómo estos profesionales de la salud mental también tiene que ocuparse de la salud mental del staff, en ocasiones sobrepasados por la dureza de las situaciones límite que acontecen en la UCIn. Interesante también conocer la asociación americana de psicólogos que trabajan en UCIs neonatales o de trabajadores sociales perinatales.

Todo esto me recuerda el trabajo que pusimos en marcha en la UCI neonatal del Hospital de Puerta de Hierro y que intentaba abarcar casi todos estos aspectos. Cada vez hay más profesionales de la salud mental formándose y deseando poder trabajar en el área perinatal, creo que ha llegado el momento de que las UCIs neonatales les abran las puertas. En algunos lugares ya lo están logrando. Pequeños grandes pasitos hacia la humanización de los cuidados intensiso (HU-CI).

Breastsleeping o tetadormir (según McKenna)

Lauri Blank

Lauri Blank

There is not such thing as infant sleep,

there is not such thing as breastfeeding,

there is only breastsleeping.

James McKenna y Lee Gettler

No hay sueño del lactante, no hay lactancia, lo que hay es “tetadormir”, sostienen McKenna y Gettler con esa facilidad que tienen los anglosajones para acuñar nuevos términos. Según ellos breastsleeping es el resultado de entre 4 y 6 millones de años de evolución y se refiere a la diada madre y bebé durmiendo sobre la misma superficie, pegados, con lactancia a demanda, y sin chupetes ni biberones ni cunas.
Eso viene a ser lo que ha previsto y perfeccionado la naturaleza, lo que esperan los recién nacidos, y donde se desarrollan de forma óptima. Sugerir a las madres que amamantan a demanda que no colechen (que no compartan cama con el bebé) es entorpecer la lactancia. Investigar o hablar sobre el sueño de los bebés sin tener en cuenta cual es la normal biológica no tiene sentido, menos aún recomendar barbaridades como no atender el llanto.
McKenna y Gettler se inspiran en otro trabajo recientemente publicado que analiza como es la impronta en la especie humana (Imprinting, latchment and displacement: a mini review of early instinctual behaviour in newborn infants influencing breastfeeding success). Los autores de ese estudio insisten en que hay un período crítico sensitivo nada más nacer en el que el bebé se apega al pezón, y ahí acontece todo un proceso desde las células nerviosas de la mucosa del paladar hasta el bulbo olfatorio del bebé que va a mediar el apego con la madre. Si en vez de pezón el recién nacido encuentra un chupete o nada es bastante probable que termine chupando su propio dedo, que se convertirá en un objeto transicional o sustituto materno. Las consecuencias de esta sustitución no se ven a primera vista, pero a largo plazo pudiera tener que ver con cosas como sentirse perdido en lo sentimental o confundido en la edad adulta, claro que es enormemente difícil investigar todo esto y demostrar la asociación.
En realidad la enorme tarea pendiente es reescribir la teoría del apego y por tanto del desarrollo psicológico, social y afectivo de la especie humana a la luz de la neurobiología. ¿Cómo? Tomando como norma en los estudios a niños y niñas criados de manera fisiológica, nacidos en partos no intervenidos, no separados al nacer, amamantados a demanda de forma prolongada, criados con cercanía y presencia continua de sus progenitores durante los tres primeros años de vida. Estudiando como es el desarrollo en esas circunstancias, y luego comparando con la legión de niños y niñas criados en circunstancias poco o nada fisiológicas: sin parto, sin teta, sin colecho, sin respuesta al llanto, sin presencia continua en los primeros años de una o dos figuras de apego centrales (por no decir madre y padre), etc. Todo ello se tendrá que hacer algún día con el apoyo de la neuroimagen, la epigenética, la metabolómica y las nuevas herramientas que vaya desarrollando la ciencia, pero sin olvidar la base: la observación cuidadosa y respetuosa de los niños y niñas en su entorno más cercano.


Hermanos en la UCI neonatal: Projecte Germans

Fotos: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

“Entrar en la NASA”: así se sentían muchos padres y madres cuando entraban en la UCI neonatal a ver a sus hijos recién nacidos, prematuros o gravemente enfermos. Yo les entendía, aunque llevaba años trabajando allí nunca terminé de acostumbrarme a las máquinas, los monitores, los pitidos etc., que rodeaban a aquellos pequeños tan frágiles.

pg2

Fotos: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

pg3

Fotos: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

Trabajé cinco años en la UCI neonatal con unos profesionales maravillosos, siempre pensábamos en como acompañar mejor a las familias, en como facilitar que vinieran y pasaran el mayor tiempo posible con sus hijos e hijas recién nacidos, en cómo cuidarles.  Recuerdo a los hermanos-as, a veces pasando también horas allí, a pie de incubadora o en la sala de padres, pintando, jugando con las enfermeras y auxiliares, hablando con los bebés. Madres (y padres) que a menudo estaban divididas, que no tenían con quien dejar a los hijos mayores (que también solían ser muy pequeños) para venir a estar con el recién nacido y que los traían con ellas casi casi pidiendo perdón, como si no fuera lo más lógico del mundo que esos niños también estuvieran allí. Claro, cuando se diseñan las UCIs neonatales no se suele tener presente que cada bebé viene y es parte de una familia que también va a tener que pasar mucho tiempo acompañando al que está ingresado.

pg5

Fotos: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

Ahora he conocido este proyecto que se desarrolla en Vall d´Hebron y me ha impresionado. La psicóloga María Emilia Dip, junto con la enfermera Estrella Gargallo y el equipo de neonatolología que dirige el doctor Josep Perapoch han creado el Projecte Germans  para los hermanos y hermanas de los bebés ingresados en neonatología.

pg6

Fotos: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel http://www.ditspetits.org

Según sus datos más de la mitad de los bebés allí ingresados tienen hermanos entre 2 y 16 años. El pionero Projecte Germans intenta minimizar el estrés de las familias ofreciendo unos talleres para los hermanos donde pueden jugar con el material de la UCIn. Jugar a cuidar, con las incubadoras, los tubos, los fonendos y los muñecos. Juego simbólico como medio para elaborar una situación traumática. Luego visitan a sus hermanos ingresados, seguro que entonces es mucho más sencillo comprender y aceptar la situación.

Las imágenes que me ha facilitado María Emilia Dip, psicóloga formada en NIDCAP hablan por si solas. Esperanzador y precioso proyecto, ¡ojalá se vea pronto replicado en otros centros! Y sobre todo, ojalá se comprenda ya que es urgente que en las unidades de neonatología haya profesionales de la salud mental (psicólogos, psiquiatras, enfermeras especializadas, trabajadoras sociales etc) que atiendan a las familias y a los bebés en esas estancias tan difíciles.

Para saber más sobre el proyecto pódeis dirigiros a Maria Emilia Dip (memiliadip@gmail.com) o a Estrella Gargallo (egargall@vhebron.net)

Fotos: Mireia Navarro y Victoria Peñafiel

http://www.ditspetits.org

Prevenir infanticidios

Una vez más un infanticidio salta a las portadas de prensa y titulares. Esta vez al menos hemos escuchado a psiquiatras como la doctora Lola Morón decirlo bien claro:

Zaida no mató a su bebé. Su enfermedad mató a su bebé. No quería hacer daño a nadie, todo lo contrario. Tenía la convicción —esta vez sí: loca, alienada, delirante— de que estaba “poseída por el demonio”, de que para “salvar al mundo”… Aquí hay dos posibilidades: o bien debía sacrificar lo que más quería, su hijo, o bien debía eliminar del mundo al fruto del vientre del demonio, su hijo. Lo peor para Zaida es que esta enfermedad tiene un tratamiento y que cuando desaparezca el delirio será consciente de lo que ha hecho, como somos conscientes todos ahora de lo irracional de sus actos.

Ya lo comenté en otra entrada de este blog dedicada al infanticidio: en nuestro país no existen unidades de hospitalización psiquiátrica madre bebé, a diferencia de otros países europeos, ni planes específicos de atención a la salud mental perinatal. Por eso creo que es urgente hacer todo lo que esté en nuestras manos (las de todas nosotras y nosotros) para prevenir los infanticidios.

En concreto, para prevenir, detectar y tratar a tiempo las psicosis puerperales es importante:the-rainbow-mother--baby-unit-1285950289-view-0

  • Acompañar y ayudar a las madres en todo el posparto. La soledad en el puerperio puede ser mortal. No está en nuestra naturaleza criar solas, ni siquiera pasar un día entero con un bebé de pocas semanas. Estamos preparadas para criar en familia, en tribu o en comunidad, como lo queramos llamar. La misma mujer que puede pasar un posparto feliz si tiene cerca a su madre, abuelas, amigas, hermanas, o vecinas además del padre, abuelos, tíos etc…puede pasar una depresión infernal si se encuentra todo el día sola con su bebé en una gran ciudad lejos de su lugar de origen y sin red social más allá del padre del bebé, por ejemplo. Si una madre ya tiene síntomas de depresión o malestar en posparto es especialmente importante que pase el día acompañada de seres queridos que compartan los cuidados del bebé y que le cuiden a ella también.
  • El sueño: de máxima importancia, especialmente en los días que siguen al parto. Es una barbaridad y una irresponsabilidad despertar a una madre en la planta de maternidad porque toca ponerle el termómetro o le tiene que ver el médico: aunque sean las doce del mediodía tal vez sea la primera vez que duerme en 72 horas desde que se puso de parto. El insomnio es uno de los primeros síntomas de alarma de los trastornos psiquiátricos del posparto: una verdadera urgencia que hay que tratar permitiendo que la madre duerma mientras alguien se ocupa de su bebé o incluso con medicación , algo perfectamente compatible con la lactancia por otra parte.
  • La escucha y la comprensión a las madres, validando sus complejos sentimientos, dejando de idealizar el puerperio o de infantilizar a las mujeres. La ambivalencia en el puerperio es lo normal: puedes estar feliz y a la vez tener ganas de salir corriendo cuando tu bebé llora o preguntarte en que hora se te ocurrió ser madre. Los grupos de madres son un espacio necesario  y no deberían limitarse sólo a las madres lactantes. Urge crear espacios de apoyo en puerperio en la comunidad y urge también que los profesionales sanitarios estén formados para escuchar a las madres y detectar cuando el sufrimiento es señal de una enfermedad.
  • Rechazar el estigma asociado a la enfermedad mental. Todavia hay pocas mujeres que en nuestro entorno hayan hablado públicamente de su experiencia con la depresión o la psicosis posparto. Una pena: eso dificulta que muchas madres se atrevan a pedir ayuda. Si algo he aprendido en toda mi vida de psiquiatra es que la enfermedad mental nos puede tocar a cualquiera, cualquier día.
  • La prevención es especialmente importante en los casos de mujeres que ya tienen un diagnóstico de trastorno bipolar antes del embarazo o que tienen antecedentes familiares cercanos. En esos casos es especialmente necesaria la atención en unidades especializadas en psiquiatría perinatal, la profilaxis previniendo el insomnio, el apoyo a la lactancia materna de un modo real (se sabe ahora que la prolactina es estabilizadora) y el que haya un plan familiar pensado para pedir ayuda inmediatamente si la madre o su entorno notan cualquier síntoma incipiente. En muchos casos es además importante o crucial mantener el tratamiento psiquiátrico durante el embarazo y nunca suspenderlo tras el parto.
  • Cuando una madre presente insomnio grave o conducta bizarra o extraña o mutismo en las semanas que siguen al parto, es muy importante no dejarla sola con el bebé en ningún momento y acompañarle a la urgencia psiquiátrica mas cercana lo antes posible.
  • Si es preciso el ingreso de la madre, minimizar la separación del bebé. Ya que no tenemos unidades madre bebé aún, podemos empezar humanizando y flexibilizando las unidades de hospitalización psiquiátrica de agudos de nuestro país. He conocido algunos casos en los que el personal sensibilizado ha permitido que madres con psicosis puerperales pudieran ver a su bebé a diario durante el ingreso en psiquiatría e incluso que pudieran mantener la lactancia, algo de gran ayuda para minimizar el daño que la psicosis hace a la relación vincular.
  • La atención en casos de trastorno psiquiatrico puerperal debe incluir también al bebé, al padre o pareja si lo hay, y a la familia cercana.
  • Por supuesto, erradicar la violencia obstétrica y promover el respeto a la fisiología del embarazo y parto. Lograr que la atención al embarazo no esté basada en fomentar el miedo al cuerpo, sino todo lo contrario, en favorecer la vivencia saludable de todo el proceso y el empoderamiento de las mujeres. La erradicación de la violencia obstétrica sin duda hará que muchas mujeres salgan menos traumatizadas de sus partos y con menos riesgo de tener descompensaciones puerperales graves.
  • Facilitar la atención en la red de salud mental a las madres con bebés. Facilitar y permitir la atención en las consultas de los centros de salud mental con bebé incluido. Formar a pediatras, enfermeras de pediatría, matronas y médicos de familia en el screening de los trastornos mentales perinatales además de en el apoyo al puerperio y a la lactancia.

En cuanto a los infanticidios que no se producen en el contexto de una psicosis puerperal, creo que algunas prácticas también los pueden prevenir:

  • Las llamadas “cunas para abadonar bebés” que en otros países europeos han demostrado ser útiles para disminuir las tasas de bebés abandonados en contenedores y similares. Permiten dejar a un bebé de forma totalmente anónima, sabiendo que será cuidado y que nadie perseguirá a la madre por ello.
  • La erradicación de la violencia de género, ya que muchos de estas muertes de bebés se producen en hogares donde la violencia de género es continua y gravísima

Por último señalar que en nuestro país que yo sepa no hay una asociación de usuarias o madres afectadas de trastornos mentales perinatales, y creo que eso sería una buena manera de promover los cambios sociales y asistenciales que necesitamos en este area. Termino con este enlace a una asociación de apoyo irlandesa , Nurture, que está logrando ayudar a muchas madres y familias en ese país.

 

El Parto Es Nuestro: impacto y contribución de nuestro activismo

epenluz“…esta asociación civil ha tenido un impacto absolutamente crucial en la reforma del sistema de salud obstétrica durante los últimos diez años en España.”

¿Está mal que lo digamos nosotras? La verdad es que es difícil resumir o plasmar todo lo que los doce años de activismo “epenero” (de EPEN; acrónimo de El Parto Es Nuestro) ha logrado en este país. Imposible, igual que es inabarcable la lista de personas de todo tipo que han contribuido, la infinidad de madres, padres, matronas, pediatras, enfermeras, obstetras, doulas, consultoras de lactancia…Y tambien profesionales de otros ámbitos aparentemente poco o nada relacionados con el parto: cineastas, arquitectas, electricistas, filósofas…

El caso es que lo hemos intentado, y hemos publicado un artículo que resume el impacto de nuestro activismo, no sólo en la atención al parto sino en la democracia deliberativa. Para ello Stella Villarmea, Profesora de Filosofía de la Universidad de Alcalá, analiza el impacto de EPEN en el debate, utilizando la teoría de las controversias de Dascal para profundizar en como ha evolucionado el mismo.

La principal contribución de la asociación El Parto es Nuestro consiste en haber conseguido que un tema, el de la atención al parto, que inicialmente se abordaba como una mera discusión, pase a ser tratado posteriormente como una disputa y, finalmente, ser considerado como una controversia.

El artículo lo hemos publicado en un monográfico de la revista Dilemata dedicado a la maternidad,  se puede leer completo y descargar gratuitamente en el siguiente enlace:

El parto es nuestro: el impacto de una asociación de usuarias en la reforma del sistema obstétrico de España.

Cuando los sujetos se embarazan: filosofía y maternidad. Revista Dilemata 18, 2015.

Ecopsicología perinatal

1000005-1Cuando el pasado diciembre lanzamos la formación en Salud Mental Perinatal Terra Mater no imaginamos la acogida tan estupenda que tendría la iniciativa. Desde enero venimos proponiendo un seminario mensual, revisando la psicología perinatal desde una perspectiva ecopsicológica.

¿Qué significa, lo de ecopsicológica? La ecopsicología trata de comprender la relación de los seres humanos con la naturaleza, partiendo de que todas las personas necesitamos tener una relación sana con un entorno natural saludable.  La salud humana, tanto la física como la emocional y la espiritual, es dependiente de la salud del planeta y de todos los ecosistemas que lo habitan.

TERRAMATEREl dolor y la pena que sienten muchas personas cuando se destruyen por ejemplo los espacios naturales donde jugaron en su infancia, o se tira el arbol que siempre estuvo delante de su casa, son sentimientos profundos que han sido poco escuchados en la psicología tradicional y que tienen que ver con es “inconsciente ecológico” que definió Roszak como  “la necesidad de establecer un vínculo empático con la naturaleza, es un aspecto central de la consciencia humana (Roszak 1992)”.

Llevándolo al terreno perinatal empezamos siempre por la fisiología y la neurobiología, intentando comprender que ha previso la naturaleza con sus millones de años de evolución y perfeccionamiento constante, para la crianza de la especie humana. Desde ahí es más facil comprender hasta que punto la cultura actual occidental o incluso la medicina pueden interferir o hasta perjudicar en la creación de los vínculos tempranos y las severas consecuencias que todo ello tiene. Revisar la neurociencia perinatal también nos lleva a potenciar la fisiología como herramienta terapéutica, de forma similar al modelo que plantea la ecoterapia. La ecopsicología del recién nacido supone comprender que, como dice Nils Bergman, el cuerpo de la madre es el nicho del recién nacido, el lugar donde desarrolla todas sus conductas a la perfección.

Estudiar estos temas a fondo me está permitiendo poner un poco de orden en mi conocimiento y, como siempre, darme cuenta de ¡lo poco que sabemos! Estoy estudiando mucho, disfrutando de poder compartir y aprender con las alumnas (más de cien y de toda latinoamérica) y agradeciendo la oportunidad de trabajar desde este perspectiva con Isabel Fernández del Castillo y Nils Bergman.

Os dejo el video de la clase introductoria al seminario que dimos con Nils Bergman, por si os interesa profundizar en este tema.

 

El derecho a parir bien acompañada

¿Con quien te gustaría parir? ¿Quién quieres que te acompañe en el nacimiento de tu bebé?

Muchísimas, probablemente la mayoría de las mujeres, dirán que con el padre del bebé. Muy bien. Pero si además del padre, te haces la pregunta de quién quieres que te anime, te acompañe, te acaricie, te recuerde algunas frases importantes en momentos de decaimiento o cansancio…Si quieres que alguien te ayude con el dolor o la fatiga, alguien que te pueda dar un masaje o recordar tus deseos a los profesionales que te atienden si tú no estás para hablar…Igual quieres que te acompañe tu hermana, o tu madre, o tu mejor amiga. O igual quieres que te acompañe una doula.

Parir bien acompañada es importante. El miedo bloquea, detiene, y complica el parto. En el parto intervienen las mismas hormonas que en el coito, que se alteran de igual manera. Es decir, para parir idealmente necesitamos sentirnos igual de confiadas, relajadas y tranquilas que cuando hacemos el amor con la persona amada. Si sentimos miedo, si nos interrumpen con preguntas o explicaciones, si nos ponen mala cara, si nos hacen cambiarnos de un lugar a otro, si nos dejan solas sin saber que sucede…el parto se detiene, se alarga, y las hormonas del estrés pueden incluso hacer que al bebé le llegue menos oxígeno y comience a sufrir.

El derecho a estar bien acompañada en el parto es algo básico. Y sin embargo todavía son demasiados los profesionales que atienden partos que no lo comprenden ni respetan. Así se dan situaciones a diario tremendas. Por ejemplo, en algunos hospitales te puede acompañar el padre en la cesárea si eres una “recomendada”, es decir, si tu pareja o tu trabajáis en ese hospital o tenéis a alguien muy cercano que trabaje allí, probablemente dejen a tu pareja entrar al quirófano en la cesárea, pero si no ni de broma. O si no tienes pareja, igual tu amiga puede acompañarte en el parto pero no tu doula. O si pasaste por un parto terrible la vez anterior que te dejo traumatizada, y quieres que una doula que te conoce desde entonces te acompañe en este parto porque eso te va a tranquilizar, tampoco te dejan. Son los profesionales del parto los que deciden, reglamentan, abren o cierran la puerta al paritorio con criterios bastante dispares, que no suelen estar escritos, o que si lo están admiten numerosas excepciones en función de quien esté de guardia. En cualquier caso lo que prima no es el respeto a la decisión de la mujer ni a sus necesidades, sino las opiniones, la comodidad, o las preferencias de los profesionales.

Y esto se da por igual en el nacer y en el morir. Hace unos días un padre escribió esta carta: La soledad de una UCI pediátrica. El derecho a estar bien acompañados se vulnera en las UCIs, pediátricas o de adultos. Muchas personas han fallecido solas en una UCI cuando sus seres queridos habrían dado lo que fuera por poder acompañarles en el tránsito, pero “las normas” lo impedían.

Para mí lo más grave del “informe doulas” es esto: lo que conlleva de no comprensión del derecho básico a estar bien acompañadas/os en los hospitales. En el parto, en el nacimiento, en la enfermedad, en la muerte.

 

No al catering frío

IMG-20141221-WA0001Hoy os hago dos preguntas.

Primera pregunta: 1) ¿Qué prefieres comer:

a) comida cocinada una o dos horas antes en el mismo edificio donde tu comes?

b) comida cocinada hace unos días (hasta 21!) a cien kilómetros de donde tu comes, traida en camión, calentada en un microndas industrial en el mismo edificio donde tu comes?

Segunda pregunta: 2) ¿Qué prefieres que coman tus hijos o hijas en su colegio:

a) comida cocinada una o dos horas antes en la misma escuela?

b) comida cocinada hace unos días (hasta 21!) a cien kilómetros de la escuela, traida en camión empaquetada en bandejas, conservada en una nevera enorme, calentada en un enorme microndas industrial  en la escuela?  (Para instalar el microondas ha sido preciso desmontar la cocina de la escuela, como la comida viene servida en bandejas no es posible repetir o pedir más cantidad).

Todas las personas a las que he hecho la pregunta prefieren en ambos casos la opción a). Sin embargo la Consejería de Educación de Castilla León apostó hace algun tiempo por la opción B. No sabemos porqué razones (aunque es fácil imaginar que alguien se vaya a lucrar con el cambio), pero pretenden eliminar las cocinas de las escuelas rurales y sustituirlas por neveras, microndas y camiones.

Ahora las AMPAS de las escuelas públicas  se han organizado y piden firmas para apoyar la protesta y conseguir que se paralice la medida. Como bien señalan:

“Los comedores escolares son algo más que un comedor, son lugares de encuentro, educativos,  y de transmisión de valores nutricionales, sociales y ambientales.

En el ámbito laboral y de desarrollo local, el traslado del lugar de elaboración de la comida fuera del centro conlleva  la desaparición de las cocinas en los colegios, lo cual supone la desaparición también de al menos un puesto de trabajo en cada centro educativo (generalmente personal laboral de la Junta). Pero esto no se queda aquí, ya que estas grandes empresas, por motivos de disminución de costes, compran la materia prima para elaborar los menús a miles de kilómetros de los comedores escolares a grandes proveedores, dejando de comprar la carne, la fruta, el pan… a los proveedores locales, lo que repercute de manera directa en el tejido rural, con el perjuicio que esto supone para el ámbito rural, cada vez más depauperado, ignorado y expoliado.”

Creo que tienen toda la razón del mundo, y que lo qué comen los niños en la escuela va más allá de donde está cocinada la comida. Las escuelas necesitan tener cocinas, y los niños poder participar mucho más del proceso educativo que conlleva la alimentación. Si quieres apoyar la protesta firma por favor en este enlace:

Suspender la implantación del cátering frío en los colegios de las Merindades

Para saber más: NO al cátering frío